6 claves para que tu campaña de emailing sea un éxito

CampanaEmails

Tal como puedes ver en tu bandeja de entrada, las marcas no han abandonado ni mucho menos el email para llegar a sus consumidores. Y no parece que la cosa vaya a cambiar porque, según un estudio de Mailjet, para más del 80 % de los consumidores el email será el canal que más se utilice durante los próximos 10 años.

¡Así que ni se te ocurra descuidar tu estrategia de emailing! Ahora bien, para enviar unos emails que surtan el efecto deseado, ¿qué estrategias debes usar? Te lo contamos todo en este artículo, con 6 buenas prácticas fáciles de aplicar para que tu campaña de emailing sea eficaz.

1. Selecciona cuidadosamente los colores

Según un estudio de Kissmetrics, los colores aumentan en un 80 % el reconocimiento de la marca. Para empezar, asegúrate de que los colores respeten tu identidad gráfica.  Así los lectores podrán reconocer tu marca de un vistazo y tu comunicación les inspirará más confianza.

Además, es importante saber que los colores influyen inconscientemente en el estado de ánimo y las emociones de los lectores. Están cargados de simbología, así que no hay que elegirlos a la ligera ya que influirán en cómo perciban tus contactos el mensaje. Por ejemplo, el color azul inspira tranquilidad y confianza y es perfecto para presentar algo que requiera fiabilidad y seguridad. Hay muchos recursos sobre la simbología de los colores y los aspectos psicológicos que entrañan. ¡Sácales partido!

Entre los colores que encajen con tu identidad gráfica y los que transmitan tu mensaje, no te pases. Combínalos con cuidado para que tu email sea claramente legible.  Para eso debes elegir una paleta de colores armoniosos.  Y si ya te has enfrentado a esta situación, sabrás que no es nada fácil.  Pero no te preocupes, hay herramientas que te ayudarán. Por ejemplo, Canva nos permite encontrar paletas de colores coherentes para utilizar en nuestros diseños.

El psicología del color

 

2. Humaniza el contenido de tus emails

Ahora, los especialistas en marketing pueden aplicar muchas variables de personalización a sus emails. Aunque es una buena práctica, no se trata simplemente de insertar el nombre del destinatario en el asunto del email; los consumidores están ya muy acostumbrados a eso. Hoy en día los clientes esperan mucho más. Quieren vivir una experiencia individualizada y privilegiada.

Para personalizar tus emails, es imprescindible recurrir a la segmentación. Puedes utilizar los datos que has ido recopilando de tus contactos cuando se inscribieron o con tu CRM, y seleccionar mejor a las personas según su ubicación, sus preferencias o su historial de interacción con la marca. Así podrás incluso adaptar las ofertas de productos que incluyes en el email para cada perfil de cliente.

Por eso, te recomendamos que humanices al máximo tu campaña de emailing de modo que cada destinatario tenga la sensación de que el email que ha recibido se ha creado especialmente para él. Así aumentarás la implicación de tus consumidores.

3. Da valor a tus llamadas a la acción

Una llamada a la acción (Call-to-action o CTA) es un botón que sirve para incitar al lector a hacer algo muy concreto como, por ejemplo, inscribirse o comprar. Se trata de un elemento determinante para aumentar tu tasa de conversión, así que es indispensable destacar la llamada a la acción en tu email.

El lector debe encontrarlo de un solo vistazo, ¡no es cuestión de que tenga que buscarlo! Para eso tienes que tener en cuenta su posición, su tamaño y su color. La llamada a la acción será más eficaz si destaca gráficamente y se encuentra por encima de la línea de flotación (que delimita lo que el usuario ve sin necesidad de usar la barra de desplazamiento). En cuanto al texto, el mensaje que aparezca dentro del botón debe ser un verbo de acción breve y conciso.

Email Airbnb

Lo ideal es que insertes una sola CTA en tu email según cuál sea el objetivo principal de tu comunicación. ¿Por qué? Porque si invitas al lector a hacer una sola acción determinada, evitarás crearle confusión y le facilitarás la experiencia de usuario. Si, aun con todo, tienes que poner varias, tendrás que darle un peso visual menos importante a las CTA secundarias.

4. Respeta la relación texto/imagen

La relación texto/imagen corresponde a la proporción de imágenes y textos que componen tu email. La relación ideal en un email se calcula que es un 60 % de texto y un 40 % de imágenes. Es una pena, pero muchas marcas de todo tipo o condición no tienen en cuenta esta relación cuando crean sus newsletters.

La proporción es importante sobre todo para garantizar una buena entregabilidad de tus emails. Recordemos que la entregabilidad de un mensaje es su capacidad para llegar a los destinatarios en la bandeja de entrada principal.  De hecho, los filtros anti-spam de los clientes de correo como Gmail o Yahoo penalizan los emails que contienen solo imágenes. El motivo es que muchos spammers envían emails en masa llenos de imágenes y sin nada de texto.  Son los emails conocidos como «full-image».

Otro problema es que muchos clientes de correo no muestran las imágenes directamente al abrir el email sino que piden a los destinatarios que los descarguen si quieren verlos. Si tu email contiene solo imágenes, te arriesgas a que no se vea nada de primeras y, por lo tanto, a perder suscriptores.

5. Mejora tus emails gracias al test A/B

Si has seguido nuestros consejos, tu email debería estar ya listo: tienes unos colores que apoyan tu mensaje, un contenido personalizado, llamadas a la acción vistosas y una relación texto/imagen equilibrada.  Y, sin embargo, todavía tienes que estar preguntándote cómo perfeccionar tu email y optimizar su eficacia.  ¿La solución?  ¡El test A/B!

El test A/B consiste en enviar varias versiones del mismo email a una muestra de tu lista de contactos. Una vez hecho esto, la versión que genere las mejores estadísticas se enviará automáticamente al resto de la lista. Eso te permite escoger la versión de email más eficaz. Estos son, por ejemplo, algunos elementos que tienes que probar:

  • Tu asunto: ¿Solo texto o emojis? ¿Con o sin personalización?
  • Tu llamada a la acción: ¿Qué color vas a utilizar? ¿Cuál es el mejor texto?
  • El remitente: ¿Vas a escoger un remitente real (un gestor de cuenta) o ficticio (la mascota de la empresa)?

Cualquiera que sea la variable que pruebes, ten cuidado de mantener siempre las demás variables constantes si quieres poder comparar las estadísticas. Por ejemplo, si lo que quieres probar es el asunto, la llamada a la acción y el remitente deben ser exactamente los mismos en las dos versiones de tu campaña.

AB Tests

6. Enfoca siempre el email como un trabajo en equipo

¿Cuántas personas trabajan en la creación de emails en tu empresa? Si tu negocio es pequeño, puede que tú seas la única persona responsable de crear, redactar, enviar y analizar el éxito de los emails. Sin embargo, si tu empresa es un poco más grande, puede que el trabajo de diseñar y enviar los emails recaiga en varias personas... e incluso varios departamentos.

Por ello, la colaboración a la hora de crear emails es la primera clave para que tus campañas sean un éxito. Desde el diseño de la plantilla o la redacción del texto que lo acompañe, a la elección de segmentos o propiedades para la personalización, son muchos los detalles a tener en cuenta. Por eso, diseñadores, creadores de contenidos, profesionales del email marketing, responsables del CRM y otros expertos pueden aportar su granito de arena para que las campañas sean un éxito.

Escoger herramientas de colaboración como Canva, que permite a los equipos trabajar juntos en sus diseños, o como Mailjet, que facilita que distintos profesionales y departamentos colaboren en la creación de las campañas de email en tiempo real, te ayudará a crear correos mucho más efectivos, en menos tiempo.

Recuerda

Para que tu campaña de emailing dé buen resultado, estos son los seis consejos sencillos que deberás tener en mente:

  • Asegúrate de que los colores respeten tu identidad gráfica, pero también de que transmitan el mensaje que quieres dar.
  • Personaliza el contenido de tu email para que cada destinatario tenga la sensación de que el email que ha recibido se ha creado especialmente para él.
  • Da valor a tu llamada a la acción para incitar al lector a actuar y así aumentar tu tasa de conversión.
  • Respeta la relación 60 % de texto y 40 % de imágenes para mejorar la entregabilidad de tu campaña.
  • Haz un montón de tests A/B para averiguar cuáles son las mejores variables y así optimizar la eficacia de tus emails.
  • Y, sobretodo, enfoca la creación de campañas como un trabajo en común y colabora de forma efectiva con tu equipo para sacarle el máximo partido a tus emails.

¡Ya está! ¡Ya lo tienes todo listo para enviar una campaña de emailing eficaz!