Diferencias entre RGB vs CMYK vs Pantone y cuándo usarlos

pantone cmyk rgb

Si te especializas en marketing, trabajas con diseñadores o simplemente te gustaría entender las diferencias de color para llevar tus creaciones al siguiente nivel, esto es para ti. En Canva hemos creado esta guía básica de los sistemas de color para disipar todas tus dudas sobre el tema.

Catálogo Pantone

Imagen de Markus Spiske en Unsplash.com

Seguramente muchas veces has escuchado tecnicismos o conceptos complejos en cuanto a los diferentes modos de color y requisitos de impresión se refiere y, aunque pareciera que existen demasiados, la verdad es que no necesitamos conocer el tema a profundidad. Lo que necesitamos es entender cómo funcionan y para qué debemos utilizarlos, para que la próxima vez que los necesites, sepas de qué te están hablando.

Lo primero que debemos entender es que hay tres modelos de color: los colores luz, los colores pigmento y las tintas directas. Es decir, tres sistemas de color:

  1. RGB: Red, green y blue (rojo, verde y azul), los colores luz utilizados en monitores, pantallas de televisión, celulares y tabletas.
  2. CMYK: Cyan, Magenta, Yellow y Key (Cian, Magenta, Amarillo y Negro) los colores pigmento utilizados en material impreso, específicamente sobre papel.
  3. PANTONE, que son las tintas directas, se pueden adecuar con RGB y CMYK, y son colores precisos consistentes utilizados sobre todo para diseño corporativo.
Diferencias entre CMYK, RGB y Pantone

Imagen vía canva.com/es_mx

Como puedes ver, no existe un estándar global en cuanto a colores se refiere, así que todo depende de los sistemas utilizados para los medios adecuados. Las diferencias son bastantes y aunque casi no lo notamos, son de suma importancia a la hora de trabajar para poder obtener un trabajo de calidad. Ahora, explicamos cada uno a detalle.

RGB - Ideal para tus redes sociales

Modelo RGB

RGB, un acrónimo de los colores que utiliza: rojo, verde y azul (red-green-blue), son colores que se crean mezclando cantidades variables de luz en una pantalla y se consideran colores aditivos; a medida que se necesitan, se iluminan a diferentes intensidades para crear color. Esto quiere decir que entre más luz, más brillante serán.

Los monitores, pantallas LCD, tabletas, celulares y otros medios digitales muestran todos los colores en este modelo de color, y cualquier color que se vea en una pantalla se compone de porcentajes variables de cada uno. Por ejemplo, si los tres colores están iluminados, obtienes el color blanco, mientras que si ninguno está iluminado, obtienes el negro. Cuando los tres colores se combinan entre sí, producen amarillo, cian y magenta.

Color RGB

Imagen vía canva.com/es_mx

Sin embargo, es posible que se puedan ver diferente en una pantalla u otra dependiendo de la calibración del dispositivo donde lo estemos observando, incluso el ángulo de visión puede hacer la diferencia.

Para evitar esto, existen los valores de cada color: los códigos Hex, conformados por seis dígitos, o por un par de caracteres en el código Hex, que representa la intensidad de rojo, verde y azul en el color, respectivamente. Los tres colores primarios están elaborados con una mezcla, la mayor intensidad del color deseado con la menor intensidad de los otros dos: #FF0000 (rojo), #00FF00 (verde) y #0000FF (azul).

El color RGB no es el mismo que el de impresión

Imagen vía canva.com/es_mx

Asimismo, este sistema de color no es adecuado para la impresión porque los colores son más brillantes, la impresora trabaja con el método sustractivo y nuestros colores luz son aditivos. Por lo tanto, cualquier impresión que hagamos en RGB será automáticamente convertida a CMYK por nuestra impresora y los colores se verán más opacos.

Algunos colores RGB no se pueden traducir a CMYK, y su conversión puede causar un cambio de color significativo si se imprime. Siempre es mejor tener dos tipos de archivos, uno configurado como RGB para visualizar en pantalla y otro configurado como CMYK.

RGB es ideal para tus imágenes de redes sociales

Imagen vía canva.com/es_mx

Este modelo de color es ideal para tus redes sociales o tu página web, ya que es muy fácil crear combinaciones de colores así como realizar ediciones de imágenes de manera rápida y eficiente ya que los archivos pesan muy poco, esto es para que los soporte la red y las páginas se puedan cargar más rápido. Como ves, puedes aprovechar la propiedad de la luz al máximo y sacarle partido a tu imaginación.

CMYK - Perfecto para banners o carteles publicitarios

Modelo CMYK

CMYK es un acrónimo de las siglas en inglés de los colores que utiliza: C para Cyan, M para Magenta, Y para Amarillo y K para Negro (por lo cual no es necesario mezclar ningún color para obtener el negro). Así, toda la gama de colores se da por la mezcla de los otros tres y, cuando estos se combinan entre sí, producen el color rojo, verde y azul.

Debido a que son cuatro colores los que utiliza, también se conoce como "cuatricromía", "impresión a cuatro tintas", o simplemente "impresión a todo color". Se consideran colores sustractivos y son utilizados para la salida de impresión. Probablemente ya estés un poco familiarizado con ellos, pues son los colores de las tintas que tienes en los cartuchos de tu impresora. En el sistema offset o impresión digital se aplican al papel a través de un proceso de cuatro colores que se superponen y se combinan para crear una imagen a todo color.

Color CMYK

Imagen vía canva.com/es_mx

La ausencia de color produce blanco, mientras que cuando los cuatro colores se utilizan uno encima del otro al 100%, producen un negro verdoso. Sin embargo, el negro regular se produce cuando se aplica K al 100%. Las imágenes que se van a imprimir se dividen en puntos diminutos que se superponen y se combinan asignándoles diferentes niveles de saturación para crear una imagen a todo color. Las imágenes fotográficas, carteles, banners, flyers y todo material publicitario se imprimen típicamente en CMYK.

Usa CMYK para tus materiales impresos

Imagen vía canva.com/es_mx

Como podemos ver, utilizar este modelo de color es muy fácil ya que las combinaciones de colores son mucho más amplias que con el modelo RGB. Solo recuerda que al ver los valores CMYK en un monitor se convierten automáticamente en RGB, por lo que la impresión final podrá variar; siempre es bueno hacer pruebas de color de todos los archivos.

Cartel impreso diseñado en CMYK

Imagen via canva.com/es_mx

Este modelo de color es perfecto para imprimir tu publicidad, y todo lo que tú quieras para poder visualizarlo a todo color. Se puede utilizar con dos sistemas de impresión diferentes:

  1. Impresión digital: este sistema utiliza tóner o inyección de tinta, el que tenemos en nuestras casas. Se recomienda para un tiraje pequeño (de una hasta 100 piezas) y pueden ser carteles, flyers, folletos, fotografías, tarjetas de presentación, etc.
  2. Offset: este sistema utiliza la cuatricromía, cada color se aplica de uno en uno en 4 placas distintas que al mezclarse dan como resultado el color deseado. Se recomienda para un tiraje elevado (más de 100 piezas) y puedes imprimir carteles, flyers, folletos, revistas, periódicos, tarjetas de presentación, etc.

Si los colores de tu diseño se configuran en CMYK, se imprimirán con mayor precisión en cualquier impresora. La mayoría de los colores CMYK pueden convertirse a RGB con bastante precisión, así que siempre será mejor trabajar en CMYK.

Pantone - Recomendado para logotipos

Sistema de color Pantone

Imagen vía Pantone.com

El sistema de color PANTONE se refiere a un color o tinta que se ha mezclado y calibrado, son tintas directas y básicamente se trata de imprimir con colores precisos utilizando una selección de color basada en muestras impresas del sistema PMS -Pantone Matching System- por sus siglas en inglés: Sistema de igualado Pantone, y tintas mezcladas individualmente para cada color directo.

Esto no es tan complicado como parece, es un proceso similar a seleccionar muestras de pintura: simplemente se selecciona un color de nuestro catálogo PANTONE, los cuales se crean a partir de 15 pigmentos base incluyendo negro y blanco. Se han definido más de 1,100 colores para poder ser utilizados en logotipos o diseño corporativo.

Color Pantone

Imagen vía canva.com/es_mx

Cada color PANTONE tiene su número único, con el objetivo de obtener el mismo tono de color en cualquier parte y en cualquier momento, y se puede distribuir un color para que otras personas lo utilicen y así garantizar que tenga el mismo aspecto. Por eso son altamente recomendados para artículos impresos y se usan cuando la precisión del color es obligatoria, como en el diseño corporativo.

Usa Pantone para tu diseño corporativo

Imagen vía canva.com/es_mx

Las tintas directas no pueden tener una vista previa precisa en monitores, porque aunque pueden hacer la conversión tanto a CMYK como a RGB a un valor muy significativo, es imposible conseguir el mismo tono por la adición de color. Es decir, ningún color en pantalla se asemeja al color que tenemos en nuestro catálogo. A su vez, si hacemos la conversión, será imposible regresar y obtener el mismo código de color.

En cuanto a la impresión, se utiliza el sistema de impresión offset, la diferencia es que en esta ocasión utilizará tintas directas. Cada color se aplica en las placas necesarias, una por cada color, para que al plasmarse sobre el papel den como resultado el color deseado. Se recomienda para tarjetas de presentación, hojas membretadas, materiales con pocas tintas, serigrafía o tintas especiales como las fluorescentes o metálicas. Por tanto, la impresión de tintas directas es más precisa y consistente que CMYK.

Pantone es la opción de color más precisa

Imagen vía canva.com/es_mx

El principal beneficio de utilizar PANTONE en un logotipo, o diseño empresarial, es la consistencia del color porque siempre será el mismo independientemente de dónde se utilice o en dónde se imprima. Si se necesita su conversión a RGB o CMYK, no habrá ningún problema, ya que las mezclas serán lo suficientemente cercanas como para notarlo.

Ahora ya lo sabes, para evitar diferencias en los colores es necesario que siempre consideres lo siguiente:

  • ¿En qué modelo de color vas a diseñar tu pieza? Esto dependerá del trabajo que necesites y para qué la quieras, pero es importante considerarlo antes de empezar a diseñar.
  • Asegúrate de conocer el porcentaje de color de tus colores más importantes. Si conoces los códigos en cualquier modelo de color, ya sea RGB, CMYK o PANTONE, nunca tendrás problema a la hora de recrearlos o hacer las conversiones.

¿Ya seleccionaste tu método de impresión favorito? ¿Necesitas ayuda para hacer la conversión a otro modo de color? Déjanos un comentario, ¡nosotros te ayudamos!