Los 10 trucos para que las fotos de comida se vean deliciosamente tentadoras

Fotografía de comida

Platos, ingredientes, restaurantes y utensilios: la foto gastronómica es una de las tendencias que más han perdurado en el mundo de la fotografía pues se utiliza en publicidad, editoriales e incluso para definir la imagen de restaurantes y marcas.

Hay fotógrafos que solo se dedican a este tipo de fotografía. Sin duda es un trabajo que se caracteriza por ser divertido y diferente a comparación de otros. No se trata de simplemente poner una manzana y listo, sino de buscar un toque particular para que detone entusiasmo en el público y lo invite a consumir o comprar.

Es necesario decidir la iluminación, la composición y los elemento adecuados. Existen miles de trucos para fotografiar alimentos. Te diremos los más importantes y cómo debes aplicarlos para cada disparo.

 

1. Luz natural y luz artificial

Al momento de fotografiar, los foodies se dividen en las categorías de los que optan por la luz natural o la artificial. ¿Cuál es mejor? La ventaja de la luz natural es que añade realismo y autenticidad a una imagen, pero esto no quiere decir que necesites los rayos del sol directos, sino que busques una ventana o un espacio donde tengas unos rayos indirectos, ya sea junto a la cocina o en tu cuarto. Estas manzanas están cerca de una ventana, por lo que les llega la luz necesaria para resaltar ciertos detalles.

Manzanas con luz natural

Cortesía Rhonda Fleming Hayes / Flickr

Si vas a elegir un interior, lo mejor es usar un tripié, sin importar qué velocidad manejes. El tripié evita una foto barrida o movida. Elige fondos claros o con poco contraste para que solo resalten tus platillos. De igual manera, opta por porciones pequeñas, debido a que una toma muy llena da un mensaje distinto al que buscas.

Usa un tripié

Cortesía de Canva.com

Por otro lado, la luz artificial tiene como ventaja que siempre tendrás el control de ella, sin importar la hora o el lugar. Si recurres a esta luz, jamás uses un flash directo sino uno lateral, y de preferencia también un difusor de luz. Para tener el contraste adecuado también necesitas un reflector para rebotar la luz y evitar no tengas sombras abruptas, como la del plato o la tuya misma. Esta foto podría ser tomada incluso en la noche: un buen manejo de la luz imita la luz de la mañana. Con las herramientas adecuadas y un poco de experiencia tendrás excelentes resultados.

Luz artificial emulando la luz de la mañana

Cortesía Michael Stern / Flickr

Sin importar la luz que elijas, la lateral es decisiva: les da textura a los alimentos, define su contorno e incluso les da mayor volumen. Y no te olvides de moverte siempre de posición, no tomes miles de fotos del mismo encuadre, ¡experimenta y diviértete!

No te olvides de la luz lateral

Cortesía de Canva.com

 

2. Orden, patrones, arreglo y disposición

En el mundo del cine se realiza un storyboard para tener una idea más clara de lo que el director quiere para cada escena. El hacer uno para una fotografía de alimentos es una gran sugerencia para darte cuenta de qué elementos necesitas, así como para organizar todo desde el inicio de acuerdo a los encuadres que requieres.

Te recomendamos que te involucres ya desde la preparación de los alimentos. Es tiempo invertido que te ayudará para darte una idea más clara del arreglo en tu composición. Por ejemplo, ¿qué ingredientes son fotogénicos y puedo incluir en la foto?

¿Qué orden es bueno para tu imagen? Si quieres una foto de una sopa, puedes agregar algo más, para que tenga un arreglo peculiar y llamativo sin dejar de ser el centro de atención el platillo principal. Mira los champiñones: no todos son de la misma proporción, pero le dan un balance para que no sea la típica foto de una sopa con su cuchara.

Busca un arreglo peculiar para una foto de sopa

Cortesía de Canva.com

Mucha gente ama los patrones coloridos y atractivos visualmente, tal como en las fotografías de abajo. Este tipo de fotografía no resalta un elemento en especial sino el encuadre completo. Es también uno de los preferidos en el mundo editorial gastronómico.

Usa patrones coloridos

Cortesía de Canva.com
Usa patrones coloridos

Cortesía de Canva.com

 

3. Fondo

El fondo es de suma importancia. Imagina un mantel muy llamativo con un platillo simple y sencillo. Al ver la foto, el ojo nota primero el mantel y después la comida. Así que decide tu fondo en función del mensaje que quieras transmitir.

Algunos prefieren una mesa de madera como fondo porque da una apariencia más real y de tradición. Si buscas un toque minimalista, la opción es que todo sea de color blanco: una vajilla lisa y un fondo de este color no solo le darán un toque de formalidad y elegancia sino también de pulcritud. Los postres, las verduras, bebidas y las frutas son perfectas para este tipo de fondo. Mira la foto de abajo: estos macarrones lucen impecables. Para meter un detalle atractivo, las pequeñas migajas no son mala idea.

Macarrones con fondo minimalista

Cortesía Judi May / Flickr

Te recomendamos que hagas diferentes composiciones, que experimentes y que busques una gama de colores parecidos entre los alimentos y los elementos que añadas. En la siguiente imagen, la combinación no solo es en cuanto a los colores sino que todos son cítricos. Encuentra similitudes como estas cuando armes tu fondo, puedes incluso agregar un exprimidor de limones o algo parecido.

Arma un fondo interesante

Cortesía de Canva.com

 

4. Punto de enfoque y detalles

En esta foto, el enfoque está en la taza de té y en las almendras. Si estuviera en la cuchara o en la miel, la fotografía tendría otra intención y podría ser para un comercial de estos productos y no una imagen de comida. El enfoque correcto transmite nitidez.

Enfoca el elemento que quieres resaltar

Cortesía de Marina Boyarkina / Flickr

La mayoría de las fotos tienen un enfoque en el primer alimento. Por ejemplo, pese a ser un platillo sencillo, solo está enfocado el rollo de adelante. La atención visual se centra en ese rollo, queda eliminada la profundidad de campo. Este tipo de fotografías están en libros y revistas. Cuidado con hacer un enfoque solo a la mitad de la foto, pues tu profundidad de campo será tan amplia que distraerá mucho visualmente.

Utiliza el enfoque para dirigir la atención visual

Cortesía de Canva.com

Otro punto de vista que está de moda en Instagram es la del enfoque continuo a vista de pájaro (seguramente muchos están arriba de una silla para lograr la mejor captura). Aunque los alimentos no tienen el volumen adecuado, este enfoque resulta visualmente atractivo por ofrecer una perspectiva amplia de los alimentos y los objetos acompañantes.

Enfoque continuo a vista de pájaro

Cortesía de Nikkiritmeijer / Flickr
Enfoque continuo a vista de pájaro

Cortesía de Canva.com

 

5. ¿Realismo o estilistas? ¡Que se vean los ingredientes!

¿Cómo fotografiar comida: qué poner, qué quitar, cómo hacerlo?  Para cada tipo de fotografía hay expertos en su campo. Al momento de hacer alimentos llegan los estilistas, encargados de que todo parezca real. Son unos auténticos magos del ingenio al grado de que en ocasiones nada de lo que está en el encuadre es real.

Hay una línea muy delgada entre lo real y lo ficticio, puesto que no es posible trabajar con algunos alimentos en una sesión larga. El helado, el pan, la leche, la cerveza, la carne, el pescado, el hielo, el pollo son algunos los alimentos y bebidas que no es posible fotografiar al sin ayuda profesional. Entonces llegan los estilista y los maquillan.

Helado falso

Cortesía de Victoria Granof

Victoria Granof es una de las estilistas más famosas de Nueva York. Ha trabajado para revistas como Vogue, National Geographic y Fahrenheit 212, además de un sinfín de marcas. Su trabajo es excepcional porque lleva la comida a otro nivel, las combina con editoriales de moda e incluso hace arte.

No basta con un bodegón o una foto desde arriba. Observa de su trabajo: pese a que muchos alimentos no son reales, las imágenes son impecables.

Comida maquillada por Victoria Granof

Cortesía de Victoria Granof
Montañas de sal de Victoria Granof

Cortesía de Victoria Granof
Mapa de Estados Unidos con queso, por Victoria Granof

Cortesía de Victoria Granof

Y, ¿qué guarda en su maletín de estilista para obtener los mejores trucos de foto de comida? Vamos a asomarnos indiscretamente al interior.

Utensilios de trabajo de Victoria Granof

Cortesía de Victoria Granof

 

6. Cuenta una historia

¿Recuerdas el que hablamos más arriba de hacer un storyboard? La idea de fondo es contar una historia. Nadie puede negar que en cada cocina hay un sinfín de elementos que intervienen en la preparación de los alimentos. Captúralos con distintas composiciones, resalta los tonos de las especies, colócalas en cucharas o en pequeños platitos, juega con los utensilios, con las frutas y las verduras, agrega un pedazo de pescado o carne...

Cuenta una historia

Cortesía de Canva.com

Las especias no solo condimentan la comida, también pueden darle ese toque especial a tus fotografías. Hay diferentes maneras de hacerlas resaltar: colocándolas en utensilios, hacer una composición colorida o incluso hacer unas líneas con unos cuantos ingredientes más.

Cuenta una historia con las especias

Cortesía de Canva.com

Para darle variedad a la mixología y no tener la típica foto de un vaso con una bebida de color, cuenta una historia y agrega los ingredientes que la conforman. Para un mojito necesitarás limón, ramas de menta y azúcar. Ya está: juega con estos elementos para darle variedad a tu foto. Mira esta de abajo, mejor que un vaso en una mesa, ¿no te parece?

Juega con los ingredientes de las bebidas

Cortesía de Canva.com

 

7. Las bebidas se ven mejor en movimiento

La leche cayendo desde el cartón y la espuma de la cerveza desmoronándose. Si el líquido es el protagonista, es mejor presentarlas en movimiento. Hacer estas fotografías no es nada difícil. Con la práctica querrás pronto realizar nuevos experimentos.

En este caso, un tripié es fundamental porque, para poder captar el movimiento, se manejan velocidades de obturación muy altas. Aquí debes de tener una coordinación a la perfección: sin un enfoque correcto no servirá de nada. Muchos prefieren un enfoque manual, pues el automático no siempre es acertado, y en lugar de enfocar el líquido el enfoque recae en un vaso u otro elemento.

Usa el enfoque manual para enfocar tus líquidos

Cortesía Michael Stern / Flickr

Empieza por realizar fotografías con luz natural, así te será más fácil dominar tu equipo: velocidad de obturación y enfoque. Si lo haces con flashes será un poco más complicado coordinar más elementos si estás empezando. El mejor consejo para estas imágenes es paciencia, la primera toma nunca es la mejor.

Enfocar líquidos en movimiento

Cortesía Eloy Avellán Martínez / Flickr

No olvides siempre buscar capturar tu imagen de forma lateral o centrada. Una toma a vuelo de pájaro es más difícil de lograr y difícilmente le dará ese encanto que estás buscando. Experimenta con otros líquidos para resaltar el envase o el color de tu bebida.

Bebida y líquidos en movimiento

Cortesía de Canva.com

 

8. La cocina y el chef

Imagina que tienes la oportunidad de estar con Enrique Olvera por 6 horas, ¿qué fotografiarías: a él o su trabajo? Piensa en todo el entorno en el que se desenvuelve el chef, desde su llegada, las juntas y conversaciones que tiene con el personal de su restaurante hasta preparar un nuevo platillo.

Considera todo lo que rodea a un chef, lo que hace antes de que llegue la comida a tu mesa, busca detalles que cautiven a tu público. Desde que elige los ingredientes en alguna huerta, prepara sus instrumentos de cocina, hasta los movimientos que ejecuta para crear esos platillos únicos y deliciosos.

Captura el proceso de trabajo de un chef

Cortesía de Canva.com
Captura al chef trabajando en su cocina

Cortesía de Canva.com
Captura el espacio de trabajo del chef

Cortesía de Canva.com
Captura al chef trabajando con sus ingredientes

Cortesía de Canva.com

Esto lo puedes realizar en cualquier restaurante, food truck o hasta un pequeño puesto en la calle. Hay muchos que sobresalen con colores e incluso la loza que manejan puede ser peculiar. Verás que sin importar la categoría del lugar todos tienen una magia que desenvuelve cada platillo.

 

9. El punto de vista y la profundidad de campo

Debes de tener en cuenta el punto de vista y la profundidad de campo. Si usas mucha profundidad de campo distraes visualmente: tu punto de enfoque ya no serán los alimentos. Como te mencionamos anteriormente es de gran ayuda que hagas un storyboard, así sabrás cuanta profundidad de campo quieres darle a una imagen.

Usa sabiamente la profundidad de campo

Cortesía de Javier Canale / Flickr
Usa sabiamente la profundidad de campo

Cortesía de Viola / Flickr

Si quieres que todo esté enfocado y que no haya una profundidad de campo o no enfocar algunos elementos, ¡adelante! No tienes que seguir las reglas, haz una prueba moviendo ciertos elementos para ver si te funciona. Solo recuerda de no exagerar con una sobrepoblación de objetos porque puedes tener una imagen muy recargada. Evita hacer zoom, mejor acércate: así definirás mejor lo que esté sobre la mesa.

Evita hacer zoom, mejor acércate

Cortesía de Mohamed Rimzan / Flickr

Muchas veces es recomendable tomar fotografías laterales para realzar el volumen de la comida. También atrévete a hacer una desde arriba. Aunque no son las mejores para resaltar, son las favoritas de Instagram, pues se enfatiza la manera en que está servida la comida y unos cuantos ingredientes.

Haz fotografías desde arriba

Cortesía de D Song / Flickr

 

10. Otros trucos de experto

No es ningún secreto que el mundo de la fotografía está lleno de secretos. Por eso te revelamos otros trucos para foto de comida muy utilizados. El helado, la leche, la miel maple, el vapor y la crema batida son algunas de las cosas que no son reales. No porque el fotógrafo no quiera utilizarlos, sino porque no dan el efecto deseado o porque a veces manejarlos por mucho tiempo es imposible: el vapor se disipa y el helado se derrita.

No todos los alimentos que se usan en las fotos son reales

Cortesía de Canva.com

Por eso, los expertos sustituyen la leche con pegamento blanco, que en ocasiones incluso rebajan con agua. La “leche” no solo se verá más blanca sino que tiene una excelente consistencia en caso de que quieras hacer una foto en movimiento.

Reemplaza la leche con pegamento blanco

Cortesía Rico Rodriguez / Flickr

Imagina una bola de helado con flashes y difusores. Simplemente no aguantaría una sesión de 30 minutos. Por eso se sustituye con puré de papa intervenido con algún colorante. Ahora sí, puedes tomarte el tiempo que necesites y tu “helado”permanecerá en excelente estado.

Sustituye el helado con puré de papa

Cortesía de Canva.com

Las gotas en la superficie de una botella de agua o de una fruta recién lavada muchas veces son, en realidad, gotitas de silicon. Si necesitas espuma para enfatizar un refresco o una cerveza, combínala con un poco de jabón lavatrastes. ¡Verás resultados asombrosos!

Recuerda que algunos detalles solo se pueden afinar en la edición para obtener un resultado final perfecto para una foto de empaque.

Las gotitas de agua son gotas de silicón

Cortesía Stefano Pasqualin / Flickr

 

Edición

Sin embargo, antes de pasar a la edición te sugerimos revisar todas tus fotografías: haz zoom y observa hasta el mínimo detalle. Si aún no te gustan, estás todavía a tiempo de volver a capturar el mejor ángulo. En resumen: tómate tu tiempo antes de pasar a la edición.

Si tus fotos están listas, llegó el momento de editarlas con el Editor de Fotos de Canva. Podrás ajustar los valores de contraste, brillo, cambiar de tamaño e incluso agregar una tipografía para diseñar un anuncio o banner.

 

Practica y experimenta

Jamás dudes en preguntar en un restaurante si puedes tomar fotografías. La mayoría son muy accesible y en muchos el personal incluso se llega a involucrar. Si prefieres iniciarte en la cocina de tu casa, perfecto: solo recuerda que la comida pierde su consistencia y apariencia conforme pasa el tiempo.

Compartenos tus fotografías y no olvides decirnos qué trucos para fotografía de alimentos utilizaste o si tienes algún tip que deseas compartirnos.

La mejor herramienta para crear diseños increíbles