Todas las instituciones de foto que debes conocer en México

Centro de la Imagen

La fotografía es un componente fundamental de cualquier diseño. Es una de las grandes herramientas de comunicación visual indispensable en prácticamente cualquier cartel, página web, blog o revista. Sin embargo, es un campo tan profundo y apasionante como extenso.

Si a ti te ha picado el “bichito fotográfico”, debes seguir leyendo: Te presentamos un conjunto de instituciones e iniciativas, algunas referencias obligadas y otras gemas ocultas que podrán conducir tu vida fotográfica y expandir tus horizontes para hincarle, gustosamente, el diente a la fotografía.

Expande tus horizontes fotográficos

Foto: Erik Park, en Unplash

1. De todo un poco: Instituciones polimodales

Existen instituciones e iniciativas que son como las navajas suizas de la vida fotográfica en México, que lo mismo son archivos, museos, escuelas o centros culturales. Para muestra, tres botones:

 

En tiempos del presidente Echeverría, el gobierno federal compró el Archivo Casasola. El entonces gobernador del Estado de Hidalgo, Javier Rojo Lugo, donó el exconvento de San Francisco en Pachuca para alojar el acervo. Desde entonces, esta ciudad es la sede del Museo Nacional de la Fotografía y de la Fototeca Nacional, las oficinas centrales y el resguardo físico de más de un millón de piezas que dan cuenta de toda la historia fotográfica mexicana.

Fototeca Nacional

Fotos: cortesía de SINAFO (1, 2 y 4) y © Silvia Hernández (3)

Aunque hay fondos enormes como el de Nacho López, que cuenta con más de 30 mil piezas entre negativos e impresiones, hay auténticas alhajas como la colección fotográfica de Guillermo Kahlo (sí, el padre de Frida) que quizá fue el mejor fotógrafo de arquitectura de México a principios del siglo XX.

Lo fantástico de la Fototeca Nacional es que ese acervo no solamente está disponible en línea para ser explorado a través de su catálogo sino que, además, cualquier persona puede solicitar impresiones y reproducciones de imágenes en el acervo. Los costos son muy accesibles y el servicio es de primera.

Por si lo anterior fuera poco, la Fototeca organiza cada año el Encuentro Nacional de Fototecas donde organiza charlas, exposiciones, conferencias y otorga premios y reconocimientos. Es una fiesta anual que debe estar en la agenda de todo interesado en la fotografía.

 

Fundado en 1994 por Patricia Mendoza, el Centro de la Imagen se ha convertido durante dos décadas en un importante centro para la fotografía artística contemporánea.

En su sede de la Ciudadela, en el centro de la Ciudad de México, se realizan de manera permanente exposiciones fotográficas, se promueven el Seminario de Producción Fotográfica y numerosos cursos y talleres. Su archivo fotográfico incluye más de 13 mil positivos en papel, casi 9 mil diapositivas y cuenta con archivos hemerográfico-documentales, audiovisuales y una biblioteca con casi 5 mil libros y otro tanto de revistas.

Centro de la Imagen

Foto: cortesía del Centro de la Imagen

El Centro de la Imagen realiza el festival Foto México, la Bienal de Fotografía y convoca al Premio Nacional de Ensayo sobre Fotografía. Para quienes desean profundizar en la fotografía, generar un ojo más sofisticado y empaparse de los movimientos más actuales, el Centro de la Imagen permanece como una institución referente.

 

Pedro Meyer

No cabe duda de que Pedro Meyer es una de las figuras más notorias de la fotografía en México. Pero, además de sus múltiples aportes a la comunidad fotográfica nacional desde sus Coloquios de Fotografía Latinoamericana o su liderazgo en el Consejo Mexicano de la Fotografía, Meyer ha impulsado iniciativas de educación, difusión y exploración de la fotografía.

Pedro Meyer

Foto: Óscar Colorado

La Fundación Pedro Meyer impulsa programas educativos pero también charlas, coloquios, encuentros y foros de discusión. La fundación ofrece cursos “desde cero” hasta discusiones del más alto nivel teórico/conceptual de la fotografía contemporánea.

En el Fotomuseo Cuatro Caminos, Meyer abrió en septiembre de 2015 un espacio alternativo de exposición fotográfica que ha sido una gran contribución. Un museo sin acervo (lo cual no ha dejado de ser comentado porque cuestiona eso que parecía esencial de un museo), ofrece también espacios de crítica, educación y análisis.

Foto Museo 4 Caminos

Fotos: Foto Museo 4 Caminos y México es cultura

Desde hace más de dos décadas, Pedro Meyer ha impulsado la plataforma digital ZoneZero, que es un espacio de difusión y reflexión fotográfica en línea. Y es que Pedro Meyer fue uno de los pioneros de la fotografía digital no solo en México sino a nivel mundial, y realizó el primer CD-ROM interactivo y multimedia de fotografía, de modo que su incursión en el mundo cibernético con ZoneZero es un paso natural. Y, por último, el archivo fotográfico de Meyer está disponible en línea y listo para hacer un repaso por más de 400 mil imágenes fotográficas que ha capturado en los últimos cincuenta años. Así es que tienes que echarle el ojo a Meyer.

2. Aprendizaje fotográfico

Hoy todos estamos relacionados con la fotografía: basta con apuntar el celular para levantar una imagen. Sin embargo, no todo el dueño de una cámara es un fotógrafo. Además de las iniciativas anteriores, también hay un buen número de instituciones centradas en la educación fotográfica a tomar en cuenta:

 

Un referente y un clásico. Han formado, exitosamente, generaciones enteras de fotógrafos profesionales. Su carrera en planes cuatrimestrales te ofrece un título con validez oficial de Especialidad en Fotografía y es una buena opción para quien desea una educación formal.

Escuela Activa de Fotografía

Escuela Activa de Fotografía. Foto: © Diario de Morelos

La AAVI es una alternativa fresca, que lo mismo abarca los géneros de moda, producto o editorial que programas, cursos y talleres de arte contemporáneo. Una institución que promueve la fotografía con encuentros y otras actividades que no implican matricularse a un programa específico y que suele invitar a fotógrafos contemporáneos relevantes e interesantes.

Academia de Artes Visuales

Foto: cortesía AAVI.

Aunque Canon es un gigante de la fotografía como marca de equipo, desde hace menos de un año estableció en México un centro educativo que busca promover la cultura fotográfica. Ha sumado a un número interesante de embajadores fotográficos que imparten programas educativos y no es obligatorio ser dueño de una cámara Canon para aprovecharlos. Son especialmente interesantes sus programas sobre impresión digital profesional.

Canon Academy

Foto: cortesía de Canon México

La empresa del sello fotográfico amarillo no se queda atrás y también genera su propio espacio de aprendizaje. Sus cursos incluyen clases básicas, intermedias y master classes. Son especialmente interesantes sus Photowalks, tanto en la Ciudad de México como en diversos lugares de la República Mexicana. Tampoco es necesario ser dueño de una cámara Nikon para aprovechar sus talleres y actividades.

Nikon School

Foto: cortesía de Nikon School México

Una de esas gemas alternativas e independientes que han realizado una labor de incansable difusión fotográfica desde hace diez años. A un tiempo escuela y espacio cultural, le mete mano al arte contemporáneo y a las expresiones más actuales de la fotografía con inteligencia y rigor. Su oferta de programas educativos siempre es muy atractiva y por sus aulas suelen pasar figuras del mundo fotográfico mexicano de primera línea. El Gimnasio de Arte y Cultura es una iniciativa del fotógrafo mexicano José Luis Cuevas (a quien no hay que confundir con el pintor recientemente fallecido) y de Livia Animas.

Gimnasio de Arte y Cultura

Foto: © Gimnasio de Arte y Cultura (1 y 3) y © CDMX Travel (2 y 4)

El maestro Arturo Talavera, desde un diminuto taller en el Antiguo Colegio de las Vizcaínas, ha formado toda una institución. Se trata de su Taller Panóptico. Ahí, Talavera promueve lo mismo el proceso de producción fotográfica de época como Colodión Húmedo o incluso daguerrotipia, pasando por procesos de impresión fina como platinotipias hasta exóticos talleres de cine estenopeico, es decir, cine sin lente. Se trata de una auténtica gema escondida.

Maestro Arturo Talavera

Foto: Óscar Colorado

Un proyecto independiente, impulsado por Ana Casas Broda, Gabriela González Reyes y Gerardo Montiel Klint, este proyecto incluye galería, librería fotográfica y talleres con figuras de la fotografía de primera línea. Como ellos mismos explican: “Hydra es una plataforma para generar proyectos relacionados con el medio de la fotografía, basada en la reflexión, diálogo y colaboración entre personas, asociaciones, instituciones y editoriales.”

Exposición Develar y detonar

Foto: cortesía del Centro de la Imagen, exposición Develar y detonar

En Hydra trabajan de manera particular la creación de fotolibros como una forma de expresión donde el diseño e incluso los materiales como papel, tinta y distintos métodos de impresión forman parte del proceso artístico.

3. Archivos y acervos fotográficos

Si uno se toma la fotografía en serio, tarde o temprano se vuelve necesario hurgar en el pasado. Y México brilla por sus numerosos fondos, archivos e instituciones dedicados a la preservación de la historia a partir de la fotografía. Hay más de 130 fuentes históricas y de archivo con colecciones fotográficas modestas hasta formidables colecciones que sobrepasan el millón de imágenes.

Vale la pena prestar atención a fondos fundamentales como el Archivo General de la Nación, la colección del Centro de la Imagen, colecciones como las de los museos El Estanquillo y de la ya mencionada Fototeca Nacional. Existen fondos privados como los de las fundaciones ICA o Televisa y colecciones de gran valor periodístico como las que alberga la Fundación María y Héctor García.

Archivo General de la Nación, Museo El Estanquillo, Fundación María y Héctor García y Fundación ICA

El Archivo General de la Nación, el Museo El Estanquillo, la Fundación María y Héctor García y la Fundación ICA. Fotos: © Time Out México (1 y 2), Secretaría de Cultura (3) y Datastock (4)

Entre los tesoros menos conocidos pero con un valor incalculable está la Fototeca Nacho López, de la Comisión Nacional de los Pueblos Indígenas (antes Instituto Nacional Indigenista), con fotografías que dan cuenta de los pueblos y diversidad indígena en México realizadas por grandes figuras mexicanas como Lorenzo Armendáriz, Graciela Iturbide, Pablo Ortiz Monasterio o el propio Nacho López, por citar solamente algunos. Lo mejor es que también están disponibles al público y se pueden solicitar copias a precios muy razonables.

Fototeca Nacho López

Foto: © Óscar Colorado

4. No solo de la CDMX vive la fotografía

La centralización ha caracterizado a México desde tiempos precolombinos. Sin embargo, en fotografía existen numerosas entidades e iniciativas de primer nivel en todo el territorio nacional que enriquecen la vida iconográfica mexicana.

 

Don Manuel, figura central de fotografía mexicana, vivió un tiempo en Oaxaca, donde hoy se ubica una institución de primera categoría. Escuela, archivo y museo, es una institución que brilla por su calidad. Es indispensable revisar continuamente su agenda para disfrutar de todas las actividades que propone continuamente. Y la ida a Oaxaca siempre es un pretexto ideal para un mezcalito y un buen mole negro.

Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo

Adriana Chávez Aragón, directora del CFMAB. Foto: © Jalil Olmedo / CFMAB

Así como el Archivo General de la Nación se ubica en la antigua prisión de Lecumberri, el Centro de las Artes en tierras potosinas también está alojado en una antigua cárcel. Es un centro de una gran riqueza donde confluyen música, danza y artes plásticas. Entre sus múltiples actividades, siempre brilla la fotografía con exposiciones, talleres, charlas y encuentros. San Luis Potosí tiene un centro histórico bellísimo, cubierto de cantera rosa, por lo que el viaje fotográfico puede convertirse en una experiencia de 360º.

Centro de las Artes de San Luis Potosí

El Centro de las Artes de San Luis Potosí. Foto: © CENART

Este centro fotográfico tiene un corazón: el maestro Miguel Ángel Camero, quien siempre organiza talleres, cursos y actividades en torno a lo más actual en la imagen. Si en el estado de Tamaulipas existe un amor a la fotografía es en Ciudad Madero, y Concéntrica es un espacio para la experimentación y la exploración creativa de la mano de un experto.

Concéntrica Artes Aplicadas
Miguel Ángel Camero

 

Antonio Leyva realiza una labor de promoción en Tijuana realmente digna de felicitación. Realiza cursos, exposiciones fotográficas, revisiones externas de portafolio, cuenta con un banco de imágenes con más de 1500 fotografías y por sus aulas han impartido talleres figuras como Francisco Mata Rosas, Alejandro Cossío, Dolores Medel, Michael Itkoff o Fernando Gallegos.

Instituto de Fotografía del Noreste

En Torreón, Proyectil hace convocatorias a jóvenes artistas, talleres con diferentes figuras de la fotografía, talleres de retrato e iluminación, encuentros, charlas y más.

Proyectil, Centro de Creación

Espacio de producción formación y experimentación que tiene que ver con la fotografía pero también mucho con el diseño. Este espacio creativo ofrece actividades como exposiciones, charlas, talleres, cursos, exposiciones. Una de esas iniciativas que hay que tener en el radar porque en Morelia hay mucho más que un gran Festival de Cine.

Catako

Como hemos visto, muchas de las iniciativas fuera de la ciudad de México gravitan alrededor de una persona, y en el caso de LaFo, el impulsor es Guillermo Serrano, egresado del seminario de Fotografía Contemporánea del Centro de la Imagen y radicado en Tlaxcala. En LaFo existe un proyecto que incluye galería, preservación de acervo y, desde luego, talleres. También vale la pena seguirle la pista a su blog.

Laboratorio de Arte y Fotografía

5. Instituciones fotográficas en línea

No podemos olvidar los recursos e iniciativas online realizadas desde México.

 

Ellos mismos explican que se trata de “una plataforma virtual, dedicada al análisis, difusión y reflexión del arte fotográfico en Latinoamérica; sus autores, su presencia en el mundo, actualidad, entrevistas a fotógrafos consagrados y emergentes, convocatorias, concursos, reseñas históricas de maestros de la fotografía, portafolios de fotógrafos emergentes, festivales, encuentros teóricos y conferencias.”

 

Juan Antonio Molina un día tuvo un “error de dedo” y creó Página en Blando, una iniciativa polivalente que mezcla lo virtual con lo real. Es uno de los esfuerzos más interesantes de educación asincrónica en línea, un laboratorio virtual, pero también una escuela de fotografía y una galería. Juan Antonio es un conocedor de la fotografía contemporánea que abre panoramas y nos ofrece un vistazo a los nuevos paradigmas.

 

Mal d3 ojo es una plataforma digital dedicada a la difusión de las imágenes. Fue iniciada por los fotógrafos Sonia Madrigal y Tonatiuh Cabello. Ambos son artistas originarios de Ciudad Nezahualcóyotl y egresados de FARO de oriente bajo la tutela de Mark Powell. Su propuesta es original, pues se trata de un espacio de galería digital donde comparten sus trabajos en apartados muy sugerentes como Amuletos, Lectura de Cartas, Predicciones o Chácharas de Autor. Una iniciativa indispensable para los interesados en el diseño y la fotografía. No tiene desperdicio.

A manera de conclusión: Un universo inabarcable

En estos recuentos siempre es imposible incluir a todo el mundo, a costa de generar una lista enciclopédica. Pero, como puedes leer, la fotografía está más viva que nunca por todas las personas e instituciones que la mantienen vigente y vigorosa.

¿Tú que piensas? ¿Conoces alguna institución o iniciativa que no incluimos y que vale la pena tener en cuenta? Comparte tus opiniones y comentarios con nosotros.

Artículos relacionados

Ver todo

Group 3 (3) (1)

Convierte tus ideas en realidad en minutos

Exprésate con el programa de diseño más fácil del mundo.