Las competencias del docente del siglo 21

Maestro dando clase con pizarrón interactivo

Conoce qué destrezas debes desarrollar para mejorar el desempeño de tu quehacer educativo y convertir tu aula en un lugar donde se investiga, experimenta, modela, se comparten ideas, se toman decisiones para la solución de problemas y se reflexiona sobre lo que es necesario y pertinente aprender.

Perfil del docente actual

Preparado, moderno y empático: el perfil del docente actual. Imagen: © Anton Fritsler.

 

Las 17 competencias del docente moderno

Experimentaste el cambio del mundo analógico por el cibernético y has vivido grandes momentos revolucionarios de la música, la tecnología y la política. Pero, ¿sabes qué es lo mejor de esta transformación? Que tú mismo participas en la revolución educativa que ha derrocado el modelo de aprendizaje pasivo de aquellos docentes que hablaban frente a estudiantes sentados y callados y les daban coscorrones si no entendían.

En pleno siglo 21, en una época de abundancia cognitiva, nuestra sociedad conectada propone nuevos retos al docente, que debe ser consciente de las nuevas habilidades que implica su rol. Te presentamos un listado de las competencias con las que debes contar para asegurar el éxito de tu cátedra.

1. Comprométete

El docente debe estar comprometido

Enseñar precisa responsabilidad moral y social. Imagen: © André Snoei.

La docencia, como la educación, está inspirada en la ética de la responsabilidad. Somos responsables de la formación de seres humanos, así que en la personalidad moral del docente deben concurrir la equidad, la compasión y el compromiso social.

La educación es comprender lo que sucede en el mundo, pero también elaborar juicios para entender, dar respuestas y valorar los acontecimientos.

Enseñar es una tarea intelectual y moral que responde desde el aula a la falta de liderazgo moral de otros integrantes de la sociedad. En estos tiempos, la docencia es una profesión de riesgo y un compromiso social y político que requiere mucha valentía.

 

2. Capacítate

El docente debe estar muy preparado

Prepárate al máximo para que seas capaz de facilitar el aprendizaje de tus pupilos. Imagen: © The Self.

No basta con conocer de un tema. Es necesario que comprendas los contenidos de la enseñanza con un nivel exhaustivo como para disponerlos de tal modo que tus alumnos puedan desarrollar mapas cognitivos poderosos de eso que estudian.

El docente del siglo 21 tiene necesidad de mucho más que una comprensión superficial o mecánica de las ideas fundamentales de una disciplina. Debe penetrar, además, en las estructuras profundas del conocimiento y sus relaciones, así como en los métodos para someterlas a prueba, evaluación y ampliación. Precisa habilidades pedagógicas para hacer un uso flexible del conocimiento, pues es así como pueden prestar atención a las ideas que van surgiendo en el curso del proceso de aprendizaje.

Al docente actual no le basta con eso que ya domina: debe responsabilizarse por su formación continua a lo largo de su trayectoria profesional. En otras palabras, debe apostar constantemente por la actualización.

 

3. Organiza y planifica

Organiza y planifica tus clases y materiales didácticos

Prepara con tiempo tus contenidos y materiales didácticos para mejorar tu práctica docente. Imagen: © Stephen Lee.

Una buena organización y planificación del curso por anticipado son factores clave para su éxito. Es muy importante que organices adecuadamente el temario a impartir y los tiempos para cubrirlo a integridad.

Y, ¿cómo se logra eso? Diseñando y utilizando materiales apropiados, contextualizados con los contenidos de la vida cotidiana de tus estudiantes y la realidad social de la comunidad a la que pertenecen.

Recuerda, además, brindarles a tus estudiantes bibliografía relevante y orientarlos sobre la consulta de fuentes para que hagan sus propias investigaciones.

 

4. Sé tolerante

Despójate de prejuicios y respeta la diversidad

Despójate de prejuicios y enseña a respetar las opiniones de los demás. Imagen: © André Snoei.

En un mundo cada vez más diverso y multicultural, es necesario que el docente esté libre de prejuicios y que trate por igual a todos los estudiantes. En segundo lugar, que eduque a sus alumnos para la convivencia, de manera que genere acciones con el fin de que aprendan a compartir la vida y sepan resolver situaciones cotidianas en relación con sus compañeros.

Haz que tus alumnos tomen conciencia de las diferencias surgidas de la cultura, el lenguaje, la familia, la comunidad, el género, la experiencia escolar previa y otros factores que configuran las experiencias de las personas.

El ejercicio de la tolerancia y la no discriminación consolidan la vida en democracia y permiten avanzar hacia formas sociales más justas y respetuosas de la diversidad.

 

5. Ábrete a las preguntas

Ábrete al diálogo y a las preguntas de tus alumnos

Aclara sus dudas y siempre está abierto al diálogo y el debate. Imagen: © Fab Design.

El debate y la colaboración en clase son esenciales para estimular a los alumnos y para poner en práctica nuevas técnicas de enseñanza como, por ejemplo, el aprendizaje basado en problemas o el aula invertida. Debes estar abierto a responder preguntas de tus alumnos y a mostrarte colaborativo.

Olvídate de la figura del erudito que exponía los conceptos mientras los estudiantes escuchaban, anotaban y basaban su aprendizaje en la memorización.

Generar una discusión es una instancia valiosa en cualquier nivel educativo, ya que exige atención, fortalece la comprensión, las habilidades de comunicación y el pensamiento crítico de los estudiantes.

 

6. Involucra a tus estudiantes

Fomenta la curiosidad y autodisciplina de tus alumnos

Fomenta la curiosidad para que aprendan por sí mismos y compartan su conocimiento en clase. Imagen: © Janice Chae.

Involucra a tus alumnos en su proceso de aprendizaje, de modo que vayan desarrollando su autonomía como estudiantes y que cada vez sean menos dependientes del docente. ¿Cómo lograrlo? Busca crear ambientes y experiencias que los alienten a construir su propio conocimiento a través de investigaciones o proyectos que puedan mostrar ante sus compañeros.

Fomenta en ellos o ellas la curiosidad y la autodisciplina, para que aprendan e innoven al investigar por sí mismos.

La experiencia de muchos pedagogos ha demostrado que, cuando los estudiantes tienen una mayor participación en las decisiones que inciden en su aprendizaje, aumenta la motivación y facilita la efectividad del proceso educativo.

 

7. Comparte historias

Enseña a través de historias

Incluye experiencias personales que puedan servir de ejemplo para ellos. Imagen: © Nicolas De Sola.

Comparte experiencias propias y de terceros con tus estudiantes. Las historias son una herramienta eficaz para entender el sentido y las consecuencias de las vidas de las personas, y permiten vislumbrar los frutos que posiblemente cosecharán en el futuro.

No se trata de convertir la clase en un confesionario. Emplea este recurso para hacer de tu aula un sitio de experimentación del conocimiento ante problemas y situaciones complejas que requieren múltiples miradas y perspectivas críticas y creativas.

 

8. Aprende y aplica nuevas tecnologías

Digitaliza tu aula

Digitalizar el aula cautivará a tu clase y facilitará los procesos de aprendizaje. Imagen: © Fede Cook.

Tus alumnos son “nativos digitales” y tienen un sinfín de herramientas al alcance de su mano, ¡aprende cómo usarlas y sácales todo el provecho que te sea posible!

Incentiva a tus estudiantes a crear infografías y blogs creativos y dinámicos, a grabar y editar videos que querrán compartir a través de sus redes sociales y no se irán al archivo de tareas impresas y aburridas.

Si enseñas Historia, “llévalos” al sitio donde ocurrieron los momentos de los que les hablas. Si en tu clase deben estudiar la antigua Roma, por ejemplo, emplea herramientas como Google Earth para “visitar” el Coliseo y el Foro Romano. En lugar de aprender de memoria datos sobre la geografía y la historia de un lugar, los estudiantes tendrán la oportunidad de comprender su cultura de forma más auténtica y memorable. En nuestro post Conoce virtualmente estos lugares y museos increíbles descubrirás otros lugares extraordinarios que pueden visitar virtualmente.

También existen plataformas destinadas a digitalizar el salón de clases: Google Classroom, Google Groups, Wiki o Moodle. Insta a tus alumnos que suban sus tareas, compartan materiales y participen en debates a través de estos medios.

 

9. Sé creativo

Usa tu creatividad para enseñar

Convierte tu salón en una agencia espacial con tu creatividad y su imaginación. Imagen: © Maggie Bignell.

Transforma tu salón en un área donde el conocimiento fluye de manera natural, espontánea y grata. Sé creativo, imaginativo, sagaz, intuitivo y ocurrente.

Los estudiantes ya saben aburrirse con las metodologías tradicionales. Las clases en las que impera la creatividad suelen conquistarlos. Como docente es importante que dispongas de las técnicas necesarias para hacer tu clase más dinámica. ¿Qué te parece si mezclas lo teórico con el arte y les pides a tus alumnos que hagan una línea de tiempo con ilustraciones de manga o cómic? ¿O qué tal que hagan una canción sobre el tema visto en el aula?

 

10. Estimula a tus pupilos

Estimula la confianza de tus alumnos

Refuerza su confianza y deseos por descubrir nuevos conocimientos. Imagen: © Pawel Granatowski.

Despierta la curiosidad e interés de los estudiantes por explorar, inventar, crear y emprender a partir de lo aprendido en la asignatura. Recuerda que uno de los propósitos de la enseñanza es crear personas creativas y productivas.

Refuerza su confianza y capacidad para establecer y lograr sus metas, ya que eso les ayudará a que desarrollen plenamente su talento, y aliéntalos a mostrarlo. ¿Cómo? Diseña un espacio físico en el aula dedicado a la expresión creativa. Puede ser una mesa para dibujar, una cartelera, un escenario o un espacio para trabajar en equipo.

 

11. Domina tu inteligencia emocional

Enseña inteligencia emocional con el ejemplo

Tu forma de ver y de reaccionar ante la vida es un referente para tu estudiantado. Imagen: © Justin Tran.

El docente es un modelo a seguir por sus alumnos, en tanto que es la figura que posee el conocimiento y por su forma ideal de ver, razonar y reaccionar ante la vida. Y puede valerse de recursos como películas o cortometrajes para desarrollar la inteligencia emocional.

Junto con la enseñanza de la teoría y los valores cívicos, al docente le corresponde otra faceta igual de importante: moldear y ajustar en clase el perfil afectivo y emocional de sus alumnos.

De forma casi invisible, la práctica docente implica actividades para:

  • La estimulación afectiva.
  • La expresión regulada de los sentimientos positivos y las emociones negativas.
  • La creación de ambientes que desarrollen la solución de conflictos interpersonales.
  • La enseñanza de habilidades empáticas para que los alumnos sepan cómo prestar atención, saber escuchar y comprender los puntos de vista de los demás.

 

12. Sé socialmente responsable

Enseña responsabilidad social a tus alumnos

Fomenta el cuidado del planeta y las causas humanitarias. Imagen: © EJ Hassenfratz.

El docente del siglo 21 desarrolla el sentido de la responsabilidad, la solidaridad y el sentimiento de la justicia entre sus alumnos. Promueve el interés y la participación de los estudiantes en las actividades de su escuela, su comunidad, la región y su país con una conciencia cívica, ética y ecológica.

Por ejemplo, incentiva su participación en la búsqueda de soluciones a corto, mediano y largo plazo para los problemas que aquejan en primer lugar a su entorno local. Explícales que no deben tirar su chicle en el patio de la escuela para evitar que las aves se intoxiquen, por qué es conveniente reutilizar materiales reciclables, sembrar vegetales para que los consuman en su casa o los compartan con quienes no pueden comprar comida, ayudar a sus compañeros que no comprenden la clase... las posibilidades son infinitas.

Como docente, puedes sembrar en ellos la semilla de la solidaridad y el servicio a su comunidad.

 

13. Aprende un nuevo idioma

Aprende un nuevo idioma

Estudia otra lengua y te abrirás nuevos caminos profesionales y personales. Imagen: © Rayna Kunzman.

Para acceder a más y mejor información, hoy en día es casi imprescindible aprender nuevas lenguas.

Enfrenta tus miedos, sal de tu zona de confort y lánzate por el dominio de otro idioma. Esto te hará más sensitivo a las diferencias culturales, te servirá para apreciar el arte de diferente forma y analizarás las noticias sobre otros países desde otra perspectiva.

Una vez que aprendes una segunda lengua, te será más fácil aprender otras y, entonces, las posibilidades de acceder a becas e intercambios docentes se duplicarán.

 

14. Trabaja en equipo

Aprende de la experiencia de otros docentes

Aprende de las experiencias de otros docentes. Imagen: © Ricardo Nask.

El trabajo colaborativo es una herramienta de mejoramiento. Aprovecha la experiencia de tus homólogos y echa mano de técnicas pedagógicas que ellos ya probaron en ambientes parecidos al tuyo: conocer sus resultados antes de implementarlas en tu grupo te ahorrará tiempo de experimentación.

Con una buena organización, son incontables las tareas que los docentes se pueden ahorrar. La reflexión compartida permitirá detectar buenas prácticas y ayudar a desaprender otras obsoletas o ineficaces en el contexto actual.

Entre colegas pueden mostrarse sus mejores prácticas para aprender unos de otros, y más aún, pueden planear trabajos interdisciplinarios que enriquecerán el aprendizaje de su alumnado.

 

15. Comunícate efectivamente

Aprende a comunicar los contenidos de tu clase

Exprésate de manera sencilla, con un lenguaje adecuado a la edad de tus alumnos. Imagen: © @Moncho Massé.

El hecho de que el docente se ubique frente a un grupo no significa que va a ser escuchado, entendido y aceptado por sus alumnos. Debes asegurarte de que el mensaje sea nítido y eficiente para que tenga la interpretación esperada.

El poder de una buena clase, más allá de los contenidos, tiene mucho que ver con las palabras que se escogen y la forma como se utilizan. Emplea un lenguaje simple, adecuado a la edad y a la preparación de tu audiencia. Deja de lado las palabras rimbombantes y complicadas, facilítales la comprensión del material, que ya de por sí puede parecer difícil por tratarse de conocimientos nuevos.

 

16. Sé autocrítico

Sé autocrítico

Evalúa tus logros y metas. Imagen: © Timo Kuilder.

No se puede concebir a un educador que ejerza la crítica pero a la vez no sea autocrítico. No podría crecer como persona ni podría propiciar el cambio y el crecimiento en sus educandos, en sus colegas, en la institución y en la sociedad en general.

Un educador acrítico, irreflexivo e inconsciente no podría ostentar el título educador, puesto que terminaría siendo pasivo, reproductor y propagador del sistema. Sin crítica estamos condenados a estancarnos y a convertirnos en piezas de museo.

Si la crítica ventila, airea y renueva al individuo, a la institución y a la sociedad desde afuera, la autocrítica trabaja desde dentro. No solo debemos estar dispuestos a que otros nos critiquen y cuestionen, sino que al mismo tiempo debemos estar anuentes y preparados para autoexaminar nuestras labores, nuestras actitudes y nuestra práctica como docentes.

 

17. Sé justo

Trata a tus alumnos equitativamente

Brinda las mismas oportunidades a todos en tu clase. Imagen: © Anton Fritsler.

No hay nada más molesto que un docente injusto a la hora de distribuir tareas y los turnos de participación, y peor aún, no hay nada más desmotivador que un docente injusto en la forma de evaluar y calificar.

Conviértete en ese docente ejemplar que da igualdad de oportunidades a sus alumnos, que les dedica el mismo tiempo y la misma atención a quienes obtienen buenas y malas notas. Pregúntate si valoras por igual a todos o solo tomas en cuenta a quienes son más participativos en tu clase.

Reconoce el esfuerzo que realizan y evita las comparaciones entre compañeros de aula.

 

Conclusión

Hoy en día, dedicarte a la docencia requiere más que conocimientos de las materias que impartes. Implica compromiso con la sociedad, empatía con las peculiaridades de todos tus alumnos e inteligencia emocional para comprenderlos y orientarlos. El siglo 21 exige trabajo colegiado, creatividad, aprovechar las herramientas para docentes y las oportunidades que ofrece la globalización a través de la tecnología y, sobre todo, una actitud abierta ante los cuestionamientos e ideas de esas mentes jóvenes y frescas que te enseñan algo nuevo cada día cuando se sientan frente a ti para que les compartas tus conocimientos.

La mejor herramienta para crear diseños increíbles