Estrategias para enfocar exactamente donde quieres

Nirmal Ramo
Nirmal Ramo

Hasta los más experimentados fallan a veces. Es una habilidad básica en fotografía pero que siempre hay que cuidar, ya que nunca sabes si fue en tu mejor foto del día donde, por un pelito, te falló el enfoque. ¿Quieres evitar esto? Sigue leyendo, que aquí te damos lo esencial para enfocar donde, como y cuando quieras.

Estrategias para enfocar fotografías
Foto: Daniil Avilov – licencia CC

Empecemos por lo general y luego iremos destilando las mejores técnicas que podrás llevarte al campo o al estudio para regresar siempre con fotos nítidas.

¿Manual o automático?

El enfoque automático es relativamente nuevo. Los primeros inventos de cámaras fotográficas datan de 1816 aproximadamente y no fue hasta 1976 que Leica presentó la primera patente del autofoco (aunque después abandonó el proyecto y fue Konica quien sacó a la venta la primera cámara con enfoque automático).

La tecnología del autofoco (AF) ha avanzado increíblemente desde entonces. Las cámaras de hoy son muy efectivas para obtener un enfoque preciso. Más adelante veremos cómo obtener el máximo provecho de esta tecnología. Aun así, el enfoque manual sigue siendo parte esencial del manejo de cámara. La razón es que, como todo ajuste automático, el AF puede equivocarse y enfocar exactamente donde no queremos. Ahí es donde entra el enfoque manual.

Circunstancias comunes donde el enfoque manual es muy útil o hasta indispensable son:

  • Cuando la luz es demasiado baja.
  • Cuando la escena no tiene el contraste necesario para el enfoque automático.
  • Cuando buscamos un enfoque (o desenfoque) creativo e inusual.
  • Cuando se prefiere enfocar por zona (método explicado más abajo).
Enfoque de escenas low key
Escenas low key como esta pueden ser complicadas para el AF, por lo que exigen enfoque manual. Foto: Rui Silvestre – licencia CC.

Sugerencias generales para obtener el mejor enfoque

La mayoría de los fotógrafos aprovechan el AF al máximo. Pero cuando este se queda corto, recurren al viejo y confiable modo manual. Qué tanto puedes confiar en el AF depende de tu equipo en particular, pero independientemente de eso hay ciertas sugerencias generales que tener en mente para hacer un buen uso del modo automático.

Contraste

Enfoque de escenas de bajo contraste
Superficies lisas y bajo contraste pueden significar un reto para el AF. Foto: Fernando Reyes – licencia CC.

Uno de los elementos que utiliza el AF para trabajar correctamente es el contraste. Es por eso que muy difícilmente podrás enfocar con AF una pared lisa, por ejemplo. De igual manera, si estás tomando la famosa foto del gato negro sobre fondo negro ten cuidado porque –aparte de los complicaciones para exponer de manera correcta esa escena– la cámara se puede confundir fácilmente en qué es lo que hay que enfocar. Así que cuando tu escena a fotografiar sea de bajo contraste, ten especial cuidado en verificar que tu enfoque sea el correcto.

Live View

Enfoque Live View
Foto: Alexandru Stavrica – licencia CC

Hay dos formas en las que la cámara encuentra enfoque de manera automática:

  • Detección de Fase: utilizando pequeños sensores especiales que detectan el contraste cuando la luz de la escena entra por el objetivo.
  • Detección de Contraste: cuando el sensor mismo de la cámara detecta ese contraste.

Para hacer uso de esta segunda opción necesitas usar tu cámara en modo Live View, ya que solo así está llegando la luz directamente al sensor.

¿Qué ventajas tiene este sistema? Una de las principales es que puedes escoger cualquier área del sensor para enfocar, a diferencia del sistema de detección de fase, donde tienes la limitante de escoger los puntos predeterminados. Este método con Live View suele ser más eficiente en situaciones de baja luz y con sujetos que están en movimiento, mientras que la detección de fase es mejor para sujetos estáticos. El problema con usar Live View es que es más lento.

Un tercio adelante y dos tercios atrás

Zona de enfoque
Saber qué espacio abarca tu zona de enfoque es esencial para usarla de manera creativa. Foto: Sam Burris – licencia CC.

Cuando tú enfocas, estás escogiendo un punto en especial –por ejemplo, el ojo de tu modelo–, pero lo que en realidad obtienes es una zona de enfoque. Dependiendo del objetivo y de la apertura que estés utilizando, esa zona va a a ser muy pequeña (f:1.4) o muy grande (f:16). Esto ya lo sabes, pero quizá no estás familiarizada con que esa zona se distribuye de una manera particular: un tercio hacia adelante del punto de enfoque (hacia ti) y dos tercios hacia atrás.

Aplicando el conocimiento de esta regla, sabrás que si enfocas justo en frente de tu sujeto estarás aprovechando al máximo esos 2/3 hacia atrás para incluir al sujeto en tu zona de enfoque. Cabe decir que cuando estás muy cerca de tu sujeto, esta regla no aplica y que, como sugieren distintas fuentes, se vuelve equidistante.

Zoom al 100%

Uso del zoom para verificar el enfoque

Más que un tip para enfocar, esta es una recomendación de verificar tu enfoque una vez que tomaste la foto. Pero verificarlo a simple viste en la pantalla LCD no es suficiente ya que, con el tamaño diminuto de la foto, esto es engañoso.

Por eso te recomendamos, especialmente en situaciones de enfoque complicado, que verifiques el foco acercándote al 100% en la imagen. Un tip útil es programar el botón de "OK" para esto. Revisando el manual de tu cámara podrás ver fácilmente cómo reprogramar este botón para que con un solo clic puedas revisar rápidamente tu foco al 100% en vez de estar dando varios clics con el botón de lupa.

Optimizando tu cámara

Una cosa es que tu cámara sea una extravaganza tecnológica (en realidad, todas las cámaras modernas lo son) y otra que la optimices para sacarle todo el jugo a esa tecnología. En cuanto al enfoque, esto empieza desde lo más sencillo como ajustar al centavo la dioptría, hasta optimizar los controles y, por supuesto, conocer a detalle las opciones que ofrece tu cámara.

Si por alguna razón notas que todas tus fotos tienen problemas de enfoque, muy probablemente la razón es que no tienes bien ajustada la dioptría. Para ajustarla, simplemente observa por el visor y gira la perilla hasta que los corchetes del AF estén nítidos.

Enfoque con botón trasero

Enfoque con el botón trasero
Foto: © The Photography Blogger

Un truco muy útil para hacer más eficaz el AF es usar el botón AE-L/AF-L para enfocar. De fábrica, la cámara enfoca al presionar el obturador a la mitad. Al cambiar esta función al botón trasero separas las acciones de enfocar y de tomar la foto. De esta manera puedes estar ajustando el enfoque de manera continua con tu pulgar y disparando, también de manera continua, con tu dedo índice. Estamos seguros de que si pruebas este truco no volverás a usar el botón de obturación para enfocar. De nuevo, para hacer este sencillo cambio refiérete al manual de tu cámara.

Tipos de autofoco

Otra manera de optimizar tu cámara, de forma indirecta, es conociendo muy bien las opciones que ofrece. Veamos los tipos de AF disponibles en la mayoría de las cámaras DSLR.

Single area

Enfoque Single Area
Foto: Henri Pham – licencia CC
  • Ideal para sujetos estáticos

Este modo es AF-S para los nikonista y One shot AF para canonistas. La manera en que trabaja es bastante sencilla. Tú escoges un punto de enfoque en el visor, la cámara busca contraste en esa zona y enfoca. Una vez que enfocas en ese punto, ese enfoque se queda fijo. Si necesitas volver a enfocar, ya sea porque tú o tu sujeto se movieron, por lo que debes volver a presionar el botón o escoger otro punto de enfoque.

En algunas cámaras también puedes usar este modo escogiendo no solo un punto, sino un grupo de puntos o dejar que la cámara escoja ese punto de manera automática.

Continuous

Enfoque continuo
Foto: David Henrichs – licencia CC
  • Ideal para sujetos en movimiento

AF-C en Nikon y Al Servo en Canon. A diferencia de AF-S, este método de enfoque automático le dice a la cámara que enfoque de manera continua (de ahí su nombre). Así que, si tú o tu sujeto se mueven, la cámara seguirá enfocando sobre ese punto que escogiste, siempre y cuando tú mantengas apretado el botón de enfoque (ya sea el obturador a la mitad o el botón trasero dedicado). Es un método indispensable para fotografía de deporte, vida salvaje y, en general, sujetos en movimiento.

Single / Continuous (método híbrido)

Enfoque single/continuous (híbrido)
Foto: Chris Barton – licencia CC
  • Ideal para situaciones impredecibles

AF-A en Nikon y Al Focus AF en Canon. Este método es una mezcla de los dos anteriores, donde la cámara detecta si el sujeto que estás fotografiando está estático o en movimiento, y cambia entre Single y Continuos respectivamente.

Para mayor precisión

Enfoque continuo con varios puntos de enfoque
Foto: Joe Neric – licencia CC

Cuando estás fotografiando un sujeto en movimiento, el método AF-C (enfoque continuo) te permite darle instrucciones todavía más precisas a tu cámara sobre ese sujeto, para que logre mantener el enfoque, aún si ese sujeto se mueve errática o rápidamente. Con estas instrucciones nos estamos refiriendo al modo de AF dinámico (Nikon) o Point expansion (Canon).

Si revisas los ajustes disponibles en tu cámara, verás qué tantos puntos de enfoque tiene. Las DSLR profesionales suelen tener 9, 21 y 51 puntos de enfoque disponibles. En este modo dinámico, tú puedes escoger cuántos usará la cámara para "perseguir" a ese sujeto y mantenerlo enfocado. Las sugerencias de los fabricantes sobre cuántos puntos escoger son las siguientes:

  • 9 puntos de enfoque: Cuando el movimiento de tu sujeto es predecible. Por ejemplo, corredores o autos en una pista.
  • 21 puntos de enfoque: Cuando tu sujeto se mueve de manera impredecible. Por ejemplo, jugadores en un partido.
  • 51 puntos de enfoque: Cuando tu sujeto se mueve muy rápido y es difícil de encuadrar. Por ejemplo, aves en vuelo.

El número de puntos de enfoque que escojas también depende del tamaño de tu sujeto. Si tu sujeto ocupa una pequeña parte de tu encuadre, quizá 9 puntos sea lo adecuado; pero si tu sujeto en movimiento abarca todo el encuadre, los 51 puntos (o lo máximo que tu cámara tenga) sería más apropiado.

3D-Tracking

3D-Tracking
Foto: Mathew Schwartz – licencia CC

Otra opción que ofrecen las cámaras de nivel profesional es la del 3D-Tracking. En esta modalidad, la cámara utiliza todos los puntos de enfoque que tiene disponible para "perseguir" al sujeto en movimiento. Digamos que estás encuadrando un ave en movimiento y escogiste el modo dinámico de 9 puntos de enfoque. Si el ave se sale de esa zona de 9 puntos, la cámara no podrá enfocarlo aunque esté dentro de tu visor. Pero si estás usando 3D-Tracking y sucede lo mismo, la cámara estará leyendo el movimiento del ave y utilizando los puntos de enfoque que necesite para mantenerla en foco.

Estrategias de enfoque

En la sección pasada, ya revisamos algunas estrategias para enfocar exactamente donde quieres, al mismo tiempo que le sacas todo el provecho a la tecnología de tu cámara. Veamos algunas otras técnicas de enfoque que te harán sentir preparado para cualquier situación que puedas encontrar.

Enfocar y recomponer

Enfocar y volver a componer
Foto: Crawford Ifland – licencia CC

¿Recuerdas la recomendación de utilizar el botón trasero de tu cámara para enfocar? Pues otra ventaja que tiene esto es que hará mucho más fácil aplicar esta técnica de enfocar y recomponer, que es de las más útiles y sencillas. Estos son los pasos a seguir:

  1. Encuadra de manera que tus puntos de enfoque (ya sea que los estés escogiendo de manera manual o en algún modo automático) estén exactamente sobre el sujeto que quieres enfocar. No te preocupes si esto resulta en un encuadre que no te gusta.
  2. Aprieta tu botón de enfoque y verifica que tienes el enfoque que buscas.
  3. Suelta tu botón de enfoque y ¡no lo toques más! (Aquí es cuando tener el botón de enfoque dedicado y el obturador independiente es una maravilla.)
  4. Vuelve a componer tu imagen con el encuadre que quieras.
  5. Dispara.

Ojo: puedes recomponer de la manera que quieras excepto alejándote o acercándote a tu sujeto (ya sea físicamente o con el zoom), pues en ese momento perderías el enfoque.

Hiperfocal

Distancia hiperfocal

La hiperfocal es un tema un tanto complejo pero aquí te lo explicaremos de manera sencilla y aplicado a tu fotografía. La hiperfocal es una distancia que al si se enfoca, todo lo que esté más allá de ese punto hasta el infinito estará en foco.

Esto es útil cuando tienes una escena con objetos o personas cercanos y también lejanos. Tomando en cuenta la definición anterior, si conoces la hiperfocal de tu objetivo favorito con un cierto diafragma, siempre sabrás dónde debe estar la persona u objeto más cercana a ti para que obtengas un enfoque preciso tanto al frente como al fondo de tu imagen.

Al utilizar esta técnica, recuerda que la zona de enfoque se extiende desde la mitad de la distancia hiperfocal hasta el infinito. En otras palabras, si la distancia hiperfocal es 10 metros, todo lo que se encuentre 5 metros adelante de ti y hasta el fondo de la escena quedará en foco. Hay maneras de calcular la hiperfocal, pero recomendamos que te apoyes en alguna app como DOF Slider o Set my Camera para hacer uso de esta técnica.

Enfoque por zona

Enfoque por zona
La técnica de enfoque por zona es particularmente útil para fotógrafos de calle (street photographers). Foto: Mahkeo – licencia CC.

Esta es una técnica de enfoque manual (por lo que necesitas un objetivo manual para aplicarla). Es más compleja, pero dominarla te hará verdaderamente un maestro del enfoque. Es usada en especial por fotógrafos de calle ya que puedes tener tu enfoque preparado y listo incluso antes de saber qué vas a disparar. De esta manera, al momento de la acción lo único que te falta es encuadrar y disparar.

En un objetivo manual encontrarás una escala de las aperturas más pequeñas que se ve algo así:

Enfoque con aperturas pequeñas

Verás también una escala de distancias que se encuentra tanto en metros como en pies y que se va desplegando mientras mueves el anillo de enfoque.

Enfoque con aperturas pequeñas

Al mover el anillo de enfoque, estas dos escalas juntas te darán la información que necesitas para aplicar esta técnica. Veamos un ejemplo donde ajustas tu enfoque de manera que las escalas juntas se ven así:

Enfoque con aperturas pequeñas

Al ver cómo se alinean estas dos escalas, te puedes dar cuenta de que si disparas con una apertura f:11, todo lo que se encuentra desde 3 metros hasta infinito se encontrará en foco. ¡Esa será tu zona de enfoque! Mientras mantengas esa apertura y al objeto más cercano a 3 metros, siempre tendrás un enfoque perfecto sin siquiera preocuparte por él.

Esta técnica es especialmente práctica para condiciones donde hay suficiente luz, para así usar las aperturas pequeñas que te dan una amplia zona de enfoque.

Stacking

Macrofoto con stacking
© De la serie Microescultura, por Levon Biss

Esta técnica es como el HDR del enfoque. Esto porque lo que haces es capturar varias imágenes, cada una enfocando una zona distinta de la escena y después, mediante posproducción, juntas las imágenes para lograr una mayor profundidad de campo.

Aquí la pregunta obvia es cuándo se requiere esta técnica. Es una buena pregunta ya que tú bien sabes que puedes lograr un enfoque en toda la escena con alguna de las técnicas anteriores. Pero estas técnicas anteriores se pueden quedar cortas en algunas situaciones como:

  • Macrofotografía (donde aún con f:8 obtienes poca profundidad de campo).
  • Al usar un teleobjetivo, el cual también resulta en poca profundidad de campo.
  • Cuando tienes objetos muy cercanos y lejanos en la escena, y quieres foco en todo.
  • Cuando las aperturas pequeñas de un objetivo (f:16, f:22) generan un efecto llamado difracción, lo cual, en términos simples, reduce la calidad de la imagen.
Macrofoto con stacking
© De la serie Microescultura por Levon Biss

Las dos imágenes anteriores de Levon Biss son capturadas con lentes de microscopio, que tienen un pequeñísima profundidad de campo. Por esta razón, Biss tiene que aplicar la técnica de stacking con hasta 10,000 imágenes. Ese es un ejemplo extremo pero veamos cómo funciona esta técnica de manera general:

  1. Coloca tu cámara sobre un tripié y encuadra tu fotografía.
  2. Enfoca en el objeto más cercano en la escena.
  3. Teniendo cuidado de no mover tu cámara en lo absoluto, haz zoom en tu pantalla para verificar tu enfoque y determinar en qué punto de la escena termina.
  4. Haz una segunda toma enfocando, ya sea en un punto a la mitad de la escena o justo donde viste que terminaba la zona de enfoque en tu primer captura.
  5. De nuevo revisa tu enfoque y, si es necesario, repite el paso anterior hasta que tengas cubierta toda la escena en tus distintas capturas.
  6. Utiliza un programa de posproducción para juntar las fotografías.

Puedes realizar esta técnica de manera más precisa (con distancias exactas) haciendo uso de las aplicaciones que te recomendamos en el apartado de la hiperfocal.

Cuestión de enfoque

Estrategias para enfocar mejor
Foto: Jeffrey Blum – licencia CC

Definitivamente hemos llegado lejos desde que surgieron las primeras cámaras con enfoque automático, ¿no crees? Toda esta tecnología está en tus manos, solo es cuestión de decidir cómo la vas a usar y en qué te vas a enfocar.

Platícanos qué modo de enfoque es el que mejor te funciona para tu tipo de fotografía. Tu experiencia en el campo puede ayudar a toda nuestra comunidad para evitar errores y regresar siempre con la mejor foto del día totalmente nítida.

Ahora que ya eres experto en temas del enfoque, experimenta añadiendo filtros y efectos con nuestro editor de fotos.