Qué son los mapas mentales: 20 ejemplos y cómo hacerlos

Mapas mentales

Ya seas estudiante, de cualquier grado académico, o un profesionista, una persona con hobbies y curiosidades por explorar o proyectos por realizar, o bien, deseas aprender sobre una forma visual y atractiva de ordenar contenidos, los mapas mentales son una excelente herramienta. Los mapas mentales nos ayudan a organizar y estructurar nuestros pensamientos, ideas, conocimientos y actividades en general.

Su asombrosa flexibilidad y adaptabilidad a cualquier ámbito y edad, la han convertido en una de las estrategias de aprendizaje más utilizadas en distintos campos que trascienden al educativo. De las grandes ventajas que tienen los mapas mentales es que pueden ser elaborados por una persona, o en equipo: todo es posible.

¿Quieres aprender a desarrollar tu creatividad, a dar rienda suelta a tus ideas, a tener una estrategia de estudio que puede ayudarte a ahorrar un poco de tiempo en intentar memorizar información? Esta guía es la ideal para ti, aquí te enseñaremos las bondades de los mapas mentales y cómo elaborarlos.

¿Qué son los mapas mentales?

Los mapas mentales son representaciones gráficas de temas o conceptos que ayudan a las personas a organizar la información en un espacio definido. Ayudan a establecer conexiones entre ideas y tópicos de diversas índoles. Son una herramienta visual concreta que puede contener información sintetizada de manera eficiente.

Algunos usos prácticos de los mapas mentales son:

  • Comprender un tema, concepto, idea
  • Analizar un problema, sus partes y raíces
  • Buscar posibles soluciones a una situación específica
  • Dar jerarquía o conexión a diferentes aspectos para incrementar nuestra comprensión
  • Estructurar un proyecto, dar secuencias o prioridades
  • Estimular el pensamiento creativo
  • Sintetizar información
  • Fomentar la concentración y desarrollar la memoria

Características de los mapas mentales

Los mapas mentales pueden verse de diferentes maneras y no hay una sola forma “perfecta de elaborarlos”; sin embargo, hay algunas orientaciones que los caracterizan:

  1. Cuentan con una idea central o tópico eje del que se desprende toda la información restante; este título se escribe en el centro.
  2. Típicamente se va añadiendo la información siguiendo el sentido de las manecillas del reloj. Se va elaborando de forma radial; esto es, que se construye alrededor del título. Las formas radiales permiten a nuestro cerebro comprender de una manera más natural la información; se vuelve más armonioso, creativo y atractivo para el aprendizaje y la comprensión.
  3. Es ideal escribir palabras clave, frases cortas que sinteticen información.
  4. Pueden establecer una jerarquía en los conceptos o ideas. Lo que se escribe primero es lo anterior o general y se va conectando con ideas secundarias o supeditadas.
  5. Es importante conectar mediante líneas, trazos o formas los conceptos que puedan ser relacionados. Esto ayuda a la comprensión de los temas, a su conexión y creación de nuevos entendimientos.
  6. Los mapas mentales utilizan colores, formas o cualquier efecto que se desee ilustrar (sombreado, decorado, estilizado)  para apoyar la distinción de ideas.
  7. Es ideal que incluyan imágenes que apoyan los conceptos.
  8. Pueden ser realizados “a mano”, o bien, de manera digital; a gran escala o en un tamaño determinado.

¿Cómo hacer un mapa mental?

¡Manos a la obra! Empecemos a construir nuestro mapa mental utilizando las herramientas de diseño que Canva pone a tu disposición.

Paso 1: Selecciona una plantilla y define el tema central

Para comenzar ingresa a tu cuenta de Canva, si no tienes, es momento de crear una. ¡Es completamente gratis! Una vez dentro, lo primero que hay que hacer es seleccionar una de las plantillas prediseñadas para tu mapa mental.

Continúa colocando el título o tema que vas a tratar en el centro de tu plantilla; de esta manera será sencillo a simple vista encontrar el tópico del que se trata. La recomendación es que este texto sea grande o con algún distintivo que lo haga único. También puede ser una imagen.  Si estás realizando, por ejemplo, un mapa mental sobre el capítulo de un libro: el título de tu mapa mental sería el título del capítulo o su temática principal.

Mapa mental paso 1

Paso 2: Añade las palabras clave

Inicia con las ideas que quieres añadir en la parte superior derecha de tu diseño. Te recomendamos sintetizar lo más posible; una o dos palabras que te puedan recordar conceptos o ideas completas. Se pueden ir conectando estas ideas con algunas otras que sean complementarias, que lo soporten o pertenezcan a su categoría.  En este caso, serían los subtítulos o temas generales de los que trata el capítulo de tu libro.

como hacer un mapa mental paso 2

Paso 3: Incluye las ideas complementarias

Una vez que tienes tus categorías principales, puedes añadir todas las ideas que conecten con ellas; pueden ser que le pertenezcan, que lo expliquen, que sean derivadas. En el caso del mapa mental sobre el capítulo de tu libro, serían los datos que llevan los subtítulos o temas generales: es aquí donde puedes explicar.

Paso 4: Crea conexiones entre las ideas

Cuando has terminado (o avanzado lo suficiente) puedes empezar a trazar líneas que conecten los conceptos e ideas a manera de que comprendas las relaciones entre ellos; estas líneas pueden incluso tener textos explicativos que den sentido a las conexiones. Volviendo al ejemplo del mapa mental sobre el capítulo de tu libro, conviene que toda la información que consideras relevante esté incluida de una u otra manera en tu mapa mental; recuerda usar palabras clave o frases cortas.

mapa mental en progreso

Paso 5: Agrega ilustraciones e imágenes

Sabemos el famoso dicho “una imagen vale más que mil palabras”, pues bien, en los mapas mentales esto no es la excepción sino la regla. Mientras más imágenes puedas añadir para darle sentido y claridad a tu mapa, es mejor. Esto te permitirá conectar los dos hemisferios cerebrales para lograr una comprensión y retención mayores del tema o ideas que se están trabajando. No necesitas ser un artista consumado para realizar algunos trazos que transmitan las ideas que necesitas. Puedes aprovechar la enorme colección de imágenes y vectores de Canva o subir las tuyas para ilustrar todas las ideas de forma creativa, original y vistosa.

Estos pasos pueden ser intercambiados entre sí; esto no es una receta exclusiva para realizar un mapa mental que te sea útil; las posibilidades son de acuerdo a tus necesidades y puedes ir adaptando tu propia fórmula para construir tus mapas mentales. La mejor manera de aprender es intentando, creando, perfeccionando la práctica.

Ejemplos de mapas mentales creativos con plantillas

A continuación te presentamos algunos ejemplos de mapas mentales hechos en Canva de  diversas materias y temas para que te des una idea de todos los usos y posibilidades que ofrecen los mapas mentales.

  • Mapas mentales de la comunicación

  • Mapas mentales del sistema nervioso

  • Mapas mentales de valores

  • Mapas mentales de química

  • Mapas mentales de ética

  • Mapas mentales de geografía

  • Mapas mentales de física

  • Mapas mentales de informática

  • Mapas mentales de historia

  • Mapas mentales de la adolescencia

Los mapas mentales: tus grandes aliados

Los mapas mentales son una herramienta con grandes beneficios y aplicaciones. Comienza a elaborar el tuyo y aprovecha las herramientas que Canva te ofrece para lograr resultados sorprendentes.