13 minutosBy Canva Team

Crea mapas conceptuales: cómo hacerlos, plantillas y consejos

Obtén más información sobre el creador de mapas conceptuales gratuito de Canva, profundiza en los distintos tipos de mapas conceptuales y cuándo utilizarlos. Además, inspírate con plantillas personalizables.
Baner mapas conceptuales
Banner de mapas conceptuales

Saltar a:


¿Qué es un mapa conceptual?

¿Has intentado alguna vez desenredar los cables de los audífonos? Los mapas conceptuales son lo mismo, pero con tus ideas, procesos y sistemas. Y créenos, es menos frustrante.

Los mapas conceptuales (también llamados diagramas conceptuales) son potentes herramientas visuales que te permiten tomar ideas complejas o montones de información y organizarlos en un formato fácil de entender. Del mismo modo que colocar los cables enredados sobre la mesa te ayuda a ver dónde están anudadas las cosas, un mapa conceptual expone los conceptos y las ideas (o tu recuerdo de ellos), mostrándote las conexiones, traslapes, relaciones e incluso lagunas que quizá no habías detectado antes.

Ejemplo de un mapa conceptual sobre la definición de un tema

Un ejemplo de cómo elaborar un mapa conceptual sobre la definición de un tema.

Por qué utilizar un mapa conceptual

Tanto si estás ideando un nuevo proyecto, explorando las relaciones entre distintas ideas, estudiando para un examen importante o intentando resolver un problema, los mapas conceptuales pueden facilitar el camino. También pueden ser increíblemente útiles para compartir la comprensión o transmitir información compleja a otros, descomponiendo esa complejidad en un diagrama(se abre en una ventana nueva) simplificado. No son sólo para gestores de proyectos o estudiantes; cualquiera que intente organizar sus ideas o simplificar un procedimiento complejo puede beneficiarse del uso de mapas conceptuales.

Breve historia de los mapas conceptuales

El uso de los mapas conceptuales se remonta a la década de 1970, cuando fueron desarrollados por un teórico de la educación llamado Joseph D. Novak. Basó los mapas conceptuales en la teoría del aprendizaje propuesta por David Ausubel, que destaca la importancia de los conocimientos previos para comprender nuevas ideas.

Desde entonces, los mapas conceptuales se han utilizado en diversos campos, desde la educación a la empresa, para desentrañar ideas y mejorar la comprensión. Han superado la prueba del tiempo y siguen siendo una herramienta influyente en el mundo actual, repleto de información.


Componentes de un mapa conceptual

Los mapas conceptuales suelen visualizar y organizar la información de forma jerárquica, con los conceptos más importantes en la parte superior del diagrama y los subtemas ramificándose gradualmente hacia fuera y por debajo del diagrama. De este modo, los usuarios pueden ver claramente las relaciones, lagunas o conexiones entre distintos conceptos o ideas. Para conseguirlo visualmente, los mapas conceptuales incluyen los siguientes componentes:

recurso
Más sobre el artículo pionero de Joseph Novak
Lee más sobre el artículo de Joseph Novak y AJ Cañas titulado La teoría subyacente a los mapas conceptuales y cómo construirlos y utilizarlos.
Conceptos o  nodos

Conceptos o nodos

Suelen representarse como recuadros, círculos, óvalos u otras formas, y significan ideas, temas o conceptos clave.

Conectores o palabras conectoras

Conectores o palabras de enlace

Mostrados como palabras o frases reales incrustadas dentro de flechas o enlaces, explican la relación o el contexto entre los conceptos enlazados.

Enlaces cruzados

Enlaces cruzados

Visualizados como flechas que conectan diferentes conceptos o nodos, señalan las conexiones entre conceptos.

Problema principal de un mapa conceptual

Problema principal

El problema o idea principal que quieres resolver, simplificar y/o visualizar. Se muestra como concepto en la parte superior del mapa conceptual.

Estacionamiento

Estacionamiento

Una lista de conceptos o ideas relevantes que se van a añadir al mapa conceptual.

Esqueleto de un mapa conceptual

Esqueleto experto del mapa

Un mapa conceptual base de un tema que sirve de guía para construir el mapa conceptual final.


Tipos de mapas conceptuales y cuándo utilizarlos

Se pueden utilizar distintos tipos de mapas conceptuales para distintos casos de uso. Profundicemos en cuatro tipos de mapas conceptuales, cuándo utilizar cada uno y cómo beneficia cada tipo a sus usuarios.

Diferentes tipos de mapas conceptuales con Canva

Crea distintos tipos de mapas conceptuales en varios diseños con las plantillas personalizables de Canva.

Un diagrama de araña, también llamado mapa de araña, es un tipo de mapa conceptual que presenta un concepto central que se ramifica en distintos subconceptos, como una tela de araña. Siguen una estructura circular y son ideales para hacer lluvias de ideas, resumir información y explorar nuevas ideas.

Cuándo utilizarlo:

  1. En educación/aprendizaje: Genial para desglosar una materia o tema cuando se estudia para un examen
  2. En los negocios: Ideal para hacer brainstorming y generar nuevas ideas a partir de un concepto o campaña previamente aprendidos.

Ventajas de los diagramas de araña:

  1. Diseño sencillo y fácil de construir
  2. Fomenta el flujo libre de pensamientos e ideas
  3. Fácil de leer y digerir

Desventajas de los diagramas de araña:

  1. Difícil mostrar conexiones o relaciones entre distintos nodos y conceptos
  2. Puede simplificar en exceso las relaciones complejas entre conceptos

Como subtipo de los mapas conceptuales, los diagramas de flujo(se abre en una ventana nueva) visualizan secuencias o mapean procesos paso a paso. Los diagramas de flujo utilizan formas y símbolos estándar para representar visualmente una serie de pasos, un flujo de acción o un plan de trabajo de forma lineal.

Cuándo utilizarlo:

  1. En educación/aprendizaje: Ideal para la planificación de clases y planes de estudios y la gestión escolar.
  2. En la empresa: Ideal para la incorporación de empleados y la identificación de recorridos de clientes o compradores para campañas de marketing.
  3. En salubridad: Utiliza diagramas de flujo como guías y tutoriales en el entorno clínico para simplificar la información compartida con los pacientes.

Ventajas de los diagramas de flujo:

  1. Fácil de leer.
  2. La información se organiza siguiendo una estructura lineal y lógica.
  3. Ayuda a identificar problemas en un proceso.

Desventajas de los diagramas de flujo:

  1. A menudo, la información y las relaciones sólo fluyen en una dirección.
  2. A menudo reflejan datos mínimos e incompletos y pueden no reflejar con exactitud procesos complejos.
  3. Los cambios en el proceso requerirán la actualización de todo el diagrama de flujo.

Los mapas de sistemas combinan lo que mejor hacen los diagramas de araña y los diagramas de flujo. Es decir, los mapas de sistemas son una representación visual de las ideas y de cómo están interconectadas entre sí. Piensa, teoría y práctica, o un sistema y su entorno, y todas las interacciones que los conectan entre sí.

Cuándo utilizarlo:

  1. En educación: Perfecto para ilustrar materias o temas complejos y mostrar las conexiones de cada subtema o tema. Por ejemplo, puedes utilizar mapas de sistemas para visualizar ecosistemas biológicos o mostrar cómo funciona un sistema informático.
  2. En la empresa: Ideal para proporcionar una visualización completa de cómo funcionan los procesos empresariales específicos de cada departamento o equipo.
  3. En el gobierno: Utiliza mapas de sistemas para mostrar cuestiones socioeconómicas matizadas, como la pobreza y la desigualdad, y cómo interactúan los distintos factores para resolverlas, paliarlas y solucionarlas.

Ventajas de los mapas del sistema:

  1. Utiliza datos completos y muestra todas las relaciones entre los distintos conceptos y subconceptos.
  2. Muestra bien la teoría y la práctica.
  3. Mejora el pensamiento y la planificación estratégicos.

Desventajas de los mapas del sistema:

  1. Su creación puede llevar mucho tiempo.
  2. Puede ser difícil de actualizar o revisar debido a su complejidad.

Como su nombre lo indica, los mapas jerárquicos disponen los conceptos en un orden concreto, normalmente de arriba abajo. Pueden parecerse visualmente a un diagrama de flujo, pero su contenido incluirá relaciones jerárquicas, rango u orden.

Cuándo utilizarlo:

  1. En educación/aprendizaje: Utiliza mapas jerárquicos para ilustrar la ascendencia o la genealogía.
  2. En la empresa: Utilízalo como organigrama de la empresa para mostrar las funciones y niveles de los empleados.

Ventajas de los mapas jerárquicos:

  1. Fácil de leer.
  2. Sigue un patrón definido, los datos/nivel/etapa más importantes están arriba.
  3. Útil para categorizar conceptos.

Desventajas de los mapas jerárquicos:

  1. No muestra conexiones, relaciones o estilos de gestión entre las entradas.
  2. No permite el pensamiento crítico, ya que la información se presenta tal cual.
  3. Uso limitado de la información que sigue una estructura jerárquica.

Diferencias con otras representaciones visualizaciones

Cuando se trata de representar visualmente la información de forma simplificada, a menudo confundimos los mapas conceptuales con otro tipo de gráfica o diagrama. A continuación, explicamos en qué se diferencia o se parece cada tipo de diagrama a un mapa conceptual, y cuál es la mejor forma de utilizar cada uno de ellos.

Mapas conceptuales vs. mapas mentales

Los mapas conceptuales y los mapas mentales(se abre en una ventana nueva) pueden parecer iguales a primera vista. Sin embargo, su diferencia radica en cómo presentan la información.

Los mapas conceptuales destilan el conocimiento o la información existentes desde un enfoque descendente (a menudo de algo complejo a simple) y reflejan las relaciones o conexiones entre subconceptos. Utiliza mapas conceptuales si ya tienes una idea central clara y quieres ampliarla.

Los mapas mentales, al igual que los mapas de araña, suelen tener una estructura más sencilla, con un tema central en el centro que se ramifica en ideas, tareas o conceptos interconectados. Utiliza mapas mentales si quieres una herramienta de brainstorming de flujo libre y quieres capturar cualquier cosa que se le ocurra a tu mente.

Ejemplo de un mapa mental

Ejemplo de mapa mental. A diferencia de un mapa conceptual, el tema principal está en el centro, con sus ideas de apoyo ramificadas.

Mapas conceptuales vs. organigramas

Los organigramas(se abre en una ventana nueva) son un subtipo de mapas conceptuales llamados mapas jerárquicos. Presentan la información de forma jerárquica y muestran conexiones relacionadas con las relaciones, el rango y el orden de los sujetos o miembros.

Mapas conceptuales vs. mapas temáticos

Tanto los mapas conceptuales como los mapas temáticos nos ayudan a gestionar el conocimiento, mientras que los mapas conceptuales se utilizan principalmente para aprender, y los mapas temáticos sirven para organizar y encontrar información.

Un mapa conceptual es como un organizador gráfico(se abre en una ventana nueva) que muestra la conexión entre distintas ideas. Son útiles para hacer lluvias de ideas, aprender nuevos temas y explicar ideas complejas de forma más sencilla y visual.

En cambio, un mapa temático es más como un índice o tabla de contenidos de la información. Se trata de encontrar información de forma rápida y eficaz. Suelen utilizarse en sistemas digitales para organizar y acceder fácilmente al conocimiento.


Cómo hacer un mapa conceptual online

Los mapas conceptuales son como tener tu propio desenmarañador de ideas. Imagina que tomas un hilo enredado y revuelto y lo desenredas poco a poco hasta convertirlo en un hilo libre de nudos. Eso es lo que conseguirás cuando aprendas la forma más eficaz de crear un mapa conceptual.

A continuación se detalla una guía paso a paso sobre la elaboración de mapas conceptuales y cómo convertirla en una experiencia divertida y reveladora para ti, tus alumnos o tus colegas.

Cómo hacer un mapa conceptual

La clave de un mapa conceptual eficaz es tener un enfoque central claro. Elige un tema o problema central en torno al cual gire todo tu mapa conceptual. Empieza con una lluvia de ideas reflexiva e identifica el tema principal o el problema de enfoque. En tu mapa conceptual, el tema principal o problema central se representa visualmente como un recuadro u óvalo en la parte superior de tu diagrama.

Tu problema o tema central puede ser una materia que estés estudiando. Puede ser todo un proceso de trabajo que quieras simplificar para una presentación. O podría ser una teoría de investigación que ha estado flotando en tu mente, en preparación de tu tesis.

recurso
Utiliza una plantilla de lluvia de ideas
Al planificar tu mapa conceptual, utiliza una plantilla de lluvia de ideas en la que puedas enumerar, descartar o exponer tus ideas. Empieza y elige entre miles de diseños para elegir en Canva.

Con tu tema principal o problema de enfoque claramente definido, lo siguiente que tienes que hacer es precisar los conceptos clave relacionados con él. Cada uno de estos conceptos relacionados debe iluminar un aspecto de tu tema principal.

Utiliza un Estacionamiento para enlistar todos los conceptos y subtemas relacionados. Se trata de una sección independiente de tu mapa conceptual que contiene todos los conceptos pendientes de añadir al mapa. Los estacionamientos son especialmente útiles para los profesores que quieren dar a sus alumnos un punto de partida a la hora de utilizar mapas conceptuales en las clases. En el lugar de trabajo o en el entorno empresarial, los estacionamientos pueden ayudar a los usuarios a delimitar conceptos o temas que puedan recordar o que ya conozcan.

Una vez que tengas la lista con estos conceptos clave y los temas relacionados, es el momento de diseñar tu mapa conceptual. Con tu pregunta de enfoque en la parte superior del mapa, empieza a crear nodos debajo de ella y conecta nodos relacionados o subconceptos.

¿Te sientes bloqueado sobre cómo proceder con tu mapa conceptual? Haz preguntas relacionadas con tu idea principal, deconstruye tu problema o tema central, profundiza en sus diversas facetas y examínalo desde distintos ángulos. Utiliza palabras conectoras o de enlace para establecer relaciones entre conceptos. Añade flechas, enlaces cruzados y líneas para simplificar aún más las interacciones.

Con las pizarras digitales(se abre en una ventana nueva) puedes aprovechar un lienzo ilimitado para trazar cualquier proceso, tema o sistema. Después, amplía suavemente los conceptos, subtemas y relaciones relacionados con conectores automáticos y formas personalizables.

Ahora que tu mapa conceptual ha tomado forma, es hora de reflexionar, evaluar y revisar. Recuerda que un mapa conceptual eficaz es un mapa conceptual preciso.

Evalúa las erratas y los errores gramaticales habituales. Asegúrate de utilizar las palabras y frases de enlace correctas. Comprueba si las conexiones entre conceptos tienen sentido, y verifica que no se haya omitido ningún concepto crucial. No temas revisar, reordenar o incluso eliminar conceptos si la lógica o el flujo lo exigen.

La elaboración de mapas conceptuales suele ser una experiencia colaborativa. Esto es más fácil en Canva, donde puedes trabajar fácilmente con otros en tiempo real o asíncrono. Comparte un enlace a tu mapa conceptual y participa con tu equipo o tus alumnos con funciones como cursores en tiempo real, notas adhesivas, reacciones con emojis, temporizadores y comentarios.


Inspírate con plantillas para mapas conceptuales

Haz mapas conceptuales más fácil y rápidamente con estas plantillas de mapas conceptuales gratuitas y de diseño profesional. Cada plantilla de ejemplo es totalmente editable en la pizarra digital de Canva.


Todas las funciones que necesitas en un creador de mapas conceptuales

Ahora es más fácil -y divertido- crear mapas conceptuales asombrosos con todas estas funciones de colaboración y personalización de la pizarra digital de Canva. Todo lo que necesitas, en el mejor software de mapas conceptuales para la escuela o el trabajo.

  • Espacio ilimitado para ideas ilimitadas

    Espacio ilimitado para ideas ilimitadas

    Con un lienzo infinito gratuito y un número ilimitado de pizarras, desarrolla plenamente tus ideas y sigue teniendo espacio.

  • Visualiza tus ideas

    Visualiza tus ideas

    Construye tablas y diagramas asombrosos con diagramas de flujo automáticos, o dales vida dibujando a mano alzada.

  • Todo tu trabajo en un solo lugar

    Todo tu trabajo en un solo lugar

    Desde el plan hasta la ejecución, todo está aquí. Toma notas, haz lluvias de ideas, colabora y mucho más en la misma pizarra digital.

  • Trabaja tus ideas a la perfección

    Trabaja tus ideas a la perfección

    Con tu equipo, desarrolla ideas mediante comentarios y notas adhesivas, y mantén las sesiones bajo control con un temporizador.

  • Comparte tu trabajo sin esfuerzo

    Comparte tu trabajo sin esfuerzo

    Comparte un enlace a tu documento y controla el acceso de tu equipo. Presenta directamente desde el editor con la vista Presentador.

  • Amplía tu presentación a una pizarra digital

    Amplía tu presentación a una pizarra digital

    Con un solo clic, amplía las diapositivas de tus presentaciones para convertirlas en pizarras colaborativas.


Mejores prácticas para hacer mapas conceptuales

Un mapa conceptual bueno y completo no se hace solo: ayuda tener ojo para el equilibrio visual, al tiempo que mantienes la información precisa y actualizada. Al crear un mapa conceptual, ten en cuenta estas buenas prácticas:

Hazlo sencillo

Desde la forma de plantear el problema o tema central hasta la elección de las palabras y frases de enlace, sé breve y sencillo. Cuando se trata de mapas conceptuales, gana la claridad en el diseño y el contenido. Esto garantiza que el usuario final de tus mapas conceptuales pueda digerir fácilmente las piezas de información presentadas en el diagrama y establecer las conexiones necesarias sin necesidad de muchas indicaciones.

Sigue las directrices básicas de diseño visual

A la hora de dar formato a tu mapa conceptual, lo mejor son las líneas y formas sencillas y minimalistas. Sé coherente al utilizar símbolos, colores, estilos y tamaños de letra para los subconceptos o subtemas relacionados. Sigue unas las pautas básicas de diseño visual para que tu mapa conceptual sea más fácil de leer y comprender.

personaliza tus mapas conceptuales fácilmente

Personaliza fácilmente los tamaños y colores de tus formas, líneas y fuentes para que se ajusten a las pautas visuales que pretendes seguir.

Mantenlo actualizado

No pierdas de vista tus mapas conceptuales y mantenlos actualizados para incorporar nuevos conocimientos o flujos de trabajo obsoletos. Esto es especialmente importante al crear mapas jerárquicos, ya que su contenido cambia con el tiempo. O, si utilizas mapas conceptuales para estudiar y aprender cosas nuevas, recrear y revisar tus mapas conceptuales a medida que aprendes cosas nuevas puede fomentar la memoria activa y mejorar la retención.


Preguntas frecuentes sobre mapas conceptuales

El creador de mapas conceptuales gratuito de Canva te permite crear cualquier tipo de mapa conceptual: desde sencillos mapas de araña y mapas jerárquicos hasta complejos mapas de sistemas y diagramas de flujo de procesos. Empieza con una plantilla para pizarra digital, o inspírate con nuestra colección de plantillas de mapas conceptuales gratuitas y totalmente editables.

Trata la explicación de un mapa conceptual como la presentación de un informe ante tus jefes o la narración de una historia a tus alumnos. En primer lugar, debes estudiar en qué consiste el mapa conceptual y recordar que el tema principal o problema central siempre se coloca en la parte superior del diagrama.

Los subtemas y otros conceptos relacionados se presentan como ramas o nodos y se enlazan entre sí mediante flechas, conectores y palabras o frases de enlace.

Comienza tu historia con el problema central. Luego, expon gradualmente los subtemas relacionados y habla de su conexión con el concepto principal. Explica las relaciones, lagunas y traslapes según sea necesario. Empieza con los detalles y termina con cómo todo cuenta el panorama general y por qué es importante para tu audiencia.

Los mapas conceptuales son una técnica de estudio eficaz, ya que te permiten organizar distintos fragmentos de información (de diferentes asignaturas o temas) y combinarlos en algo completo y más fácil de entender.

Para estudiar eficazmente utilizando un mapa conceptual, lo mejor es utilizarlo justo después de aprender el nuevo material (por ejemplo, después de una clase, de leer un libro de texto o de ver un documental o tutorial). Una vez que hayas adquirido los conocimientos, empieza a mapear los conceptos que has aprendido. Puedes hacerlo en papel o utilizando una herramienta de pizarra digital.

El acto de mapear los conceptos clave y los subtemas relacionados hace que tu cerebro aprenda o reaprenda las conexiones entre cada idea e incluso que adquiera una comprensión más profunda de un tema. Para retener mejor lo que has estudiado, ponte a prueba haciéndote preguntas sobre tu mapa conceptual y recrea cada mapa conceptual a medida que aprendas cosas nuevas.

El método de los mapas conceptuales en el sector salud es la aplicación de los mapas conceptuales en nuestra industria sanitaria y sus campos relacionados. En enfermería, los mapas conceptuales se utilizan como herramienta visual y sistemática para recopilar, organizar, aplicar y evaluar estrategias de atención al paciente.


¿Te resultó útil esta página?

Organiza la información fácilmente con nuestro creador de mapas conceptuales

Pasar del pensamiento global al aprendizaje orientado a los detalles es divertido y fácil. Utiliza nuestra pizarra digital colaborativa para aportar ideas, organizar conceptos y ampliar conexiones, todo en una sola plataforma.
Crea un mapa conceptual
Online Whiteboard Footer Banner Image
Online Whiteboard Footer Banner Floating Image

Más recursos