Cómo recuperar tus fotos de una tarjeta de memoria dañada

Memoria fotográfica

Si algo no quieres leer en tu cámara es la terrorífica leyenda: "Memory Card Error". Si eso te llega a pasar, tranquilo: no necesariamente es el fin del mundo ni de tus fotos. Lee este post para saber qué hacer en caso de que pierdas tus fotos.

Una tarjeta de memoria dañada no es el fin del mundo
Foto de Lisa Fotios vía Pexels.

 

Cada memory card es un mundo

Siempre es bueno que cuentes con varias memorias para almacenar tus fotos, sobre todo si harás un viaje, en los que se hacen más fotos que de costumbre.

Queremos dejarte una lista de algunas de las memorias más comunes para que hagas compras informadas:

1. SD (Secure Digital): son las más comunes y tienen muy alta calidad. Lo que las hace buenas es que son compactas y tienen una gran capacidad de almacenamiento, además de que transmiten y copian datos a buena velocidad. Se pueden utilizar en la mayoría de las cámaras, desde las compactas hasta las profesionales.

Por su capacidad de almacenamiento las puedes encontrar divididas en:

  • SD SC (Standard Capacity): con capacidad hasta de 2GB.
  • SD HC (High Capacity): almacena hasta 32GB
  • SD XC (Extended Capacity): su capacidad de almacenamiento llega hasta los 2 TB.
Tarjeta SD
Foto: © SanDisk

2. CF (Compact Flash): El responsable del diseño de estas tarjetas es también SanDisk. En sus inicios en 1994 tenían una capacidad de almacenamiento de hasta 256GB, así que impresionaron al mercado. Actualmente tienen una capacidad de hasta 2 TB y solamente algunas cámaras de gama alta cuentan con la ranura para leer este tipo de memoria.

Tarjeta CF
Foto: © SanDisk

3. Memory Stick: Sony diseñó este formato. Cuando se lanzaron estas tarjetas al mercado eran muy veloces, pero actualmente han caído en desuso. También lanzó las memorias PRO Duo con mayor capacidad de almacenamiento, pero no resultaron nada impresionante.

Tarjeta Memory Stick
Foto: © Sony

4. XQD: los rumores apuntan a que estas tarjetas serán las sustitutas de las SD en los próximos años, porque ofrecen seguridad, gran capacidad de almacenamiento (hasta 2 TB), alta velocidad de lectura y grabado y, además, su formato es compacto.

Tarjeta XQD
Foto: © Sony

A la hora de elegir una memory card , lo mejor es usar los formatos y marcas más comunes, porque aseguran calidad, son fáciles de encontrar sin la necesidad de ir a una tienda especializada, y hasta las puedes compartir con algún colega en caso indispensable.

Tip de experto: prefiere memorias de 16 GB, porque que su capacidad de almacenamiento es grande –alrededor de 3 mil fotos– y, sobre todo, para que no expongas grandes cantidades de fotos en una memoria de mayor capacidad de almacenamiento.

 

Problemas de memoria

Si has perdido información valiosa en una tarjeta, debes saber que no es imposible recuperar esos datos. Las memory cards funcionan como discos duros, por lo que tienen una tabla de contenidos en la que está descrita la forma en que está distribuida la información en su interior, como un índice.

Así que cuando la formateas, la mayoría de las veces solamente se borra el contenido de la tabla de contenidos pero los archivos permanecen intactos en el interior. En el caso de daños en la memoria, puede ser que exista una inconsistencia entre el índice y la información. Lo importante es conseguir los medios para extraer esa valiosa información.

Recupera tus fotos de tu tarjeta de memoria formateada
Foto: Canva

 

¿Y ahora qué hago?

Una memoria de estas, como cualquier dispositivo digital, puede fallar. También se puede dar el caso en que por alguna razón tú mismo formatees la tarjeta borrando tus fotos sin haberlas respaldado.

No te preocupes, en ambos casos hay mucho por hacer para rescatar tu material y aquí te lo vamos a decir.

En algunos casos, las fotos aún se encuentran en la memoria pero no se puede acceder a ellas. Si tu cámara no puede leer tu tarjeta, lo primero que debes hacer es extraerla. Es importante que no la trates de manipular desde la cámara y por ningún motivo sigas usándola, porque puedes reescribir sobre los datos que quieres recuperar.

Cuando la tengas fuera de la cámara, ponla en un lector externo conectado a tu computadora. En los casos más sencillos esta maniobra es suficiente.

Pero si al usar un lector externo no se arregla todo como por magia, deberás recurrir a algún software de recuperación. Estos programas acceden a la memoria interna de la tarjeta para recuperar los datos almacenados.

Tarjetas de memoria y lectores de tarjetas
Foto: Canva.

Tip de experto: Al usar cualquier programa de recuperación, te recomendamos que sigas usando un lector externo para enlazar tu tarjeta con la computadora. No lo hagas directamente desde la cámara.

 

Elige entre estos 9 programas para el gran rescate de tus fotos

Recupera tus fotos con Wondershare
Imagen vía Wondershare

1. Wondershare Data Recovery: puedes recuperar tus fotos en cualquier formato en el que se encuentren: JPG, RAW, NEF, GIF, PSD o cualquier otro. Es muy buena opción para recuperar archivos borrados por accidente o por alguna falla técnica. Tiene más de cinco millones de buenas reseñas. Está disponible para Mac OS 10.6 a 10.12.

2. Recuva: las reseñas apuntan a que alrededor de un 83% de los usuarios de este software han recuperado la información perdida. Es un programa sencillo de usar y es gratuito, aunque las versiones pagadas siempre funcionan mejor. La desventaja es que este software solo funciona para Windows.

3. Wise Data Recovery: este software gratuito te da una lista de todos los archivos perdidos para que selecciones los que deseas recuperar. Es fácil de instalar y de usar: muestra en verde los archivos recuperables y en rojo los que debes dar por perdidos. Puedes recuperar múltiples archivos al mismo tiempo. Este programa también es para Windows solamente.

4. CD Recovery Toolbox: es muy sencillo de usar y no requiere ningún tipo de mantenimiento. Basta con seleccionar la unidad en la que deseas guardar los datos, seleccionar la carpeta donde quieres guardar los archivos recuperados y elegir los archivos que quieres recuperar. Solo está disponible para Windows.

5. Mini Tool Data Recovery: si necesitas recuperar solamente 1 GB de información, puedes usar la versión gratuita de este programa; pero si necesitas recuperar más información, tendrás que pagar por descargarlo. Su uso es intuitivo por lo que la recuperación de tus archivos no será difícil o tortuosa. Es un software muy veloz. Está disponible para Windows y para Mac OS.

Recupera tus fotos con Mini Tool Data Recovery
Imagen vía Power Data Recovery

6. Zar: es un programa especializado en la recuperación de fotografías. Su uso es un poco complicado y lento, pero por una buena causa: la búsqueda de los datos perdidos es exhaustiva. La versión gratuita está diseñada para buscar fotos. Si necesitas buscar otro tipo de archivo, deberás descargar la versión de paga. Solo está disponible para Windows.

7. Picture Rescue: su precio es de 15 dólares y está especializado en rescatar fotos y videos. Es útil en caso de haber borrado tus fotos por accidente o si se corrompió la memoria. Te permite visualizar tus fotos antes de recuperarlas y viene con una herramienta de seguridad para borrar permanentemente las fotos de tu disco duro en caso de que así lo decidas. Se puede usar en Mac y Windows.

8. Ease US: hay que tener paciencia pues este programa puede tardar hasta 18 horas en hacer un escaneo profundo de tus archivos perdidos. Sin embargo, los resultados que ofrece son bastante buenos. Tiene la versión gratuita para recuperar hasta 2 GB de información; para recuperar archivos más pesados deberás pagar. La ventaja es que es fácil de usar y está disponible para Windows y Mac.

Recupera tus fotos con Ease US
Imagen vía Ease US

9. Image Recall 5: una forma rápida, fácil, efectiva y algo costosa para recuperar tus fotos y archivos perdidos. Su precio es de 25 euros pero es de los mejores softwares disponibles en el mercado: funciona con archivos perdidos por virus en tu computadora y te ofrece asistencia a través de su sitio web si lo requieres. Solo está disponible para Windows.

Recupera tus fotos con softwares de recuperación
Foto de picjumbo.com vía Pexels

 

Cuando ya no hay más que perder

Si ningún software funcionó, hay que tomar medidas extremas y manuales, o lo que es lo mismo, abrir tu tarjeta SD. Algunas veces, los problemas son de hardware y no de software, es decir, que los datos están ahí pero la estructura de tu tarjeta no permite acceder a ellos. Debes estar consiente de que la tarjeta se romperá para siempre, pero vale la pena intentarlo si valoras tu trabajo.

Las tarjetas SD contienen tarjetas micro SD. Si logras extraer la tarjeta micro SD, podrás leerla directamente.

Para abrirla, haz palanca con un destornillador plano y pequeño. Una vez abierta en dos, extrae la micro SD de su interior y consigue un adaptador de micro SD a SD. En muchos casos, este truco manual funciona perfectamente.

Pero si tienes la mala suerte de ser la excepción, usa los software de recuperación que te recomendamos para ejecutarlos en la micro SD. Si esto no funciona, ahora sí se nos terminaron los trucos bajo la manga.

Interior de una tarjeta SD
Foto: © Sony

 

Fotógrafo precavido

Lo mejor siempre será tomar todas las precauciones para no tener que pasar por este tipo de eventualidades. Te recomendamos estas sencillas precauciones:

  • Compra tarjetas de marcas reconocidas que tengan experiencia en el mercado; así aseguras que sean de buena calidad.
  • Mantén cargada siempre la batería de tu cámara y ten una pila de repuesto para sustituirla.
  • Utiliza siempre un lector de tarjetas de memoria: no bajes tus fotos directamente de la cámara.
  • No extraigas la tarjeta de ningún lector mientras esté en funcionamiento.
  • Respalda tus fotos en tu computadora y en un disco duro externo.
  • Una vez que respaldes tus fotos, formatea tu tarjeta para mantenerla siempre en orden y que la información que contenga no se haga vieja.
  • Nunca trabajes directamente sobre las fotos de la tarjeta.
  • Si utilizas tus tarjetas en varios equipos, es recomendable instalar un antivirus en tu computadora al menos dos veces al año.
  • Almacena tus tarjetas en compartimentos especialmente diseñados para este propósito y consérvalas en un lugar sin humedad.
  • Evita exponerlas a temperaturas extremas.
  • Mantén tus tarjetas alejadas de fuentes magnéticas potentes.
  • Trata de no usar tarjetas de gran capacidad de almacenamiento para que no acumules en ellas tanto material: son objetos susceptibles a pérdidas.
  • Si tu cámara cuenta con doble ranura de tarjeta, configúrala para usarla como copia de seguridad, principalmente en sesiones para clientes importantes o en eventos fotográficos significativos.
  • Siempre recuerda que tus fotos son parte de tu patrimonio. ¡Cuídalas y ordénalas como tal!
Cuida tus fotos: son tu patrimonio
Foto by JeShoots vía Pexels

 

Siempre hay recursos

Si estás pensando en comprar una cámara nueva, considera las cámaras con wifi integrado para que transmitas tus fotos a tu computadora mientras estás trabajando.

Como verás, hay muchos recursos para recuperar tus fotos en una situación desafortunada. Por supuesto esperamos que nunca pierdas tus fotos. Pero, si sucede: guarda la calma y sigue nuestras recomendaciones paso a paso y vuélvete a reunir visualmente con tus preciadas fotografías. Recuerda de vez en cuando imprimir tus fotos favoritas para tenerlas también en un soporte análogo como se hacía antes.