Tipografías y fuentes no son lo mismo - conoce las diferencias

tipografía vs fuente

Muchos utilizan los términos por igual –y quizá no tiene mucho sentido revertir el tren, pues entre expertos hay opiniones encontradas– pero la realidad es que tipografía y fuente no son lo mismo, y te vas a ver muy profesional si los sabes usar correctamente.

Tipografía y fuente no son lo mismo

Imagen de NordWood Themes en Unsplash

De hecho, ¡haz la prueba! Pregunta a un equipo de profesionistas de marketing y estamos seguros que podrías detectar al diseñador o apasionado del tema si arma polémica o te corrige: “No te confundas: tipografía y fuente no son lo mismo”.

¿Qué es tipografía?

La palabra tipografía proviene del griego “typos”, que significa forma e impresión y “graphia”, que significa escritura.

Se define como el arte y la técnica de organizar tipos para que el lenguaje escrito sea efectivo a la hora de ser impreso. Esta gestión implica seleccionar una fuente, organizar los caracteres y repartir el espacio.

Tipografía es el arte de organizar tipos

Imagen de Marcus dePaula en Unsplash

Llamamos tipografía al proceso de definir características y aspecto de un texto, la forma y el diseño de un producto impreso.

La tarea del tipógrafo es buscar que el texto desplegado cumpla con tres características esenciales:

1) Que el texto sea legible

Suena muy obvio pero esto no siempre está en la cabeza de los diseñadores y marketeros: que se pueda leer. Un buen consejo cuando se trabaja en digital es imprimir tu pieza antes de lanzarla, incluso cuando la versión final vaya solamente para web o móvil.

El texto debe ser legible

Imagen de Pixel Surplus y Font Forestry en Behance

2) Que el texto sea estético

No hay fuente correcta o incorrecta. En algunas culturas, situaciones o lugares puede funcionar algo que en otras ocasiones no. La realidad es que ciertas formas o diseños de letra impresos nos recuerdan algo más, nos comunican algo mas. Por ejemplo, fuentes gruesas comunican solidez; fuentes delgadas, ligereza.

El texto debe ser estético

Imagen de Hola Bosque en Behance

3) Que el texto sea comprensible

Tiene que ver con el mensaje que comunica. ¿Cómo te apoyas en tus decisiones de fuente para que tu pieza final cuente la historia que deseas?

El texto debe ser comprensible

Imagen de Ji Lee en Please Enjoy

¿Qué es fuente?

Originalmente, una fuente era una figura con un tamaño, peso y estilo o tipo de letra. En el uso moderno, fuente, del inglés “font”, es el conjunto de modelos (letras, signos y otras marcas) que representan a cada uno de los caracteres de una letra, con base en un diseño particular.

Fuente

Imagen de Alexander Andrews en Unsplash

En la actualidad, las fuentes son archivos con información vectorizada que contienen tamaño, forma, interletraje y otros aspectos de cada tipo de letra. Los más populares son: TrueType (.ttf) y OpenType (.otf). Cada vez es más fácil instalar una fuente nueva y apreciarla en la pantalla de nuestra computadora.

Fuentes TrueType y Bitmap

Imagen de People Behind Informatics

Cada fuente tiene una personalidad: seria o divertida, rígida o versátil, delgada o gruesa. Esta forma de ser de las fuentes también comunica.

Las fuentes tienen personalidad

Imagen vía creativosonline.org

Cada archivo de fuente tiene algunas variables. Las tres más comunes son:

  1. Normal o regular, es decir, que no tiene alteración
  2. Itálica o cursiva, es decir, con una ligera inclinación hacia el lado derecho
  3. Negrita o bold, es decir, con el trazo más grueso
Las fuentes vienen en normal, itálica y negrita

Imagen de Tang Yau Hoong en Flickr

¿De dónde viene la confusión entre tipografía y fuente?

Nosotros le atribuimos la confusión a la digitalización y democratización de las fuentes. Gracias Apple y gracias Google. Te explicamos por qué.

En el pasado, la tipografía era una especialidad y una profesión reservada solo para algunos. Los primeros tipógrafos hacían sellos y monedas utilizando troqueles. Hasta entonces, estaba muy claro quién era un tipógrafo y de qué trataba la profesión.

Tipógrafos trabajando con troqueles

Imagen de Shutterstock

Los tipos movibles y la invención de la imprenta le sumaron un grado de complejidad a la profesión pero en realidad seguía contenida y diferenciada.

Ahora, la tecnología y las computadoras personales han generado una democratización de la tipografía, poniendo la técnica al alcance de muchos diseñadores y no diseñadores. Hay dos momentos clave en esta nueva revolución.

El lanzamiento de la Macintosh

Decimos que esta democratización se debe, en parte, a la computadora personal y a Apple porque cuando se lanza por primera vez la Macintosh en 1984, una de las muchas maneras en que fue revolucionaria fue al permitir que los usuarios eligieran entre algunas pocas fuentes.

Fuentes incluidas en la primera Macintosh

Imagen de Wikimedia

Apple crea TrueType en 1991 e incluso lo licenció a Microsoft, que introdujo las fuentes TrueType con Windows 3.1. De pronto, millones de usuarios utilizaban tipos de letra únicos, sofisticados y escalables creados por los mejores diseñadores de fuentes del mundo.

El lanzamiento de Google Fonts

Hasta antes de 2010, hacer un sitio web con fuentes propias era un dolor de espalda. Los programadores tenían que subir un archivo con la familia tipográfica y muchas veces esto significaba tiempos extras de precarga y errores en el resultado final.

Fue hasta 2010 que Google decide lanzar el proyecto Google Fonts, una biblioteca interactiva con más de 800 fuentes con licencia libre para su uso en web, aplicaciones móviles e impresos.

Google Fonts

Imagen de Wikipedia

El directorio de Google Fonts busca la exploración y el descubrimiento de fuentes y, en la actualidad, cuenta con más de 17 billones de fuentes. Las más populares son: Open Sans, Roboto, Lato, Slabo 27px, Oswald y Lobster.

¿Qué más deberías saber sobre tipografía?

Clasificación tipográfica

La forma más común para diferenciar las fuentes es la siguiente: “sans serif”, en español generalmente traducido como palo seco o sin remates y “serif”, que tiene remate o serifa.

Fuentes serif y sans serif

Imagen de Easil

Las fuentes más comunes sans serif son Arial, Tahoma, Century Gothic y Helvetica. Mientras que las serif más usadas son Georgia, Courier y Times New Roman que, por mucho tiempo, fue predeterminada en Microsoft Word.

Anatomía de la letra

Anatomía de las letras

Imagen de Instituto Patagónico

Algunos de los conceptos relacionados con la letra que vale la pena entender, de izquierda a derecha:

  • Altura de x: se refiere a cuánto miden las letras minúsculas, excluyendo las ascendentes como la ‘f’ y descendentes como la ‘g’.
  • Altura de las mayúsculas: se refiere a cuánto miden las letras de caja alta.
  • Asta: rasgo principal de la letra que la define como su forma o parte más esencial.
  • Asta montante: son las astas principales de una letra, como la ‘A’.
  • Ápice: es la unión de dos astas en la parte superior de una letra.
  • Asta transversal: rasgo horizontal de las letras, como en la ‘A’.
  • Cartela: es la parte curveada de una serifa que la conecta al asta.
  • Asta ascendente: asta que contiene la letra de caja baja y que sobresale por encima de la altura x, como en la ‘k’.
  • Brazo: parte terminal que se proyecta horizontalmente o hacia arriba y que no se encuentra incluida dentro de la letra, tal como se ve en la letra ‘k’.
  • Remate: son pequeños adornos ubicados generalmente en los extremos de las líneas de los caracteres.
  • Ligadura: es la unión de dos o más elementos de la letra, como en la ‘g’.
  • Hombro o anillo: es el asta curva cerrada que se forma, por ejemplo, en la ‘g’.
  • Bucle: parte inferior de la 'g' minúscula cuando esta es una forma cerrada.
  • Oreja: es la terminación que se le añade a algunas letras tales como la ‘g’.
  • Asta descendente: asta de la letra minúscula que se encuentra por debajo de la línea de base, como ocurre con la letra ‘p’.
  • Lágrima: final de una letra con serifas que termina en un remate redondeado.
  • Cola: asta oblicua colgante que forman algunas letras, como la ‘j’.
  • Asta ondulada o espina: es el rasgo principal de la letra ‘s’ mayúscula o minúscula.
  • Aguijón: así se designan las partes finales, superior e inferior de las letras como la ‘s’.
  • Ojo: denominación resultante de nombrar la parte central del ojo del carácter en sentido vertical.
  • Cola curva: asta curva que se apoya sobre la línea de base o debajo, como en la ‘Q’.
  • Cuerpo: altura de la letra, correspondiente en imprenta a la pieza metálica en que está montada la letra.
  • Línea base: la línea sobre la que se apoya la altura.

Algunas reglas sencillas para todos

  1. Escoge para tus títulos las fuentes más sencillas, de preferencia sans serif. Las decoraciones y ornamentos no funcionan en los titulares.
  2. Para cuerpos de texto impreso, puedes escoger fuentes con serifa pues, según algunos autores, pueden ayudar a guiar la lectura. En digital esta regla no aplica.
  3. Utiliza hasta dos fuentes por pieza de diseño. Máximo tres. Cuando usas más de tres, puede parecer tuttifruti.
  4. No te cases con una en particular sino que trata de experimentar con fuentes que vayan de acuerdo a tus necesidades de comunicación.
  5. Utiliza las fuentes de Canva como herramienta para contar una historia.
Uso de fuentes en Canva

En Canva te facilitamos el proceso de selección de fuentes. Tenemos combinaciones para muchas situaciones comunes: desde el menú de un restaurante, hasta una tarjeta de felicitación. ¿Cómo usarías las fuentes de Canva para tus diseños?