Diseño con contraste: 20 consejos de un diseñador [con casos prácticos]

Diseño con contraste

Contraste, un término más complicado que solo los opuestos como blanco y negro o grande y pequeño.

De hecho, el contraste es complicado como importante, razón por la cual debería ser parte de cualquier proyecto. Su importancia radica en que a través del contraste puedes organizar el diseño y establecer una jerarquía, determinando que partes de tu diseño son las más importantes y orientando a las personas para que se centren en ellas. Más que enfatizar el punto central de un diseño, el buen uso del contraste aumenta su interés visual. Imagínate un layout que sea todo del mismo tamaño, que tenga las mismas figuras o los mismos colores, aburrido ¿no? El contraste le da vida.

Sin embargo, al igual que con muchos conceptos de diseño, el contraste se debe aplicar equilibradamente, es decir, que mucho contraste puede perjudicarte igual que no usarlo en lo absoluto y hasta puede crear un diseño confuso o falto de armonía. Piénsalo de esta manera, si todos los elementos de tu diseño se contrastan, nada sobresaldrá.

Dicho todo esto, ¿cuál es el secreto en sí para diseñar con contraste de tal forma que tu diseño se vea mejor? Lamentablemente, no hay una fórmula mágica o un sistema determinado que puedas seguir. Todo inicia subconscientemente a medida que mejoras tus habilidades como diseñador y si por esto piensas que en verdad es un secreto que los diseñadores no quieren revelar, no te des por vencido. El contraste es una herramienta que cualquiera puede usar para organizar y agregarle interés visual a los diseños, así que sigue leyendo para que aprendas cómo.

Cómo agregar contraste a los diseños

01. Contraste con colores claros y oscuros

El valor es un término que se refiere a la claridad u oscuridad de un color, siendo el negro puro y el blanco los valores que más se contrastan. Esto no quiere decir que tengas que apegarte a una paleta únicamente de blanco y negro para crear un diseño con mucho contraste, lo puedes hacer fácilmente contraponiendo tonalidades más claras de un color con tonalidades más oscuras.

Llevándolo a la práctica, piensa en un diseño similar al de abajo, que cuente con un texto oscuro sobre un fondo claro o viceversa. Si bien puede que sea difícil leer letras pequeñas en una foto, el contraste de los valores (tipografía blanca y brillante sobre tonalidades oscuras de morado y azul) hace que se vea bien.

02. Contraste con matices de colores

El matiz es el término que un artista usaría para definir un color específico, normalmente uno de los 12 del círculo cromático, sin embargo, la teoría del color no es solo para los artistas, porque los diseñadores gráficos y web también la pueden emplear. Usando el círculo cromático, podemos sacar una infinidad de paletas que los pintores han usado por años para crear composiciones con mucho contraste. Entre algunas de las opciones se incluyen:

  • Complementarios: opuestos en el círculo cromático, tales como rojo/verde o azul/anaranjado. Los colores complementarios son de mucho contraste y alta intensidad.

Este símbolo por ejemplo, utiliza un esquema de colores complementarios que es en partes iguales práctico y visualmente atractivo, en el sentido que separa y organiza varias partes del diseño en secciones.

  • Complementarios divididos: cualquier color en el círculo cromático más los dos al lado del complementario; este es un esquema que si bien tiene un contraste visual impactante, es menos dramático que el complementario.
  • Tríada: tres colores que sean equidistantes entre sí en el círculo cromático.

Recuerda que no tienes que usar todos estos matices así como los ves en el círculo cromático de arriba, puedes aplicar tonos más claros, oscuros o tenues, que además de ser práctico, le puede brindar un gran contraste a tu diseño.

03. Contraste con temperatura de color

Todos los colores se pueden agrupar acorde a la temperatura: cálidos, fríos o neutrales. Los rojos, anaranjados y amarillos se consideran colores cálidos, mientras que los azules y verde se consideran fríos, y el negro, blanco y gris son neutrales (en esta categoría también pueden entrar los marrones y beiges, dependiendo de cómo se usen). Así, combinando la temperatura de los colores en tu diseño, sobre todo cálidos con fríos, puedes crear un contraste marcado.

Por ejemplo, el layout de esta página web cuenta con temperaturas de color contrastadas, las tonalidades brillantes de azul y amarillo, lo que ayuda que tanto la imagen principal como el botón del call to action sobresalgan del diseño. Además, como ambos colores se inclinan hacia a lo frío (con un tinte verdoso), la combinación se ve coherente a pesar del contraste.

04. Contraste con intensidad de color

La intensidad de un color también se conoce como saturación. Un color en su forma más pura está saturado al 100%, es decir, que mientras más se acerque al gris, más desaturado está. En este sentido, utilizar colores brillantes o tenues (ya sea individualmente o juntos) puede ser una gran forma de crear partes con mucho o poco contraste en un diseño. Lo importante que tengas en consideración es que los colores brillantes siempre llaman la atención, en especial contra el negro, así que utilízalos moderadamente para resaltar partes importantes del diseño.

El diseño de este sitio web hace exactamente eso, colocando una tipografía de rojo medio anaranjado contra un verde bosque tenue. No solo es un esquema de colores complementarios (que ya de por sí es llamativo), sino que también utiliza niveles de saturación contrastados para realzar el impacto.

05. Contraste con figuras: orgánico vs geométrico

La mayoría se pueden categorizar en geométricas (rectángulos, triángulos, círculos, etc.) u orgánicas (fluidas, basadas en la naturaleza). La uniformidad angular de las figuras geométricas se puede contrastar bastante bien con los atributos asimétricos y curvos de las figuras orgánicas.

Aquí, el diseño de una etiqueta incorpora figuras orgánicas, casi abstractas que complementan y realzan las líneas definidas y rectas de la tipografía.

06. Contraste con figuras: bordes y esquinas

Otra forma en la que puedes usar sutilmente las figuras en tu diseño para crear contraste es en las esquinas y bordes de tus elementos de diseño, ya sea en la tipografía, recuadros o cualquier otro. Las figuras más redondeadas tienden a ser de un corte más casual, suave o amigable, mientras que las figuras más refinadas son más definidas. Así, puedes contrastar estos dos atributos, tal y como lo hace el siguiente diseño con muy literalmente con su tipografía.

07. Contraste con textura

Al igual que con las figuras, las texturas, cuando son muy distintas (áspero vs liso, duro vs suave, por mencionar algunas) se puede jugar con ellas para crear contraste. A no ser que uses un efecto especial de impresión o cualquier otra técnica física, cualquier textura que apliques solo será visual y con todas las funciones que traen ahora los programas de diseño más todos los recursos que tienes a tu disposición online, las posibilidades son infinitas.

La textura es una técnica excelente para agregarle un estilo vintage/retro o rústico a un diseño o hacer que el mismo se vea desgastado, tal cual como lo ven en el diseño a continuación con el uso de la textura terrenal.

08. Contraste con escala y tamaño

Además de agregarle interés visual a tu diseño, el contraste también ayuda a relacionar y priorizar diferentes elementos de diseño. Como mencionamos al comienzo, si todas las partes de tu composición son básicamente del mismo tamaño, no habrá mucha distinción ni jerarquía, por lo que la audiencia no sabrá qué ver primero o qué es lo más importante. Para solucionar, cuentas con la escala, que aparte de ser importante desde lo práctico, es una de las formas más sencillas de crear un layout interesante y dinámico y de agregarle impacto a un diseño.

La portada de esta revista tiene una foto de gran tamaño para recalcar la temática del número, pero igualmente no domina los demás elementos del diseño. De hecho, el tamaño, la forma y el color de la tipografía lo que hacen es realzar dicho punto central.

09. Contraste con peso visual

Similar a la escala, el peso visual es otra forma de dejar claro las partes de tu diseño que tienen mayor importancia. En sí, el peso visual se refiere a la forma en la que un elemento se destaca comparando al resto del diseño o en otras palabras, es un término que genera mucho contraste. Asimismo, vale la pena destacar que la parte de tu diseño con el mayor peso visual (por lo normal el punto central) no tiene por qué ser el elemento más grande de la página. Puedes hacer que algo sea “pesado” o más visible con otros métodos, como por ejemplo con color, textura, forma o cualquier otra característica que atraiga la mirada.

Como ejemplo, chécate este conjunto de postales que se usaron para promocionar los lugares culturales de Cincinnati. Sí, las ilustraciones arquitectónicas son el elemento más grande en cada postal, pero es el eslogan, “Enjoy More” (Disfruta más) que llama la atención por ser lo más oscuro de la página.

10. Contraste con espaciado y espacio blanco

Por muy tentador que sea llenar un diseño con toda la información que puedas, el espacio blanco (también conocido como vacío o negativo) juega un papel importante separando y organizando los elementos que conforman un layout equilibrado, es decir, que cuando trabajes con un layout cargado, trata de rodear elementos importantes con un poco de espacio blanco (no es que vas a utilizar el color en sí) para llamar la atención a tales lugares y darles un mayor contraste con respecto al resto del diseño.

Observa por ejemplo el mockup de esta página web, cómo emplea una combinación tanto de espacio blanco como de líneas delgadas para organizar la información. Las dos columnas laterales de la página están rodeadas por una buena cantidad de espacia y aún más la foto del producto, para que sea el centro absoluto de atención y atraiga a más clientes.

11. Contraste en la composición

De alguna forma u otra, a todo diseñador le ha tocado hacer malabares con los conceptos de equilibrio y tensión, o sea, ¿cómo hacer para que el diseño sea equilibrado pero no aburrido o dinámico pero no caótico? Todas estas son preguntas que quizás te hayas hecho y que son difíciles de responder. Una forma en la que puedes mantenerte a raya con ambos conceptos (y lograr un buen contraste en el proceso) es tomando buenas decisiones composicionales. Para poder tener una idea de cómo hacer esto, sirve aprenderse las técnicas clásicas de composición usadas por los artistas y fotógrafos, entre las que se incluyen:

  • Regla de los tercios: Imagínate tu layout dividido en tercios, tanto vertical como horizontalmente. Ahora coloca tu punto central en uno de los cuatro puntos donde se intersectarían esas líneas imaginarias. No hay diseño más aburrido que aquel en el que todo solo se coloca justo en el medio de la página y de esta forma, puedes crear un diseño dinámico.

En la primera imagen puesta en la cabecera del siguiente sitio, tanto la rosa como el título se centran aproximadamente donde se dan las dos intersecciones superior de una regla de tercios, produciendo una composición atractiva y equilibrada. Igualmente, en la página también aparecen otros grupos de tres (es otra técnica composicional común).

  • Diagonales: Un layout diagonal o en forma de 'S' le puede proporcionar algo de movimiento a tu diseño, orientando los ojos de la audiencia por la página. Es una decisión que a menudo es más interesante, visualmente hablando, que un diseño tradicional de cuadrícula, en el cual solo se emplea la orientación vertical y horizontal.

12. Contraste con algo inesperado

Una de las razones, o al menos en parte, por la cual las técnicas composicionales recientemente explicadas son efectivas es porque son inesperadas. No son rectas, no están centradas, es decir, no son típicas. El elemento de sorpresa puede ser una gran forma de crear contraste en un diseño, y con esto nos referimos, por ejemplo, a un toque de color brillante en un diseño neutral, que interrumpa la uniformidad para mantener a las personas interesadas.

Chécate cómo la tipografía interactúa en esta landing page con la fotografía. Nada normal, ¿no? Exactamente eso es lo que le da una chispa extra al diseño.

13. Contraste con repetición y patrones

Como ha visto, el interés visual se puede crear de muchas formas y una de ellas es a través de la repetición. ¿Cómo? Aplicando elementos de diseño que se repitan, patrones o repitiendo un tema visual.

Toma como ejemplo, el diseño de la tarjeta de presentación de este diseñador, que utiliza un patrón para equilibrar y enmarcar el punto central, la tipografía. Además, como bonito toque, el patrón refleja la figura del logotipo personal del diseñador, creando una relación así con el branding.

14. Contraste con posición y orientación

Todo diseño debe tener alguna clase de estructura organizacional: una determinada alineación de texto, ciertas posiciones para los elementos del layout, que el espaciado esté definido, etc y si bien la consistencia es fundamental para crear un diseño ordenado, variar un poco las cosas (claro, con toda la intención del mundo) puede agregar un contraste interesante.

Por ejemplo, el siguiente logotipo utiliza una orientación inclinada para que su la tipografía más importante se destaque del texto recto y ordenado que la rodea. Ya con esto se crea un contraste, pero el diseñador decidió generar un contraste adicional emparejando la fuente caligráfica con la sans serif.

15. Contraste con proximidad y separación

Estos dos conceptos te pueden ayudar a crear un contraste de las siguientes formas: los objetos que estén más cerca dan a entender que están relacionados y hacen que tu diseño sea más fácil de detallar, mientras que al separarlos, divides tu diseño en distintas secciones organizadas. Asimismo, el contraste lo puedes generar mediante la cantidad: un solo objeto entre varios o viceversa.

Para un diseño que cuenta con mucho texto, tal y como lo puede ser un currículum, tener una buena estructura es imprescindible. Aquí, por ejemplo, la proximidad, alineación y el color se combinan para formar una página llena de información que es fácil de ver.

16. Contraste con ayudas visuales

Varias investigaciones han demostrado que las personas recuerdan el 80% de lo que ven, una de las razones por la cual el diseño puede ser una herramienta tan poderosa. Sin embargo, la atención no dura mucho y a veces, las personas necesitan un pequeño empujón para que sepan en qué parte de tu diseño concentrarse. Esto lo puedes hacer de varias maneras: literalmente, apuntando un elemento de diseño con una flecha o resaltándolo con un círculo o cualquier otra figura, igualmente puede ser con bloques de texto, o con íconos que representen los conceptos tratados (ver debajo).

17. Contraste con características complejas y simples

Anteriormente, hicimos mención de un ejemplo de usar los opuestos para que se realcen y creen contraste. Otra forma en la que se puede hacer es combinando características individuales del diseño o estilos complejos y simples. El siguiente conjunto de calcomanías es un gran ejemplo de esto, en las que los patrones florales compensan la tipografía limpia y simple que, al ser tan diferente de los demás elementos, es lo que hace que el diseño sea tan impactante y atractivo.

18. Contraste con combinaciones de fuentes

La tipografía es esencial en la mayoría de los diseños y proporciona muchas oportunidades para agregar contraste. A pesar que prácticamente todos los métodos que hemos cubierto aquí se le pueden aplicar a la tipografía, hay ciertas consideraciones a las cuales se les tiene que prestar atención cuando se elijan y empleen las fuentes o se cree una tipografía personalizada.

Veamos algunas de ellas en nuestros últimos tres puntos. Primero, la combinación de fuentes. Si estás usando más de una fuente para un diseño, asegúrate que todas las que elijas se contrastan lo suficiente para que se puedan distinguir entre sí y les puedas asignar distintas funciones en tu diseño. Una tipografía quizás sea para el título, mientras que otra para el texto, el punto es que si son muy similares, tu diseño puede que se vea confuso o peor, que tiene un error.

Una regla general que nunca, por así decirlo, falla, es elegir una serif y una sans serif, una combinación que además de ser complementaria, tiene un bonito contraste. Si quieres aprender con más detalle sobre este proceso, dale un vistazo a nuestros 10 consejos sobre la combinación de fuentes.

El siguiente logotipo tipográfico combina una sans serif con una slab serif (más una caligrafía) para crear un diseño equilibrado perfectamente que se basa en su tipografía para que haya contraste.

19. Ten cuidado cuando contrastes con tipografía

Cuando combines fuentes, el objetivo obviamente es crear contraste, pero fácilmente se puede crear conflicto, y eso no es algo que quieres. Dos fuentes que sean completamente distintas entre sí quizás choquen y, si no lo estás haciendo intencionalmente, es algo que por lo normal no se ve bien. Ya el hecho que las tipografías se vean bien juntas o no, se basa más en instinto y no en reglas fijas, así que confía en tu criterio, recuerda aquellas combinaciones que se vean bien y sigue practicando, que antes que te des cuenta, estarás combinando fuentes en modo automático.

La infografía a continuación ostenta de varias fuentes distintas, creando un aspecto divertido y ecléctico (en este caso es apropiado, debido al tono cómico) y ninguna es tan llamativa de tal forma que choque con otra, de hecho, se combinan bastante bien para los propósitos de este diseño específico.

20. Contrastando con estilo y peso de la tipografía

Muchas fuentes tienen una variedad de opciones; ligera, negrita, cursiva, condensada, expandida o en minúsculas, lo que hace facilita tu trabajo, pues aún si solo uses una fuente en tu diseño, todas estas alternativas pueden organizar tu texto y crear un contraste. Prueba también con varios tamaños o colores si quieres un contraste adicional.

Este diseño por ejemplo, utiliza la misma sans serif dos veces, una de forma ligera y la otra pesada, pero el resultado es un aspecto muy refinado. Además, el contraste lo aumenta la fuente serif que hace aparece por el recuadro del newsletter.

Ya que has visto todas estas formas demostradas para agregarle contraste a tus diseños, es hora que las pruebes. No dudes en compartir tus resultados o aportar más técnicas de contraste, en los comentarios. Puesto que es nuestra forma favorita de despedirnos, ¡feliz diseño!

Artículos relacionados

Ver todo

Group 3 (3) (1)

Convierte tus ideas en realidad en minutos

Exprésate con el programa de diseño más fácil del mundo.