Los 15 planos fotográficos que debes dominar

Planos fotográficos

Tomar fotos es editar el mundo: decides qué quieres en tu toma al tiempo que discriminas una serie de elementos. Como fotógrafo te viene natural elegir los encuadres, pero hay una serie de conocimientos y reglas que más vale dominar para que pulas tu técnica y profesionalices tus imágenes.

Tomar fotos es editar el mundo

Foto por Rawpixel

Con tus ojos observas el mundo sin límites, a diferencia de tu cámara, que capta una escena limitada por cuatro lados. Sin embargo, en este pequeño espacio rectangular se pueden crear una infinidad de mundos con solo un clic.

 

Posiciona tu cámara

Empecemos hablando de la dirección de tus fotos. Pueden ser verticales, horizontales (o apaisadas), panorámicas o cuadradas.

La foto más común es la horizontal porque se parece a la manera en la que naturalmente vemos con los ojos, además de que genera una sensación de estabilidad y marca el énfasis en el horizonte.

Encuadre horizontal en paisaje

Foto: Canva

Las fotos horizontales se usan mucho para paisajes porque abarcan mejor la escena.

Para retratos, el más usado es el formato vertical porque el cuerpo humano y la cara tiende a ser alargados. Al elegir este encuadre, la atención se centra en el sujeto y no en el fondo.

El encuadre vertical es el más utilizado en retrato

Foto: Ariel Lustre

Puedes usar cada milímetro de tu cuadro, lo importante es tener la sensibilidad para cortar estéticamente.

Polaroid popularizó el encuadre cuadrado desde la aparición de su primera cámara instantánea en 1948 y sobre todo con su primera película instantánea a color en la década de los sesenta. Su popularidad duró un par de décadas hasta que los formatos digitales reemplazaron la inmediatez para ver tu foto a un costo más bajo y con mayor calidad. En ese momento, el formato cuadrado migró a aplicaciones, como Instagram, que lo volvieron a popularizar.

Foto cuadrada que recuerda a una instantánea o foto de app

Foto: Canva

Las fotos cuadradas están relacionadas con fotos instantáneas o de apps.

El formato panorámico es el que muestra un paisaje, ya sea urbano o rural, abarcando ampliamente el horizonte.

Paisaje en formato panorámico

Foto: Canva

No necesitas un equipo especial, puedes hacer fotos panorámicas juntando varias fotos horizontales.

Volviendo a nuestro tema, el plano se puede definir como la proporción y el ángulo que ocupa tu modelo en la foto. Lo debes determinar en función de lo que quieras expresar visualmente o a nivel de significado. Así, para describir una escena se usan planos abiertos; y para transmitir intimidad, planos cercanos.

Plano abierto para comunicar información sobre el entorno

Foto: Canva

Usa planos abiertos si quieres dar información del lugar dónde está tu modelo.

Plano cerrado que comunica intimidad

Foto: Canva

Usa planos cerrados para lograr fotos íntimas.

Un buen manejo de los planos fotográficos es una excelente herramienta para transmitir emociones en tus fotos.

 

¿Por qué dominar los planos puede mejorar tus fotos?

Dominar los planos te ayudará a mejorar tus fotos

Foto por Noah Feldman

Los planos son una guía, no una regla imposible de cambiar. Sin embargo, manejarlos correctamente puede ser muy útil, sobre todo si estás empezando a hacer tus propias fotos. Si tienes conocimientos previos, podrás analizar y definir tu foto desde antes de disparar, logrando mejores resultados y avances. Además, te pueden ayudar a determinar la posición de tu protagonista, ya sea una persona, un animal o un objeto.

Cuando mires a través del visor de tu cámara debes ver con cuidado cada borde pues todo lo que esté dentro formará parte de tu foto. Cuida siempre y ten presentes estos elementos:

Figura: el modelo u objeto que ocupará la atención de tu foto y en quien se depositan los significados.

Prioriza la figura que quieres capturar

Foto: Shaindlin

Cuando hay muchos elementos en la escena, debes priorizar la figura que quieres captar para que no sea una foto caótica. En este ejemplo puedes ver muchos fotógrafos: cada uno captará una historia totalmente distinta.

Cuida tu fondo para no crear distractores

Foto: Timothy Meaney / Creative Commons

Si no cuidas tu fondo, será un distractor para lo que quieres comunicar.

Fondo: todo lo que aparece detrás de tu modelo. No lo des por hecho ni lo pases por alto. El cuidado del fondo es lo que muchas veces separa a una fotografía de aficionado de una profesional.

Si no cuidas tu fondo, será un distractor para lo que quieres comunicar.

Bordes del encuadre: pon atención para no cortar partes importantes de tu modelo, como las manos, o que entre parcialmente a tu foto un elemento poco estético o que no aporte nada a tu foto.

En esta foto, las manos del modelo están cortadas

Foto: Dave McLean.

Si cortas mal una foto se pierde el contenido de lo que está sucediendo.

Seguramente ya te quedaron muy claros estos conceptos básicos, así que podemos entrar de lleno a hablar de los planos fotográficos. Se dividen en dos principales grupos: los que se definen en función al tamaño del modelo en la toma y los que se determinan por la posición de la cámara.

 

Planos fotográficos en función de la posición del modelo

Estos planos se construyen en relación a la proporción del cuerpo humano. Se logran en la medida en que nos acercamos o alejamos del modelo.

1. Gran plano general

También se le conoce como panorámico, pues es el más abierto de todos los planos. Sirve para describir y ubicar muy bien el lugar donde sucede la foto. Los personajes tienen poca importancia y solo sirven como referencia del tamaño de los edificios o de los elementos naturales. En general se usa para paisajes o escenas urbanas. Pero hay excepciones, por ejemplo, si quieres transmitir el sentimiento de soledad, la foto de una persona en medio de un enorme espacio abierto puede dar esa sensación.

Gran plano general

Foto: Canva

El gran plano general no necesariamente debe usar formato panorámico. Más bien habla de la distancia entre el fotógrafo y los objetos que conforman la imagen.

Tip de experto: El objetivo ideal para estas tomas es un gran angular o un ojo de pescado.

 

2. Plano general

Es descriptivo porque es muy abierto, permite contemplar al modelo de cuerpo completo pero también da información sobre el contexto. Al igual que el gran plano general se utiliza para tomas de paisajes, y aunque el fondo sigue siendo lo más importante, ya no es tan impersonal. Se utiliza principalmente en fotografía documental y de viajes.

Plano general

Foto: Canva

El modelo sirve para tener una proporción del tamaño de las demás cosas de la imagen.

Tip de experto: Para lograr este tipo de planos te recomendamos usar un objetivo gran angular y ubicarte estratégicamente en un punto alto.

 

3. Plano entero

Este plano logra que la atención se centre en el modelo, lo abarca de pies a cabeza sin cortar ninguna parte de su cuerpo. En este plano eres capaz de reconocer todas las características del modelo y un poco del contexto donde se sitúa.

Plano entero

Foto: Canva

En este plano, la modelo tiene casi la misma importancia que el fondo.

Tip de experto: Lo que más importa es la expresividad que el modelo logre con la posición de su cuerpo, pues su cara no estará tan detallada.

Puedes ver tips para dirigir a los modelos en el post Guía completa para tomar los retratos más pro.

 

4. Plano americano

El origen de todos los planos viene de la teoría cinematográfica, pero la historia del plano americano es la más popular porque viene de los westerns americanos: este plano de ¾ permitía un buen encuadre de las cartucheras de los vaqueros. Encuadra desde la cabeza hasta medio muslo, ligeramente por encima de las rodillas. Está totalmente centrado en el modelo, se distingue su rostro y también la posición de su cuerpo.

Plano americano

Foto: Canva

Los planos marcan pautas generales pero la creatividad del fotógrafo es la que marca las pautas finales.

Tip de experto: No cortes a tu modelo exactamente en las rodillas pues acorta la figura y no es estético. Además, técnicamente se considera un error.

 

5. Plano medio largo

Corta al modelo a la altura de la cadera. A partir de este encuadre debes cuidar mucho dónde coloca las manos tu modelo, pues se ve muy mal si salen cortadas.

Plano medio largo

Foto: Canva

Puedes dejar las manos fuera del encuadre o incluirlas, pero evita cortarlas a la mitad.

Tip de experto: No sitúes a tu modelo frontalmente respecto a la cámara pues harás que su silueta luzca pesada.

 

6. Plano medio

Abarca de la cabeza a la cintura del modelo. Puesto que este tipo de plano permite tener más detalle de las expresiones del rostro, se utiliza mucho en moda y en retratos formales, por ejemplo, el que se pone en el CV. Se considera un retrato intermedio, ya con cierto grado de intimidad entre el modelo y el fotógrafo.

Plano medio

Foto: Canva

Encuadrar utilizando los planos preestablecidos no debe limitar las poses de tu modelo.

Tip de experto: A partir de este plano puedes usar un objetivo 50mm porque no deforma la cara de las personas y logra una buena profundidad de campo.

 

7. Plano medio corto

El modelo capta toda la atención en este encuadre. Del fondo se obtiene muy poca información, solo sirve para enmarcar al sujeto. Para lograr este plano debes cortar justo por debajo del pecho del modelo. La sensibilidad del fotógrafo es muy importante en este encuadre, porque si el corte no está bien hecho puede generar fotos raras, sobre todo si la modelo es mujer.

Plano medio corto

Foto: Canva

Este encuadre se puede utilizar para fotos de moda porque se ven con detalle la ropa y los accesorios de la modelo.

Tip de experto: Nunca cortes justo sobre las articulaciones de los modelos, como rodillas o codos, porque se ven como mutilados. Si el modelo tiene los brazos estirados, deberás cortarlos a la mitad del antebrazo (antes del codo).

 

8. Primer plano

Por su cercanía permite hacer retratos más expresivos, porque detalla todos los aspectos del rostro. Encuadra la cabeza del modelo hasta sus hombros para conseguirlo.

Plano general

Foto: Canva

Por la cercanía, resalta los rasgos del rostro; bien llevado puede transmitir diferentes emociones.

Tip de experto: Para obtener buenos retratos, platica con tu modelo sobre lo que esperas conseguir en las fotos y mantén un ambiente relajado.

 

9. Primerísimo primer plano

Todo el encuadre está ocupado por la cara del modelo. Es un retrato sumamente emocional, íntimo y expresivo.

Primerísimo primer plano

Foto: Canva

El foco de este tipo de retratos generalmente se encuentra en los ojos de tu modelo.

Tip de experto: Corta justo por debajo de la barbilla del modelo o antes de llegar a sus hombros.

 

10. Plano de detalle

La foto se centra en una pequeña porción de tu modelo: pueden ser los ojos, las manos o lo que llame tu atención.

Plano de detalle

Foto: Canva

Busca la belleza en cosas simples como colores o texturas.

Tip de experto: Puedes utilizar un objetivo macro para lograr planos de detalle extremos.

 

Planos fotográficos en función del ángulo de la cámara

Estos planos se logran por la ubicación de la cámara en relación al modelo o al objeto al que estamos fotografiando.

11. Plano cenital

La cámara se coloca encima del modelo en un ángulo de 90 grados. Para modelos resulta una toma incómoda, pero es muy estético para fotos de comida y objetos en general.

Plano cenital

Foto: Canva

Una foto de alimentos necesita algunos elementos decorativos a su alrededor para que no se vea vacía.

Tip de experto: Utiliza una iluminación dura para obtener sombras, volumen y texturas.

 

12. Plano picado

La cámara está encima de los modelos pero en un ángulo más abierto que el cenital. Este plano se utiliza para abarcar un escena desde un punto de vista original o para acentuar el tamaño pequeño de niños o mascotas.

Plano picado

Foto: Canva

Si tu toma es abierta puede tener mucha información y aún así verse bien.

Tip de experto: Al aplicar este plano a modelos, la cámara debe estar justo encima de sus ojos ligeramente angulada hacia abajo.

 

13. Plano normal

La cámara se coloca paralela al suelo y de frente al modelo u objeto. Es la forma habitual de mirar, por lo que evoca estabilidad, familiaridad y confianza.

Plano normal

Foto: Canva

Colócate a la altura de diferentes modelos para obtener tomas interesantes, no tengas miedo de acercarte.

Tip de experto: En el caso de retratos, sitúa la cámara a la altura de los ojos del modelo.

 

14. Plano contrapicado

En este plano debes situar la cámara por debajo del personaje y ligeramente de costado. De esta manera se ve más grande de lo que es en realidad y se le puede atribuir un significado de grandiosidad, poder o importancia.

Plano contrapicado

Foto: Ant Rozetsky

Este plano sirve para exagerar acciones.

Tip de experto: Sitúa la cámara por debajo de los ojos del personaje y ligeramente angulada hacia arriba.

 

15. Plano nadir

Es aún más radical que la contrapicada, pues la cámara se sitúa por debajo del modelo perpendicular al suelo. Le otorga al personaje proporciones casi irreales.

Plano nadir

Foto: Alan Molina.

El objetivo de este tipo de planos es jugar con las proporciones.

Tip de experto: Usa un lente ojo de pescado para fotografías nadir de edificios y obtendrás efectos impresionantes.

 

Juega con los planos fotográficos

Experimenta y arriésgate para lograr las mejores tomas

Foto por Brandon Morgan

Lo más importante es experimentar. No tengas miedo de moverte, de acercarte a tu modelo, de agacharte, de estirarte o subirte a una silla o lo que encuentres a tu alrededor para lograr el plano que estás buscando. Pierde el miedo a ensuciarte, arriésgate un poco para lograr las mejores tomas. Cuando veas los resultados, todo habrá valido la pena.

Ahora que ya eres experto en temas de planos fotográficos, experimenta añadiendo filtros y efectos con nuestro editor de fotos.