Qué hacer cuando te roban una foto

Qué hacer cuando te roban una foto

Cuando haces una gran foto, lo primero que quieres hacer es compartirla en tu blog o en tus redes sociales. La verán tus amigos y conocidos, pero también estará expuesta a un público amplio que puede hacer mal uso de ella. Compartir y darte a conocer como fotógrafo es muy importante, pero también lo es saber qué hacer en caso de abuso.

Hay un gran porcentaje de fotos robadas en la red. El robo no intencional puede darse por falta de información o de respeto.

 

Fotos y derechos

Desde el momento en que tomas una foto, ya es tuya. Con ello adquieres una serie de derechos.

Los derechos de una obra son de dos tipos:

  • Derechos morales: son de carácter personal y tienen que ver con el momento en que el autor decide divulgar su obra; la protegen también de sufrir alteraciones
  • Derecho patrimonial: la facultad que otorga la ley al autor para comercializar su obra, así como permitir o prohibir que terceros la exploten.
Derechos morales y patrimoniales sobre tus fotos

Foto: Felipe P. Lima Rizo vía Unsplash

En México, la ley dicta que una obra registrada pertenece a su autor hasta 100 años después de su muerte. Suena entre trágico y poético pero es importante saberlo porque tu trabajo como creador es tu patrimonio. Pasado un siglo, es un enriquecimiento cultural que las obras sean de uso popular.

Puede pasar que encuentres tu foto en Facebook, Instagram o en el blog de alguien más haciéndola pasar por suya. Esto puede escalar si se trata de la red social de una agencia de noticias o, peor aún, de una marca comercial, en cuyo caso ya existe intención de lucro. En ese caso ya podríamos hablar no solo de mal uso de la imagen sino de robo.

Recuerda que tú eres el único que puede decidir sobre el uso de tus propias fotos. Si un buen día descubres a un desconocido usando alguna o varias de tus fotos, hay varias acciones que puedes tomar.

Conoce las leyes para proteger tu propiedad intelectual

Para proteger tu propiedad intelectual debes conocer las leyes. Si quieres saber más, consulta la Ley Federal del Derecho de Autor.

 

Solución amigable

Si descubres que tu foto está siendo usada sin tu consentimiento y sin fines de lucro:

  1. Lo primero que debes hacer es tomar una foto de pantalla de la publicación desautorizada.
  2. Después debes tener muy claro lo que quieres pedirle al infractor: ¿que te den el crédito correspondiente y que agreguen el link de dónde proviene? ¿O quizá prefieres que la dejen de usar?
  3. Una vez que tomaste esa decisión, haz el primer acercamiento con el infractor de manera pacífica y a través del diálogo. En este primer contacto te recomendamos que añadas el link donde está tu foto original y las fotos de pantalla de tu foto mal usada. Tus redes sociales pueden ser muy útiles para hacer una denuncia clara, inmediata y sin tener que invertir en trámites ni abogados.
  4. De acuerdo con nuestra experiencia, la mayoría de las veces se llega a un buen acuerdo con el infractor. Pero si te ignora, debes reportarlo según sea el caso.

 

Lo encontrarás

Si tu foto está publicada en las redes sociales o en el blog de un tercero, es sencillo contactar al responsable.

Pero si está en un sitio web sin fines de lucro donde no vienen datos de contacto, lo que puedes hacer es:

  1. Entrar a Who Is.
  2. Copiar el dominio donde se hace uso de tu foto.
  3. Who Is te da información completa sobre el registro del sitio web: el nombre del dueño, su dirección, su mail y hasta su teléfono para que lo localices. No hay manera de esconderse.
Localiza al infractor

Tienes muchas opciones para localizar y contactar al infractor desde tu casa. Foto: Canva

 

Las redes no te dejan solo

En las redes sociales puedes denunciar directamente el mal uso de las fotos.

Facebook te ofrece la posibilidad de levantar sencillamente un Reporte de incumplimiento o vulneración de tus derechos para reportar el mal uso de una foto en términos de derechos de autor.

Si tu foto está en el perfil de un tercero:

  1. Haz clic sobre la foto en conflicto.
  2. En “Opciones” selecciona “Denunciar”.
  3. Abajo de las opciones aparece un texto que dice: “Creo que se trata de un mal uso de mi propiedad intelectual”.
  4. Si seleccionas esta segunda opción, te pregunta: “¿Qué quieres hacer al respecto?”. Te ofrece enviarle un mensaje al usuario o reportar directamente a Facebook esta vulneración de derechos.
  5. De nuevo te recomendamos ir por la vía del diálogo.
  6. Si eliges la segunda opción, la foto será eliminada.

Twitter también ofrece un formulario para reportar “Reportar violaciones a los derechos de autor”.

También en Instagram puedes levantar un reporte de violación de derechos de autor.

Instancias de protección de derechos de autor en redes sociales

Las redes sociales tienen instancias de protección: ¡úsalas!

 

Fotos protegidas

Seguramente quieres seguir mostrando al mundo tus fotos y no tenerlas guardadas por miedo al mal uso, así que otra vía es ser precavido y tomar medidas antes de cualquier incidente. Nuestras recomendaciones de expertos son:

  • Protege tus fotos gratuitamente usando las licencias de Creative Commons. Aunque la foto es tuya desde el momento en que la haces, estas licencias sirven en caso de polémica y para que las personas que encuentren tu foto sepan que está resguardada y que te deben de dar el crédito correspondiente y no usarla con fines de lucro.
  • Agrega una marca de agua a tus fotos. Si bien las fotos se pueden editar y se les puede recortar la marca de agua, más vale tenerlas “firmadas” para que no quepa duda de que no quieres que las use nadie distinto de ti.
  • Cuando las publiques, agrega una leyenda que prohiba usar tus fotos sin tu consentimiento. Por supuesto que esta medida apela a la buena fe de las personas, pero tal vez disuadas a más de uno de darle un mal uso a tus creaciones.
Tus fotos son tu patrimonio. Protégelas

Piensa en tus fotos como parte de tu patrimonio y protégelas como tal.

 

Consecuencias para los malos

Si te preguntas cuáles serían las consecuencias de robar fotos en beneficio de tu blog, son las siguientes:

  • Google te penaliza desapareciendo el blog.
  • Si la web ya tiene muchos seguidores, el PageRank –la algoritmo con que Google mide la importancia de una web– se vendrá abajo.
  • Prohibición de usar Google AdSense, con lo que se desvanecen las posibilidades de hacer dinero a través de la página web.
  • Si no se elimina la foto robada o se llega a un acuerdo con el dueño de la imagen se podría establecer un juicio, lo que siempre implica mucha inversión de tiempo y de dinero.

 

Para evitar problemas:

Es mejor evitar problemas y estar del lado seguro. Juntos construimos la red, así que es recomendable difundir buenas prácticas:

  • Siempre pide permiso para usar las fotos que subas a tu blog o web.
  • Siempre dale crédito al autor de la foto y pon el link de origen.
  • Usa fotos gratuitas de agencias, como por ejemplo, como Canva.
Usa fotos gratuitas de agencias o bancos de imágenes

En agencias especializadas como Canva puedes encontrar fotos gratuitas o a precios muy accesibles. Foto: Canva.

 

Grandes focos rojos

Si ves tu foto publicada en el sitio web de alguna marca, en un anuncio, en una etiqueta o cualquier tipo de mercancía comercializable, es mejor que busques un abogado especialista en derechos de autor para que él mismo haga el acercamiento con los infractores.

Para este tipo de casos, lo mejor es que busques todo lo que te puede respaldar:

  • La memory card con la foto original
  • Fotos similares tomadas en ese mismo momento
  • El blog o página donde la publicaste originalmente
  • Lo más importante: busca ayuda profesional, pues en estos casos debes exigir una compensación económica.

En palabras del abogado Eduardo Miranda, especialista en derechos de autor, los casos con más probabilidades de ganar son:

  1. Las fotos registradas en Indautor, que es el Instituto Nacional de Derechos de Autor, pues así no queda duda de quién es el propietario y, por lo tanto, a quién corresponden los derechos de lucro
  2. Cuando existen suficientes pruebas del plagio por personas ajenas a esos derechos.

Hay muchos medios e instancias que puedes seguir para defenderte. Apóyate en la denuncia a través de las redes sociales y en otros colegas para defender tus derechos.

Lo peor es cuando un tercero lucra con fotos tuyas

El peor de los casos es que un tercero esté lucrando con fotos tuyas, usándola en mercancía o en publicidad. Foto: Shutter.

 

Las fotos más privadas

Este post está dedicado a los fotógrafos, pero no queremos dejar de lado un caso delicado: la posibilidad de que las fotos que te hayan robado sean fotos íntimas y que se publiquen sin tu consentimiento. Como modelo (profesional o en tu vida personal) también tienes derechos.

Te sugerimos que la principal vía sea la del diálogo y la de pedir pacíficamente que bajen las fotos en donde apareces. Pero si no recibes una respuesta favorables, hay organismos que actualmente se dedican a defender estas causas, como Cyber Civil Rights Initiative. Ellos han denominado esta practica “pornografía no consensuada”. En su sitio web tienen mucha información útil para orientarte al respecto.

También checa Without My Consent, quienes ayudan a víctimas de acoso sexual a través de las redes sociales y, sobre todo, a víctimas de “pornografía no consensuada”, pues las estadísticas apuntan a que las exparejas tienden a publicar fotos privadas después de una mala ruptura. En su sitio web podrás leer casos de otras víctimas y ver cómo se defendieron.

Aunque llevamos muchos años usando internet y redes sociales, aún hay muchas prácticas incorrectas. Afortunadamente ya están siendo reguladas. Es importante que conozcas tus derechos y las vías de reclamo.

 

La mejor herramienta para crear diseños increíbles