Guía básica para mejorar tus clases

Maestro con laptop

Esta guía te proporciona herramientas valiosas para que prepares tus clases de manera efectiva, para que signifiquen una diferencia en tus alumnos y, ¿por qué no?, para que también te diviertas.

La importancia de la educación

Por definición, aquello que nos hace seres humanos y diferentes del resto de los seres vivos en el planeta es nuestra capacidad de raciocinio: adquirir conocimientos, aprender y solucionar problemas usando esta cualidad. En pocas palabras, aprender es la característica inherente al ser humano que nos hace únicos.

Como alguna vez le dijo el Tío Ben al Hombre Araña: “Con grandes poderes vienen grandes responsabilidades”. Si bien la frase tiene origen un tanto irrisorio, está colmada de una verdad fundamental: como seres humanos, no podemos dejar a la suerte la tarea de formar las mentes, educarlas y sacarles brillo.

Es aquí donde entra la magnífica labor que hacen los docentes día a día: educar a los niños, jóvenes y adultos para dotarlos de conocimientos, ideas y experiencias que contribuyan a su desarrollo integral y, así, formar ciudadanos que colaboren de manera positiva en nuestras sociedades. Para quien tuviera alguna duda, los profesores tenemos súper-poderes.

Frases sobre educación - Nelson Mandela
Imagen creada en Canva

Aquí te damos algunas sugerencias para que nuestros héroes de todos los días brillen aún más en el aula y transformen las mentes de sus pupilos.

Estas guías no están limitadas a un solo grupo de edad o grado escolar. Destacaremos, pues, prácticas que pueden ser incorporadas en los salones de clase de varios niveles académicos.

 

10 puntos escenciales para dar las mejores clases

La educación se ha adaptado a las necesidades y demandas cambiantes de cada época. Hoy por hoy, los avances tecnológicos en cada uno de los sectores de nuestra sociedad han revolucionado las prácticas y concepciones más fundamentales.

La educación misma ha sufrido cambios basados en las investigaciones, estudios e incorporación de las tecnologías de la información. Hemos visto modelos humanistas tomar las riendas: prácticas que toman en cuenta la forma natural en que los seres humanos aprenden y que se han convertido en detonadores de cambios significativos en la forma de enseñar y de aprender.

A continuación enumeramos 10 guías para incorporar a tus clases:

 

1. Clases centradas en el alumno

Lejos han quedado aquellos tiempos donde el maestro era el actor principal dentro del salón de clases. Hoy, el centro de la clase debe ser el alumno: él es quien aprende. Debemos orientar nuestras enseñanzas en quienes las reciben, entender su forma de adquirir los conocimientos, sus intereses y necesidades.

Clases centradas en el alumno
Imagen creada en Canva

Hemos reunido una compilación de recursos que puedes usar en el salón de clases que resultan atractivas para tus alumnos: Estas herramientas te ahorran tiempo si das clases.

Te invitamos a planear tus clases anteponiendo a tus alumnos. Algunas maneras de lograrlo pueden ser:

  • Dar diferentes opciones para entregar sus productos o instrumentos de evaluación. Quizá habrá quien prefiera hacer algo escrito, otros más algo audiovisual, etc. De esta manera fortalecemos sus capacidades y fomentamos la creatividad.
  • Buscar formas para transmitir los contenidos de manera relevante y cercana a sus intereses: ¿y si los dejas tuitear sobre el tema?, ¿o hacer una infografía en Canva?, ¿usar Minecraft para elaborar una maqueta?
  • Analiza la cantidad de tiempo que pasas dentro del salón hablando tú. La idea es que ellos sean los protagonistas. Hazlos pensar y expresarse. Pide su opinión y punto de vista frecuentemente.

Explora esta idea para ver los grandes beneficios que te puede traer para conectar con tus alumnos y que alcancen sus objetivos.

 

2. Hacer uso del diseño invertido

Esta es una estrategia educativa desarrollada por los autores Grant Wiggings y Jay McTighe en su libro Understanding by Design, que nos indica que se debe empezar teniendo el fin en la mente. En otras palabras, se diseña primero la evaluación final y de ahí se parte para la planeación educativa. Esta es una práctica que se aleja bastante de los modelos de antaño, en los que era más importante planear todos los contenidos ,y al final, hacer la prueba o examen para que los alumnos contestaran.

Planificación curricular con diseño invertido
Imagen creada en Canva

Si diseñas tu herramienta de evaluación desde el inicio, si tienes muy claro lo que quieres que tus alumnos sean capaces de hacer o comprender, podrás organizar el tiempo de enseñanza sobre lo verdaderamente decisivo, para que los estudiantes sean capaces de lograr el objetivo. Te sorprenderá la eficacia de invertir el proceso planificador de tus clases.

Algunas maneras de ponerlo en práctica incluyen:

  • Diseñar trabajos de investigación que requieran conectar varios temas. Así, poco a poco durante los tiempos de clase los van trabajando.
  • Plantear un problema matemático, algebraico o de física desde el inicio: un problema en un contexto real. Así sabrán el “examen” desde el inicio. Esto, incluso, los motivará a encontrar las respuestas y los retará a superar la prueba.
  • Diseñar un rally de preguntas o pruebas que vayan incrementando el grado de complejidad. A través de las clases, da pistas para que, llegado el gran día, descubran para qué eran las “huellas” que se iban dejando.

 

3. Incorporar el aprendizaje activo

Según la “Pirámide de aprendizaje” de Cody Blair, las personas somos capaces de recordar en mayor porcentaje aquellos temas o contenidos en los que nos involucramos: recordamos el 70% si discutimos con otras personas defendiendo posturas o dando razonamientos, el 80% si aplicamos o utilizamos el contenido para un propósito práctico, y entre el 95 y el 100% si somos capaces de enseñárselo a otros, es decir, de compartir nuestro saber.

Incorporar el aprendizaje activo en el salón de clases
Imagen creada en Canva

De esta manera, es ideal que los alumnos no experimenten modelos pasivos ni que sean espectadores durante la clase. Diseñemos actividades que los obliguen a razonar, a poner en práctica otros conocimientos, a explorar y manipular objetos, datos e información. De esta manera garantizaremos no solo la comprensión y retención, sino desarrollaremos competencias adicionales en ellos. Que usen su imaginación y creatividad y, de paso, nosotros también.

¿Y cómo se hace? Aquí algunas ideas:

  • ¡A moverse! Muchos alumnos logran mayor retención cuando hay movimiento. Que canten, que bailen, que sigan patrones o que hagan algo que requiera acción física.
  • Organiza una salida cultural o académica que involucre los temas que están estudiando. Así le damos al aprendizaje una conexión con la realidad.
  • Presuman sus logros. Que los alumnos preparen una presentación especial para sus invitados, que ellos puedan mostrar todo lo que saben o han logrado en tu clase.

 

4. La transdisciplinariedad como práctica docente

“Transdisciplinariedad” es un término de reciente uso. Se refiere a la capacidad de entender y conectar el conocimiento a través de varias disciplinas para ir más allá de su alcance individual. Esto significa que los alumnos puedan trabajar proyectos y asignaciones escolares utilizando conceptos de varias materias para un propósito definido, o bien, entender un concepto que puede ser aplicado a varios ámbitos.

Es muy común que hablemos de proyectos multidisciplinarios, en donde el producto final es resultado del saber de varias disciplinas independientes que se unen para un fin común. En la transdisciplinariedad podremos analizar un problema o situación desde varios ángulos –disciplinas– para lograr un mejor entendimiento de sus causas, consecuencias, posibles soluciones y demás ramificaciones que puedan surgir en torno a él. El manejo transdisciplinario de los conocimientos otorga a los alumnos una visión amplia.

Transdisciplinariedad en el salón de clases
Imagen creada en Canva

Suena espectacular, pero… ¿cómo lo hago realidad?

  • A través de proyectos de investigación, tareas de desempeño, trabajo de indagación, construcción de maquetas, esquemas y demás. ¡Pongamos las mentes de nuestros alumnos a trabajar!
  • Conectar con otras materias. Para esto se requiere trabajo colaborativo con nuestros colegas para diseñar alguna clase o sesión compartida en dónde se puedan relacionar conceptos. Es aconsejable que puedan tener un “entregable” con las partes interconectadas y que ambos profesores (o más) lo evalúen.
  • Aprovecha las situaciones. Si, por ejemplo, los alumnos están estudiando sobre la cultura de algún país (historia, civismo, geografía, literatura) valdrá la pena hablar del tipo de cambio, sistema métrico, datos de censo, etc. para tocar temas de matemáticas y estadística.

 

5. Generar aprendizajes significativos

Según este concepto medular de la metodología constructivista, cuando la información nueva se ajusta a los aprendizajes existentes, se da una conexión, se integran los conocimientos entre sí y se generan aprendizajes significativos. En otras palabras, cuando los seres humanos logramos conectar ideas con otras, con experiencias vividas e incluso con sensaciones, tendremos aprendizajes perdurables.

Aprendizaje significativo
Imagen creada en Canva

Entonces cobra importancia el saber previo. No debemos asumir que los estudiantes carecen de ideas antecedentes (aunque sean erróneas) de algún tema en particular. Hay que tomar en cuenta estas nociones anteriores para “construir” lo nuevo y generar mayor entendimiento. Así mismo, las conexiones que generan aprendizajes significativos, en ocasiones, pueden estar cimentadas en emociones, no solo en el razonamiento.

Algunas prácticas pueden incluir:

  • Tabla SQA: Esta tabla nos ayuda a recuperar los aprendizajes previos para tomarlos en cuenta; esto es lo que Sé (S). La segunda parte de la tabla nos apoya para generar el interés de los alumnos y rescatar aquellas inquietudes que se puedan tener; ayuda a re-direccionar los esfuerzos si a medio camino nos vamos desviando. Se concentra bajo lo que Quiero saber (Q). La tercera parte de la tabla apoya la reflexión, pues invita a pensar sobre lo ganado durante un ciclo de investigación y/o aprendizaje. Termina con aquello que Aprendí (A).

En Canva podrás encontrar diferentes plantillas para crear tu propia tabla. ¡Hicimos ya una tabla editable para ti!

Plantilla para tablas SQA
Hoja de trabajo creada en Canva
  • Llevar a cabo un círculo de reflexión de manera frecuente incluyendo las emociones de los alumnos. ¿Con qué emoción puedes identificar el tema? ¿Qué crees que pudo sentir el protagonista al final de la historia? ¿Cómo crees que puedas superar el obstáculo? ¡Plantea otras preguntas!
  • Desarrollar apoyos visuales que no nada más soporten la comprensión sino que ayuden a relacionar temas y conceptos entre sí.

 

6. Enfoque en el desarrollo de habilidades

Es innegable que el mundo laboral cada vez tiene más exigencias en torno a las capacidades que los profesionales deben mostrar para garantizar el éxito y la productividad. Este mundo diverso ya no se centra en personas que tengan conocimientos extensos sino, además, habilidades variadas que van desde la comunicación eficiente o el trabajo colaborativo hasta el manejo eficiente del tiempo y la resolución de conflictos.

Aprendizaje basado en el desarrollo de habilidades
Imagen creada en Canva

El reconocido Institute for the Future ha lanzado un reporte donde se presentan detonadores del cambio y las habilidades necesarias para la fuerza laboral en los siguientes años. El reporte conocido como Future Work Skills 2020 nos habla de diez habilidades que serán indispensables en el mundo laboral del futuro cercano. Te recomendamos ampliamente leer el reporte.

Debemos formar todas estas habilidades en el salón de clases a través de prácticas del mundo real, que resultan motivadoras para los alumnos. Algunas formas pueden ser:

  • ¿Por qué no invitarlos, por ejemplo, a ser “conferencistas” de algún tema? Esto los hará practicar sus habilidades de comunicación y no verbales para transmitir un mensaje de manera clara y concisa.
  • Construir un modelo a escala o una maqueta ilustrativa. Así desarrollan habilidades manuales y de pensamiento concreto.
  • Diseñar alguna actividad que requiera trabajo en pares y luego en tercias, cuartas y equipos más grandes en poco tiempo. Así desarrollan poco a poco habilidades sociales y de trabajo en equipo como negociar, liderar, cooperar.

 

7. El profesor como guía y facilitador

Todo intento por modernizar la educación, hacerla más realista, apegada a las necesidades de una sociedad cambiante sería en vano si no cambiamos la óptica en torno al docente. La imagen del maestro intocable e inalcanzable ya no empata con el aula de hoy.

Los niños y jóvenes necesitan una persona que les facilite los caminos del aprendizaje, que sea un orientador y porrista de tiempo completo. Requiere de un set de cualidades inigualables que empiezan con una vocación por la enseñanza y creatividad sin límites.

Profesor como guía y facilitador
Imagen creada en Canva

Te recomendamos leer nuestro post Las competencias del docente del siglo 21 para que explores un poco más sobre el tema. Mientras tanto aquí algunas sugerencias:

  • Cambia de rol por un momento con tus alumnos: diseña alguna actividad para que ellos sean el profesor y te sientas a ser alumno. Los chicos estarán desarrollando bastantes habilidades durante la sesión.
  • Realiza un video para tus alumnos: puedes dejarles grabado el contenido que pueden consultar cuando necesiten para completar la tarea asignada. Así fomentamos la independencia.
  • Conviene llevar a cabo una sesión exclusiva de preguntas que lleven a la reflexión. A través de preguntas “empujar” a los alumnos a llegar a conclusiones de manera independiente. Que se destaque la capacidad de sacar conclusiones.

 

8. La importancia del aprendizaje conceptual

¿Te acuerdas cuando ibas a la primaria y estudiaste el tema del descubrimiento de América cada año? ¡Qué perdedera de tiempo! Veíamos el mismo contenido año tras año. Afortunadamente el diseño curricular ha sufrido algunas modificaciones y se pretende evitar la duplicidad de temas a lo largo de una misma sección. Sin embargo, esto no es suficiente.

Los temas cambian. Recordemos cuando Alemania estaba dividida y había dos ciudades capitales. Hoy, esa información ya no es relevante. Sin embargo, cantidades de alumnos invirtieron horas de memorización en situaciones que ya perdieron validez.

Esto no pasa cuando nos centramos más en los datos que en los temas. Los datos son ideas complejas con cierta durabilidad, y que son aplicables en diferentes contextos, disciplinas y grados de comprensión.

Planeación de clases con aprendizaje conceptual
Imagen creada en Canva

Pensemos en el descubrimiento de América. Es mucho más enriquecedor que nuestros alumnos comprendan lo que significó el “descubrimiento” del continente americano a tener memorizados datos menores como los nombres de las carabelas y de dónde partió Colón en su aventura. Al profundizar en este tema se entiende lo realmente relevante.

Actividades que soportan la educación conceptual pueden ser:

  • Hacer mapas conceptuales, llevar a los alumnos a que tengan la capacidad de sintetizar información en frases cortas o palabras clave.
  • Organizadores gráficos que permiten condensar datos relevantes de manera accesible y que además pueden ser un apoyo visual.
  • Frases generalizadoras. Es una actividad que puede retar el intelecto de nuestros alumnos. Al finalizar un tópico, se puede pedir a los chicos que terminen alguna frase para resumir brevemente y/o desmenuzar el concepto trabajado.

 

9. Aprende a aprender

Reflexiones sobre el aprendizaje en el salón de clases
Imagen creada en Canva

La capacidad de reflexionar sobre nuestros propios aprendizajes y cómo llegamos a ellos es una aptitud que deben adquirir nuestros alumnos. Este metaaprendizaje les dará comprensión sobre sus fortalezas y áreas de oportunidad como estudiantes.

Aquí algunas sugerencias para llevarlo a cabo:

  • En este proceso es ideal tener sesiones regulares de “cierre” para cierto contenido o concepto: hacer reflexiones sobre lo aprendido, sobre las estrategias utilizadas, aquello que funcionó para su comprensión y detectar en qué punto se encuentran débiles. De esta manera, los mismos alumnos ganan conciencia sobre aquellas prácticas que les son útiles o que les funcionan. Naturalmente, no para todos funciona lo mismo pero eso es lo enriquecedor de un salón de clases activo.
  • Conviene demostrar a los alumnos el uso de plataformas y herramientas digitales que les faciliten los procesos, por ejemplo, programas de edición colaborativa, comunicación a distancia, presentaciones creativas, etc.
  • Tomar en cuenta los estilos de aprendizaje y que los mismos alumnos también conozcan cuál es su mejor forma de aprender: visual, auditiva, kinestésica, entre otras.

 

10. Ama lo que haces, ¡diviértete!

La tarea docente requiere de mucha estamina y mucho corazón. Es normal sentirse abrumado y desmotivado ante la cotidianeidad. Para esto es necesario “cargar las pilas”. Haz aquello que te dé paz y que te recuerde tu hermosa vocación docente. Diviértete, planea clases que no solo resulten atractivas para los niños, sino que te reten a ti mismo a hacer algo nuevo.

Abre tu mente a las distintas oportunidades que nos da el convivir con chicos y jóvenes dentro de las aulas. Tenemos la gran responsabilidad de trabajar con seres humanos que también tienen problemas y emociones que no necesariamente saben controlar.

Ama y disfruta tu trabajo como profesor
Imagen creada en Canva
  • ¿Qué tal si una clase la dedicas a algo nuevo? Cuenta historias, chistes y anécdotas personales que los acerquen como personas.
  • Trabaja con materiales diferentes: dales la oportunidad de explorar con distintas texturas, formas, objetos y elementos. Hay muchas opciones para ser originales. ¡Saca provecho!
  • Sal de tu zona de confort. ¿Qué tal si planeas la clase para un ambiente diferente? Si tienes la oportunidad de llevar a cabo tu práctica en algún jardín o un aula diferente, un laboratorio o algún lugar público. Romper la rutina no solo es beneficioso para nosotros sino también para nuestros estudiantes.

 

Orientaciones adicionales

Como ves, ser docente da oportunidades enriquecedoras de vida y de desarrollo profesional que involucran no solo el dominio del área que enseñamos. Estamos ciertos que estas guías te darán la oportunidad de disfrutar tu labor así como conectar mucho mejor con tus alumnos.

Frases sobre educación - Malala Yousafzai
Imagen creada en Canva

Te invitamos a seguir creciendo: busca capacitarte y actualizarte para mantenerte al tanto de las tendencias educativas y tecnológicas que apoyan la labor docente. En Canva te facilitamos el camino: ¡asómate a nuestra sección de Recursos educativos para docentes y descubre un sinfín de herramientas que te serán muy útiles para tus clases!