Guía completa para tomar los retratos más pro

Retratos

Anímate a hacer tus propios retratos siguiendo estos prácticos consejos; no olvides que, en el arte fotográfico, las reglas existen para experimentar con ellas.

El rostro humano siempre ha sido un tema recurrente en el arte, y la fotografía no es la excepción. La mayoría de los fotógrafos, al menos alguna vez, han experimentado haciendo retratos, quizá por su alto grado de expresividad, tan rico y diverso como personas hay en el planeta.

Dónde cortar

Lo primero que imaginamos cuando nos dicen “retrato” es en un rostro. Sin embargo, hay muchos encuadres por hacer y cada uno favorece de forma distinta al modelo. Cada corte expresa diferentes ideas o emociones.

Plano general

Vemos al modelo de cuerpo completo, lo cual no significa que deba estar de pie, sino que simplemente es una toma abierta en la que además ves el contexto donde se realiza la acción. Entonces, la pose debe estar acorde al entorno.

Plano general

Foto: Canva

Cuida no cortar ninguna parte del cuerpo de tu modelo.

 

Plano Americano

Este encuadre se empezó a usar en los westerns con el objetivo de mostrar las armas y manos de los vaqueros antes de disparar. La toma corta en el muslo del modelo, por encima de las rodillas. Sirve para ver al modelo con más detalle pero todavía se distingue el lugar de fondo donde se sitúa la acción.

Plano Americano

Foto: Canva

Los cortes incómodos demeritan mucho una foto.

 

Plano medio

Corta en la cintura del modelo y, si está sentado, en el muslo. En este encuadre, la atención se centra en el sujeto pero aún podemos ver detalle de su ropa: por esta razón, este encuadre se usa mucho en fotografía de moda.

Plano Medio

Foto: Canva

Al cortar no solo afectas el encuadre sino también la silueta de tu modelo.

 

Plano medio corto

Para este encuadre importa mucho tu sensibilidad porque corta justo en el pecho, así que dependiendo de la posición del modelo (sobre todo si es mujer) puede quedar un encuadre incómodo. La recomendación es cortar por debajo del pecho, pero tu intuición y tu ojo te deben guiar.

Plano medio corto

Foto: Canva

Procura no cortar ninguno de los elementos que lo forman.

 

Primer Plano

El encuadre se cierra al rostro y los hombros, además de que la distancia con el personaje se acorta, lo que da una sensación de proximidad. Con el Primer Plano obtienes mayor detalle en la cara, por lo que el peso dramático de tu foto está en la expresión que logres obtener de tu modelo.

Primer plano

Foto: Canva

Un mal encuadre puede hacer ver a tu modelo como una cabeza flotante.

 

Primerísimo primer plano

La foto se reduce del mentón hasta la punta de la cabeza, por ello es el retrato más íntimo y expresivo. Al ser una toma tan cercana, puede dejar al descubierto los defectos de tu modelo, así que úsalo con moderación o para fines expresivos.

Primerísimo primer plano

Foto: Canva

No te tomes literal lo de cortar en la barbilla y en el final de la cabeza.

Tip de experto: Deja que la fuerza expresiva de la foto se centre en la mirada.

 

Plano de detalle

La idea es centrar tu foto en una pequeña parte del rostro: pueden ser los ojos, los labios o incluso las manos. Todo depende de lo que quieras expresar y hacia dónde quieras llevar la atención.

Plano de detalle

Foto: Canva

Cerrar al extremo tu foto le puede dar mayor intensidad.

Tip de experto: acércate a tu sujeto, no le tengas miedo y él no te temerá a ti.

 

Luz: la materia prima

Como bien lo sabes, la base de una fotografía es –sí o sí– la luz. Lo primero que debes observar es la intensidad lumínica con la que cuentas para tu foto, y en segundo lugar, la dirección en la que incide sobre tu modelo.

La primera decisión a tomar es si quieres hacer tu retrato en exterior o en estudio. Eso te llevará a decidir qué tipo de iluminación necesitas. Cuando trabajas en interiores puedes controlar la luz, su dirección, potencia, calidad y temperatura. Por el contrario, en exteriores trabajas con la luz que el sol está emitiendo y con los movimientos de las nubes; claro, la puedes difuminar o direccionar con reflectores, y es aquí donde entra tu creatividad, porque si no tienes todo el equipo, una pared blanca o hasta una cartulina te pueden ayudar.

Luz natural  

Una vez que adquieras experiencia te sorprenderán los resultados que puedes obtener con la luz del sol, ya sea a través de una ventana o de forma directa. No olvides que las nubes pueden ser tus difusores naturales. Actualmente existe la tendencia de los natural light photographers que prefieren a toda costa la luz natural.

Seguramente has escuchado hablar de las horas mágicas para hacer foto. La hora dorada es cuando la luz adquiere tonos anaranjados, rojizos y amarillos, pintando todo el ambiente de dorado. Sucede al amanecer o al atardecer cuando el sol está cerca del horizonte. Es una luz suave y difusa. La hora azul es cuando el cielo adquiere un tono azul intenso que se difumina hacia el naranja. La temperatura de color de las imágenes que hagas a esta hora será fría y notarás que se saturan los colores de tu foto. Este momento del día sucede justo antes de las horas doradas.

Usa las ventanas como fuente de luz

Foto: Canva

Una ventana puede ser una excelente fuente de luz suave y difusa.

 

Luz artificial

Puede provenir de una fuente continua como lámparas, velas, faroles de la calle, de autos, o de una fuente instantánea, que es la que dan los flashes.

Luz artificial

Foto: Canva

Tip de experto: En la iluminación natural en interiores, lo ideal son las ventanas que apuntan al norte.

Hay muchas maneras de usar la luz para obtener diferentes efectos en tus retratos según la dirección que tenga tu fuente de luz.

 

Iluminación frontal

Cuando la luz que ilumina a nuestro retratado viene desde atrás de la cámara, es decir, el modelo ve directamente a la fuente de luz.

Iluminació frontal

Foto: Canva

 

Iluminación Rembrandt

La luz llega al modelo en un ángulo de 45 grados respecto a su nariz, así el rostro se ilumina de manera gradual, creando sombras naturales que le dan volumen a su rostro.

Iluminación Rembrandt

Foto: Felipesuárez3011 / Flickr

 

Iluminación 90º

La fuente de luz lateral al modelo ayuda a estilizar los rostros redondeados.

Iluminación 90°

Foto: Canva

 

Contraluz

La fuente de luz está detrás del modelo. En este caso puedes exponer bien el fondo, obteniendo la silueta de tu modelo, o exponer bien al modelo y sobreexponer el fondo creando un halo detrás del sujeto.

Contraluz

Foto: Canva

 

Luz cenital

Es la tan temida luz del medio día, cuando la fuente de luz está exactamente encima de nuestro modelo. Es una luz muy dura que genera sombras que no favorecen a nadie. Puedes usar este tipo de iluminación en estudio para crear efectos dramáticos.

Luz cenital

Foto: Alonso Valenzuela / Flickr

Tip de experto: utiliza siempre una luz suave, sutil e indirecta. La puedes conseguir rebotando la luz o usando difusores.

 

Habla con tu modelo

La química y el nivel de comunicación que logres con tu modelo se nota en la foto. Lo ideal es pedirle a tu modelo lo que esperas lograr en la foto y extraer sus mejores ángulos, cualidades y capacidades.

Antes de la sesión

Primero pon las reglas: la puntualidad y el respeto de todo el equipo es imprescindible en el set. Explícale claramente qué tipo de fotos harán, dónde será la sesión y qué tipo de ropa usará. Familiarízate con el trabajo que ha realizado antes y también enséñale tus fotos anteriores para saber si son compatibles. Evita la comunicación por WhatsApp: usa siempre el correo para no tener malentendidos. No importa lo pequeña que sea tu producción, siempre firmen un contrato donde se especifique el monto del pago y el uso que les darás a las fotografías.

 

Durante la sesión

Comunícate directa y claramente con el modelo, dile lo que quieres lograr con las fotografías y lo que esperas de él o ella; hazle saber sus aciertos y corrígelo respetuosamente. Los modelos no son maniquíes: no sobrepases los límites de la confianza y mantente profesional.

 

Después de la sesión

Haz los pagos convenidos puntualmente. Puedes compartirle algunas imágenes para que tenga constancia de su trabajo.

Tip de experto: Muéstrale al modelo ejemplos del tipo de poses que necesitas o del tipo de foto que quieres lograr.

Habla con tu modelo

Foto: Shutterstock

 

Historias a simple vista

Los retratos que se quedan en la memoria son los que cuentan una historia, las que cumplen con la premisa de instante único. A una película le puede tomar cerca de dos horas narrarte una historia pero el retrato puede decirte mucho en un pestañeo.

Los fotógrafos deben dedicarle muchas horas a producir sus imágenes, pero aún más horas a ver imágenes de otros de todas las épocas. Checa el trabajo de Henri Cartier-Bresson, Robert Capa, Richard Avedon, Annie Leibovitz, Manuel Álvarez Bravo, Steve McCurry, Helmut Newton, Elliott Erwitt, Diane Arbus, Nick Knight, Terry Richardson, Yolanda Andrade y todos los más que puedas.

Llena tus ojos de imágenes, inspírate y trabaja en crear tu propio estilo.

Cuenta una historia con tus retratos

Foto: Nacho López

Tip de experto: Define hacia qué público estará dirigida tu fotografía para tener resultados precisos, por ejemplo: retrato de moda, sociales, personal, artística.

 

Ideas sobre composición

Por más que ya estés cansado de escucharlo, la regla de los tercios es muy útil a la hora de hacer retratos. La idea es dividir el encuadre en tres líneas paralelas verticales y tres horizontales. Los puntos donde convergen estas líneas imaginarias se conocen como puntos fuertes, y es allí donde nuestro ojo se detiene de forma natural, así que trata de colocar en esos puntos el centro de interés. En retrato puedes situar los ojos del modelo en los puntos fuertes.

Coloca el centro de interés en los puntos fuertes

Foto: Canva

La cara de la modelo y  su rodilla derecha caen en puntos fuertes.

 

El espacio negativo es lo que envuelve al protagonista de la imagen, así que debes de tener cuidado con que el fondo no robe la atención, al contrario, debe ser un soporte que lo ayude a destacar. Cuida el fondo de tu retrato. Recuerda que todo lo que entra en tu cuadro genera un significado. Algunos elementos del fondo pueden causar ruido en la imagen y jalar la atención fuera del sujeto de interés. Genera contraste entre figura y fondo.

Genera contraste entre la figura y el fondo

Foto: Canva

En este retrato la figura se separa perfectamente del fondo a pesar de que mezclaron elementos del fondo en la modelo.

 

En retrato es común hablar de la ley de la mirada que dicta que debes dejar espacio negativo hacia donde se dirige la mirada de tu modelo.

Usa la ley de la mirada

Foto: Canva

Este ejemplo no sigue la ley de la mirada, el espacio negativo debería estar del lado derecho de la imagen.

Pero recuerda que las reglas son para conocerlas y después jugar con ellas.

 

Usa las líneas y la geometría de los elementos que están en tu cuadro para componer tu toma y deja que te den puntos de fuga interesantes. Puedes situar a tu modelo donde esas líneas convergen para hacer retratos más interesantes; también puedes utilizar objetos que formen marcos naturales como ventanas o puertas dentro de la toma para conseguir retratos originales.

Usa las líneas en tu composición

Foto: Canva

En esta foto todo es líneas, tanto la pose de la modelo como el punto de fuga del fondo.

Tip de experto: Crea movimiento en tus retratos con líneas diagonales en tus fondos.

 

Para los retratos de grupo procura composiciones originales y naturales, pero cuida que todos los rostros reciban el mismo tipo e intensidad de iluminación.

Retrato de grupo

Aunque están en distintos planos todos los modelos reciben luz en sus rostros.

 

En foco

En una fotografía, el foco es el espacio en donde todo aparece con mayor detalle y definición. En general, el foco se pone en los ojos del modelo (con preponderancia al ojo más cercano a la cámara) pero esto no quiere decir que el resto de la cara quede difuminado o “blureado”: las orejas y la nariz están dentro de la tolerancia del foco. Debes tener presente que donde pongas el foco de tu foto es a donde dirigirás la atención. Una buena práctica es jugar con el foco y hacer tu propuesta estética usando el desenfoque o blur.

Tip de experto: Mantén siempre limpios tus objetivo: parece obvio pero se puede olvidar.

Sé creativo con el foco

Foto: Canva

No toda tu imagen debe estar en foco, sé creativo.

 

Objetivos claros

Lo primero que hay que saber es que la distancia focal adecuada para hacer retratos está entre los 50mm y los 135mm. Cuanto menor sea la distancia focal, más tendrás que acercarte a la persona que estés retratando. Por si las dudas, te recordamos que la distancia focal es el espacio entre el centro óptico del lente y el punto focal.

Los objetivos de distancia focal fija no tienen ningún tipo de zoom, a diferencia de los objetivos variables, pero con ellos puedes lograr mayor nitidez, son más luminosos y permiten una mayor profundidad de campo. La desventaja que podrían tener los objetivos variables sobre los fijos es que no son tan versátiles y para reencuadrar deberás moverte, pero es un inconveniente muy pequeño y fácil de resolver.

Como las clases y la experiencia te han enseñado: a mayor apertura, mayor luminosidad y desenfoque. Los objetivos con mayores aperturas permiten aislar más el sujeto del fondo y centrarte en determinados detalles.

Tip de experto: El objetivo más usado en la fotografía de retrato es el de 50 mm.

El objetivo más usado para retrato es el de 50 mm

Foto: Canva

Con el lente 50 mm obtienes cercanía sin deformar el rostro de la modelo.

 

Llénate de accesorios

Evita usar el flash de la cámara para hacer retratos, pues como norma general la luz dura es el enemigo de un buen retrato. Es mejor usar un flash externo. Lo debes situar lateralmente en dirección a tu modelo y ligeramente más alto que su cabeza. Los resultados son mejores si usas un segundo flash de relleno del lado opuesto y rebotas la luz hacia el techo. Ten en cuenta que las paredes y techo deben ser blancos o los colores de las paredes se reflejarán en tu foto.

Luz dura sobre el rostro de la modelo

Foto: Canva

Se puede distinguir una fuerte luz sobre el rosto de la modelo.

 

Una buena inversión es comprar un difusor: su función es hacer que la luz sea suave y pareja, y es básico que recubras tus flashes externos con él. Los más usados son los tipo ventana que dan la impresión de recibir luz de día de una ventana. Para el flash de la cámara puedes usar el difusor tipo caja para recubrirlo; si no estás listo para hacer la inversión, puedes recubrir tu flash con papel albanene y obtener un efecto similar.

Un difusor logra una luz suave y pareja

Foto: Canva

Un difusor logra una luz pareja y suave como la que vemos en esta foto.

 

Aunque son aparatosos, no le tengas miedo a los reflectores: son fáciles de usar y mejorarán mucho la calidad de tus fotos. Un reflector es básicamente cualquier objeto (aunque hay profesionales) que refleje luz y rellene sombras. Si aún no te has equipado puedes improvisar con cartulinas blancas o el interior de un tetra pack.

Si estás decidido a dedicarte a la foto puedes comprar el reflector 5 en 1, que es un anillo flexible con cinco diferentes superficies.

  1. Blanca: rebota suavemente la luz y no cambia la temperatura de color.
  2. Negro: absorbe el exceso de luz e intensifica las sombras.
  3. Dorado: rebota la luz y aporta un tono cálido a la foto. Te gustará en tus retratos.
  4. Plateado: es el que rebota la luz con más potencia y no modifica la temperatura del color.

Si te fallan las cuentas, el quinto es un difusor y ya sabes para qué sirve.

El único inconveniente es que para usar reflector necesitarás un asistente o a algún voluntario que quiera ayudarte.

Tono cálido creado con un reflector dorado

Foto: Canva

El ligero tono cálido que se ve en el rostro de la modelo proviene de un reflector dorado.

 

Un tripié es imprescindible en condiciones de poca luz porque tus exposiciones serán largas y no hay pulso que las resista. En condiciones óptimas de luz, lo mejor es usar cámara en mano, pues tendrás movilidad y eso te dará cercanía con tu modelo. Si lo tuyo es el autorretrato corre por un tripié ahora mismo.

Usa el tripié en condiciones de poca luz

Foto: Canva

El tripié es un aliado gran  para hacer fotos en condiciones de poca luz.

 

Tip de experto: Un pequeño espejo puede sustituir al reflector plateado y te da puntos de luz específicos y atractivos.

 

Cuando la luz te abandona

Seguramente te enfrentarás a situaciones en las que requieras hacer un retrato nocturno. Aunque el reto es mayor, puedes jugar con las luces ambientales como faroles, reflectores de los autos, luces de los aparadores, fogatas y con ellos obtener resultados muy interesantes. Te dejamos algunos tips para mejorar esta experiencia:

  • Utiliza una velocidad de obturación rápida para evitar que los gestos y microgestos del modelo hagan que tu toma se vea rara o incómoda.
  • Recurre a una apertura amplia.
  • Siempre usa tripié.
  • Los flashes externos pueden ser tus aliados en los retratos nocturnos, ya sea para generar destellos o para pintar con luz, pero si solo cuentas con el flash de tu cámara, evítalo por regla general.
  • Si optas por usar flashes, puedes bajar el ISO, pero si usarás solamente la luz de la luna y fuentes cercanas, lo mejor será que uses ISOS altos. Recuerda que te darán textura granulada.

Tip de  experto: Coloca a tu modelo justo enfrente de una fuente de luz poderosa como un farol para obtener halo.

Fuente de iluminación alternativa en foto nocturna

Foto: Canva

Usa fuentes de iluminación alternativas en tus fotos nocturnas.

 

¿Y la selfie?

Pronto podrás leer un post enterito a cerca de este tema, pero te damos un adelanto.

La selfie suena a un invento reciente que llegó a nuestras vida por medio de las redes sociales. Sin embargo, en la Biblioteca del Congreso en Washington D.C., se encuentra el primer autorretrato que Robert Cornelius, químico y aficionado a la fotografía, se tomó en 1839. Así como tú lo has hecho, Cornelius realizó la foto de su reflejo en un espejo y, para lograrlo, se estima que estuvo sin moverse alrededor de 15 minutos. Ahora las twittstars e instagramers pasan muchas más horas frente al espejo…

Autorretrato de Robert Cornelius

Foto: Biblioteca del Congreso de Washington.

A pesar de esta historia de museo, no podemos negar que la selfie es un fenómeno de nuestro tiempo que inunda las redes sociales. Si eres un purista de la foto seguramente has notado que los lentes de los smartphones crean distorsiones logrando retratos achatados o planos. ¿A poco tu nariz no se ve más ancha de lo normal en las selfies?

Para evitar esta distorsión, ya hay algunos inventos que te harán lucir mejor en tus fotos y olvidarte del oso de usar un selfie stick y cargarlo por toda la ciudad. Checa los lentes de sol WeOn Selfie que tienen un disparador integrado; también existen en el mercado selfie drones para que puedas hacer poses más variadas y la distancia evite las deformaciones que normalmente hace el lente.

Tip de experto: Logra una mejor selfie colocando la cámara lo más lejos posible y por encima de tu rostro. Además inclina tu cabeza hacia un lado.

Selfies

Foto: Canva

 

Cuando estés haciendo un retrato, recuerda que tu modelo es una persona con su propia personalidad e historia: los mejores retratos son los que capturan esa esencia.

Esperamos que esta guía te sea de utilidad para mejorar tus retratos. Mientras los perfeccionas, puedes incluir en tus diseños fotografías del archivo de Canva: en él hay más de un millón de fotos para ti. Y cuando ya seas un máster del retrato puedes elegir entre miles de templates de Canva para hacer resaltar tus fotografías con diseños profesionales al alcance de tu mano.

Déjanos un comentario sobre este post y sobre tu experiencia en retratos. Dinos también sobre qué temas te gustaría leer.

La mejor herramienta para crear diseños increíbles