La regla de los tercios en fotografía - todo lo que debes saber

Como fotógrafo seguramente tienes un feeling que explotas al máximo al hacer tus composiciones fotográficas. Si ves juntas varias de tus fotos, te sorprenderá que algunas de las mejores siguen la ley de los tercios. Un ojo educado o sensible se apega a ciertas reglas de la composición intuitivamente, pero queremos que las domines conscientemente, así que aquí van.

Aprende todo sobre la regla de los tercios
Foto: Shutter

 

Armonía para los ojos

La composición en la fotografía es uno de los elementos intangibles más importantes, porque de la armonía interna entre los elementos que forman la foto depende su atractivo. Podemos decir que la composición es la disposición de elementos –sujetos y objetos– dentro del cuadro. La manera en que selecciones estos objetos y los dispongas en el encuadre puede marcar la diferencia entre una gran foto y una que pase al olvido. Recuerda que hacer una foto es elegir: lo que entra, lo que queda fuera, lo que está en foco, lo que ocupa el primer y el último plano. No es captar la realidad tal cual es. Es plasmar tu visión de la realidad.

Los elementos que debes tener en mente a la hora de componer son:

  • Seleccionar: qué elementos incluyes y cuáles dejas fuera de tu foto.
  • Disponer: el lugar que ocupa cada elemento dentro de la imagen.
  • Enfatizar: a cuáles de los elementos de la foto les otorgas el protagonismo.

Con base en estos tres pilares construye libremente el mensaje que quieres transmitir en tus fotos.

La composición hace la diferencia entre una gran foto y una olvidable
Foto: G.M.B. Akash.

Las variantes de esta escena son infinitas, G.M.B Akash, fotógrafo de Bangladesh, eligió cada elemento al componer de esta manera y priorizó lo que quería contar. Akash se distingue por darle voz a quienes generalmente son ignorados.

 

Tres tercios de perfección

Ahora que ya hablamos de composición debes saber que el recurso más clásico y efectivo para componer en fotografía es la regla de los tercios.

Para entrar en detalle sobre esta regla, primero hay que hablar sobre la proporción áurea. Lo primero es entender la Sucesión de Fibonacci, que no es más que una serie infinita de números en donde la suma de los números consecutivos da como resultado el siguiente: 0, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55 y así infinitamente. Lo sorprendente no es esa serie sino que al dividir cada número entre su anterior, el resultado se aproxima al número áureo: 1.618033. La magia de este número es que encierra en sí una proporción entre dos segmentos. De tal forma que si divides un rectángulo infinitamente, lo que obtendrás será una espiral, que es conocida como espiral áurea.

Espiral áurea

Así luce la espiral que se forma al dividir un rectángulo al infinito.

Esta espiral está presente en la naturaleza como en las conchas marinas, en los centros de los girasoles, en las formaciones de los huracanes y ¡en la Vía Láctea!

La espiral áurea está presente en la Vía Láctea
Imagen: © NASA JPL

Las proporciones de la naturaleza son áureas. Por eso las fotografías creadas bajo estos parámetros nos resultan atractivas y bellas.

La espiral áurea está presente en la naturaleza
Foto: Canva.

Las formas en la naturaleza no son casualidad: cada pequeño detalle guarda una proporción.

El uso de la espiral áurea hace que una foto sea atractiva
Foto: Shutter.

Algunas fotos tienen estas proporciones y no siempre se hicieron así a propósito pero de igual manera resultan atractivas al ojo. El tema ya es cosa aparte…

Regresando a la regla de los tercios, podemos decir que es una aproximación a la proporción áurea –ese vínculo matemático que proporciona una simetría estética– y que trata de la distribución del espacio y de los objetos dentro de la imagen, generando un punto de interés. Suena complicado pero no lo es, y si la aplicas verás que tus fotos mejoran mucho.

Las fotografías hechas con base en la regla de los tercios son atractivas porque dan una sensación de profundidad, son equilibradas y guían el ojo de quién las mira directamente al centro de interés.

Para aclarar cualquier duda pasemos a la práctica. Toma una foto y divídela en tres tercios horizontales y verticales. De esta manera la imagen queda dividida en 9 partes iguales, lo esencial son los 4 puntos donde convergen estas líneas. Se llaman puntos fuertes, y ahí es donde se centra la atención, es decir, hacia esos puntos va naturalmente la vista al escanear una imagen con la mirada. Aprovecha este conocimiento para colocar en esas intersecciones los objetos que quieras destacar dentro de la imagen.

Lleva el interés de la foto hacia los puntos fuertes
Lleva el interés de las fotos hacia los puntos fuertes
Foto: Shutter

Al mismo tiempo que creas fotos atractivas con la regla de los tercios rompes con encuadres que emplazan todo en el centro.

Si estás haciendo una foto con un solo punto de interés, sitúalo en alguno de estos 4 puntos fuertes, pues lograrás una composición más cautivante al mismo tiempo que equilibrada, y quien mire la foto sabrá exactamente hacia dónde dirigir la mirada.

Usa la composición para dirigir la mirada
Usa la composición para dirigir la mirada en tus fotos
Foto: Shutter

Esta foto además sigue la ley de la mirada, en la que el espacio libre queda hacia dónde el modelo dirige su vista.

Si tienes dos puntos de interés, también puedes situar ambos en los puntos fuertes, prefiriendo que sea en los puntos opuestos en diagonal.

Utiliza la regla de los tercios
Utiliza la regla de los tercios
Foto: Shutter.

Los elementos de atención no compiten en esta toma por los contrastes de color.

 

¿Y todo para qué?

Como habrás notado por tu experiencia, primero como observador de fotos, hay imágenes que resultan muy atractivas a la vista independientemente del tema que traten. Es porque están construidas por patrones de composición que naturalmente resultan bellos, y justo eso es lo que se logra con la regla de los tercios:

  • Una imagen fuerte
  • Que genera interés
  • Crea equilibrio
  • Da la impresión de ser compleja
  • Genera un efecto de profundidad

Tal vez al principio, cuando encuadres te costará un poco de trabajo imaginar estos 4 puntos imaginarios en tu visor, para colocar justo ahí el centro de interés. Pero como todo en el mundo de la foto, con la práctica cada vez te resultará más natural. Un ejercicio muy útil es ver y ver muchas fotos para que aprendas a detectar las que están hechas con base en la regla de los tercios.

Coloca los focos de atención en los puntos fuertes
Lleva la atención hacia los puntos fuertes
Foto: Shutter.

En esta foto hay dos elementos situados en los puntos fuertes pero no compiten por el claroscuro y por la distancia en la que están uno del otro.

Combina espacia negativo y regla de los tercios
Combina espacia negativo y regla de los tercios
Foto: Canva.

El espacio negativo en la foto le da fuerza. No tengas miedo de los espacios vacíos dentro de tu encuadre.

 

Hasta el infinito

Si te enfrentas a fotografiar un paisaje muy amplio con un camino, una vía del tren o un pasillo, quizá te cueste más encontrar los puntos fuertes de la regla de los tercios. La explicación es que, en este caso, la ley que domina es el punto de fuga. Es decir, el punto en el que parecen converger las líneas paralelas de la imagen. Por convención, si vemos objetos más grandes, los codificamos como cercanos y los pequeños como lejanos. Por eso, cuando vemos unas líneas paralelas converger y hacerse cada vez más pequeñas, inmediatamente lo entendemos como puntos en el infinito, que forman el punto de fuga.

Esta otra regla de composición también genera profundidad y también dirige la mirada hacia el punto de interés, en este caso el punto de fuga. Utilizando este recurso también harás fotografías atractivas y equilibradas. Con la práctica podrás decidir qué estilo de composición es el que mejor queda en diferentes situaciones.

Punto de fuga en fotografía
Foto: Shutter

Es claro hacia dónde se dirige la mirada en esta foto.

Si quisieras también dominar esta ley, aquí te dejamos algunas recomendaciones:

  • Logra que las líneas converjan hacia un punto central. En este caso estarás haciendo una foto simétrica que resulta muy atractiva.
  • Las líneas también pueden dirigirse hacia un punto fuerte de la regla de los tercios. ¡Será un combo: dos en uno!
  • Aprovecha este recurso para dirigir la mirada de tu espectador: sus ojos irán directo al punto de fuga.
  • Dejar fuera del encuadre el punto final donde convergen las líneas, es como dejar el final abierto de una película. El suspenso también es atractivo.
  • El punto de fuga no tiene que ser necesariamente recto, juega con todas las líneas que encuentres a tu alrededor.
Punto de fuga que sigue una línea curva
Foto: Canva

Aquí el punto de fuga sigue una línea curva.

Punto de fuga y proporción áurea
Foto: Shutter.

En esta foto aplicaron el punto de fuga y proporción áurea al mismo tiempo.

 

Atractivo central

La simetría no es enemiga de la foto. Hay algunas composiciones en las que colocar un elemento central resulta muy atractivo a la vista. Elementos como reflejos, líneas paralelas o escenas simétricas con un pequeño elemento que rompe la simetría es como un regalito visual. Algunas veces en la escena a fotografiar el elemento se encuentra en el centro, y esto no es algo malo.

La simetría no es enemiga de la foto
Foto: Shutter.

Las decisiones de composición dependen en gran parte del entorno en el que tomarás la foto, pero el último clic es tuyo.

Simetría en una escena natural
Foto: Shutter.

La simetría en la naturaleza resulta particularmente atractiva al ojo.

Simetría en una escena natural
Foto: Canva.

Las escenas simétricas naturales se sienten como hallazgos.

Alguien que domina el tema de la simetría como nadie es el cineasta Wes Anderson, al grado que la ha convertido en su firma.

Darjeeling Limited, Wes Anderson.
Still de “Darjeeling Limited”, de Wes Anderson
Moonrise Kingdom, Wes Anderson.
Still de “Moonrise Kingdom”, de Wes Anderson
The Royal Tenenbaums, Wes Anderson.
Still de “The Royal Tenenbaums”, de Wes Anderson

 

Olvida todo lo que leíste

Suena trillado decirlo, pero las reglas (una vez que las conoces) están para romperse y ser creativo a partir de ellas. El mayor potencial de lo aprendido se saca cuando primero lo aplicas al pie de la letra y poco a poco haces pruebas para desafiar los conocimientos y lograr diferentes resultados, cada vez más ambiciosos. ¡Confía en tu visión creativa!

Ahora que ya eres experto en el tema de la regla de los tercios, experimenta añadiendo filtros y efectos con nuestro editor de fotos.

Fernanda Carrasco es productora y editora de foto que pasa su tiempo libre viendo más y más fotos. Cuando no está escribiendo y editando para varias revistas mexicanas, pasea por el mundo en busca de curiosidades y antigüedades.

El editor responsable de este blog de fotografía es Enrique G de la G